Pochettino y Guardiola tras el partido entre el Tottenham y el Manchester City
Pochettino y Guardiola tras el partido entre el Tottenham y el Manchester City - REUTERS
Patrocinado por:Santander
Champions League

Mauricio Pochettino, la horma del zapato de Guardiola

En su etapa como entrenador del Espanyol le amargó los derbis al técnico catalán y con el Tottenham lo ha apeado de la Champions League

BarcelonaActualizado:

Desde que el sorteo de los cuartos de final de la Champions depararon un cruce entre el Manchester United y el Tottenham, Pep Guardiola y Mauricio Pochettino empezaron a vivir su particular derbi emocional. Anímicamente vinculados al Barcelona y al Espanyol, los dos equipos a los que les deben todo como jugadores y entrenadores, rememoraron sus enfrentamientos particulares en la Liga española. Pochettino participó en la época más exitosa del equipo perico (1994-00) para acabar su carrera vestido de blanquiazul (2004-06), en la que se midió con un Guardiola (1990-2001) que encarnaba la imagen del Dream Team. Tuvo que vivir a la sombra del poderío y supremacía del equipo más fuerte y rico de la ciudad, aunque pudo resarcirse desde el banquillo.

A principios de 2009 sustituía a Mané para tratar de reconducir la situación en la que el Espanyol flirteaba con el descenso. 32 puntos en 19 partidos le granjearon el respeto de la afición y de la planta noble del club, que lo renovó tres temporadas, aunque acabó siendo destituido a principios de 2012. Durante esos tres años en los que volvió a coincidir con Guardiola, entrenador del Barcelona entre 2008 y 2012, se convirtió en la horma del zapato del técnico catalán. «Ha sido un placer más allá de que yo haya sido el que más puntos le ha quitado en estos cuatro años de ciclo, me quedo con ese ‘pincelito’. Pep es un gran entrenador, con un gran equipo, los méritos están ahí y no voy a ser yo quien le reste méritos», soltó antes de uno de los últimos derbis catalanes que dirigió antes de recalar en el Southampton.

Pero el pique continuó en Inglaterra, donde llegó Guardiola en 2016 tras su paso por el Bayern Múnich. No le gustaron al argentino unas palabras de Pep en las que definió al Tottenham como «el equipo de Kane» y no se pudo callar. «No es algo que me afecte, pero la verdad es que es irrespetuoso para mucha gente. Todos merecen ser reconocidos. Cuando Guardiola estaba en Barcelona, tenía éxito y Messi estaba a su máximo nivel nunca me referí a ellos como ‘el equipo de Messi’. Siempre dije que era el Barcelona», ironizó el Sheriff de Murphy.

El miércoles pudo pasarle factura. Y de la forma que más duele. Apeándolo de la Champions League en los cuartos de final. Pochettino le ha demostrado que la cartera no basta para ganar la orejona. Mientras que el argentino no ha fichado a nadie en los dos últimos mercados, Guardiola ha dilapidado 812 millones de euros en los últimos seis años (608 millones en su etapa en el Manchester City y 204 con el Bayern) sin lograr el objetivo para el que lo ficharon. La ironía ha querido que su gran enemigo, el VAR, se haya aliado con él para eliminar a su rival más hostil: Pep Guardiola.