Gerard Piqué, junto a Shakira en su coche por las calles de Barcelona
Gerard Piqué, junto a Shakira en su coche por las calles de Barcelona - EBJ
Fútbol

La mala relación de los futbolistas con los coches

Numerosos deportistas han tenido varios altercados relacionados con la conducción, algunos incluso han llegado a ser detenidos

Actualizado:

Altas velocidades, alcochol o circular sin licencia. Son algunas de las acciones por las que algunos futbolistas acaparan la atención, y no por su papel sobre un terreno de juego, cuando se suben en sus lujosos vehículos.

La condena de Hugo Lloris, multado con 56.000 euros por conducir bebido, se une a un largo historial de jugadores que han tenido problemas relacionados con la conducción, algunos de ellos llegando incluso a ser detenidos.

Arturo Vidal siempre ha estado envuelto en numerosas polémicas. pero si hay una que cobró especial repercusión fue cuando en 2015, mientras estaba concentrado con la selección chilena en la Copa América, estrelló su Ferrari, en el que iba su mujer, contra otro vehículo. El centrocampista chileno reconoció que solo tomó «dos tragos», aunque dio positivo en el control de alcoholemia y pasó la noche en el calabozo.

A principios del mes de septiembre, Gerard Piqué fue denunciado por la Guardia Urbana de Barcelona tras ser sorprendido circulando por las calles de la capital catalana sin puntos en su carnet de conducir.

No es el único inicidente del barcelonista relacionado con el tráfico. Un juzgado de Barcelona le impuso en el año 2014 una multa de 10.500 euros por un altercado con un agente de la Guardia Urbanade Barcelona. Su vehículo estaba mal aparcado en uno de los carriles de circulación. Los agentes se acercaron para sancionarle, el zaguero salió del vehículo y recriminó airadamente al guardia su acción: «Esta multa la va a pagar tu padre».

De sobra es conocida la pasión de Karim Benzema por los coches. No obstante, el delantero del Real Madrid ya cuenta con dos accidentes de tráfico en su historial desde su aterrizaje en la capital española. Sin embargo, han sido sus vídeos colgados en las redes sociales mientras conduce los que han evidenciado algunas de las temeridades del francés al volante.

No es el único madridista envuelto en controversias relacionadas con los coches. El día de Año Nuevo de 2016, James Rodríguez fue cazado por la Policía Nacional por la M-40 de Madrid a más de 200 kilómetros por hora. Los agentes le dieron el alto pero el colombiano hizo caso omiso a las órdenes y se dio a la fuga. El exfutbolista blanco llegó a la Ciudad Deportiva de Valdebebas a toda velocidad perseguido por la Policía y, en su defensa, alegó que pensaba que se trataba de un «secuestro». Finalmente, James fue castigado con una multa de 10.400 euros por un delito contra la seguridad vial y por desobediencia a la autoridad.