El Málaga comienza a preparar hoy la visita al Ramón de Carranza

JOSÉ MANUEL VELASCOMÁLAGA. Con buena parte de la plantilla dilucidando su suerte a más de 1.000 kilómetros de distancia en el torneo de la Copa del Rey, el resto de los malaguistas se ejercitaban ayer

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

JOSÉ MANUEL VELASCO

MÁLAGA. Con buena parte de la plantilla dilucidando su suerte a más de 1.000 kilómetros de distancia en el torneo de la Copa del Rey, el resto de los malaguistas se ejercitaban ayer en las instalaciones de La Rosaleda con la mente puesta en el encuentro del próximo sábado en el estadio Ramón de Carranza, contra el Cádiz, previsto para las 20:00 horas y ante las cámaras de Canal 2 Andalucía. La peculiaridad de dicha sesión de entrenamiento vino por la escasez de efectivos debido al compromiso copero, siendo ocho en total.

Los defensas Jesús Gámez, Rossato y Welington; los centrocampistas Antonio Hidalgo, Apoño y Javier Calleja; y los delanteros Salva Ballesta y el franco-marroquí Nabil Baha, descartados todos para el choque de Santander por decisión del entrenador, se ejercitaron con uno de los preparadores del cuerpo técnico a la espera del regreso del resto de componentes de la primera plantilla para, desde hoy, centrarse en el envite que les mida con los amarillos, correspondiente a la decimonovena jornada de la Segunda división.

El brasileño Robson Pena de Oliveira, más conocido como «Weligton», titular indiscutible en lo que se lleva de liga en la defensa malacitana, considera que el «secreto» para la obtención de los buenos resultados con los que terminó 2007 radica en que «Juan Ramón López Muñiz ha logrado formar una familia». El brasileño, tras el retorno al trabajo acabadas las vacaciones navideñas, no se queja por el escaso periodo del que los jugadores malaguistas han dispuesto para el descanso. «Todo está bien. Ya volvimos a los entrenamientos y durante la concentración en Estepona de tres días el técnico hizo un trabajo duro y necesario para empezar de nuevo bien. Estuve en Portugal de vacaciones, tengo muchos amigos allí y era imposible ir a Brasil para cuatro días», asevera el zaguero.

Sobre su futuro, Weligton se muestra ilusionado y a la vez claro. «Si conseguimos el ascenso de categoría estaría muy contento y lo celebraría con la familia y sabiendo que podría volver a Málaga en Primera División», señala en una clara alusión al próximo 30 de junio, fecha en la que expira el contrato de cesión por el Grasshopper suizo. De ahí su deseo de renovar con su actual conjunto. «Todo va muy bien en lo personal y para el equipo, ahora hay que continuar así. He percibido que la gente me tiene un cariño muy grande. Me gusta mucho Málaga, es una buena ciudad, la gente es muy buena... Espero ascender para disfrutar con toda la gente», añade el suramericano, que no oculta el deseo de su familia de continuar viviendo en la capital de la Costa del Sol, con un clima más parecido al de su país, y no retornar al «frío y las bajas temperaturas» típicas de tierras hélvéticas.

Ante la posibilidad de continuar en la liga española, Weligton no esconde su ambición: «Espero dar mucho más porque aún no conquisté nada. Hay que mantener este nivel de trabajo y estar premiados con el ascenso», concluye el defensa que destaca en el Málaga por su regularidad y contundencia exenta de florituras, características que lo han llevado a ser uno de los puntales de un equipo que aspira a retornar la temporada que viene a la máxima categoría del fútbol español, y que de momento va camino de tal logro.