El Madrid jugó sin lucir publicidad, a la espera de su nuevo patrocinador

ROMA. E. O.
Actualizado:

El Real Madrid jugó en Roma sin lucir publicidad en su camiseta. Normalmente lleva el anuncio de «Real Madrid.com», pero en Liga de Campeones no enseñó esta propaganda porque eso le obligaría a portarla todo el año y el club español está a punto de firmar un excelente contrato publicitario que entraría en vigor el 1 de enero. Un acuerdo que se encuadra en la política de Florentino Pérez de sacar el máximo rendimiento de la marca Real Madrid, de optimizar económicamente la relevancia que tiene la entidad.

El convenio está prácticamente firmado. «British Petroleum» será la empresa que patrocinará al equipo madrileño, con el que ha pactado un contrato por cinco años que entraría en vigor el 1 de enero de 2002 y que significará unos ingresos de 15.000 millones para el club, a razón de 3.000 anuales. Las camisetas del Real Madrid, con el anuncio de BP en su parte delantera, serán vendidas en todas las gasolineras BP del mundo. Es un negocio que cumple las intenciones empresariales del presidente madridista de internacionalizar la marca Real Madrid, lo que supone unos ingresos acordes con la importancia del equipo.

EMPATE EN MOSCÚ

Qince mil espectadores presenciaron en el estadio Dinamo de Moscú el otro partido del grupo del Real Madrid, en el que Lokomotiv y Anderlecht empataron a un gol. El conjunto belga supo aprovechar el cansancio del once ruso, que se clasificó finalmente para esta Liga de Campeones el pasado sábado, luego de jugar en Innsbruck y frente al Tirol la repetición del partido de vuelta de la tercera ronda previa. El equipo moscovita, cansado del encuentro y de tan largo y apretado viaje, acusó el desgaste.

Era el estreno en la «Champions»del Lokomotiv y esa ilusión intentaba anular el cansancio de cinco días de trotamundos. El conjunto belga se adelantó a los trece minutos, con el tanto de Hendrikx, pero Vladimir Máminov equilibró la contienda tres minutos después. Después, el Lokomotiv buscó la victoria. El veterano De Wilde lo paró todo.