El Lyon, un grande en horas bajas

El Olympique de Lyon volverá a cruzarse en el camino del Real Madrid, un rival al que los galos superaron en sus dos últimos enfrentamientos, que ocurrieron de forma consecutiva dentro de la fase de

EFE
Actualizado:

El Olympique de Lyon volverá a cruzarse en el camino del Real Madrid, un rival al que los galos superaron en sus dos últimos enfrentamientos, que ocurrieron de forma consecutiva dentro de la fase de grupos de la Liga de Campeones 2006-07 y 2005-2006.

El equipo francés, que no pasa por su mejor momento tras haber perdido a Benzema y a Juninho, saldó con éxito aquellas eliminatorias, que son el precedente más próximo de sus encuentros con los blancos para aventajarlos como primeros de grupo.

Un 3-0 a su favor en el primer partido y un 1-1 en el Santiago Bernabéu permitieron al Olympique terminar al frente del grupo F de la Liga de Campeones 2005-2006, temporada en la que el Real Madrid cayó en octavos de final ante el Arsenal y el Lyon alcanzó una ronda más tras superar al PSV Eindhoven, aunque después perdió en cuartos con el Milán.

Ambos equipos volvieron a coincidir la temporada siguiente dentro del grupo E y prácticamente repitieron los resultados. Los franceses ganaron en el Estade de Gerland por 2-0 y sacaron un valioso empate a 2 cuando visitaron el Bernabéu. Después, en octavos de final, el Roma puso fin a la aventura del Olympique y el Bayern hizo lo propio con el Real Madrid.

Igual que los madridistas los franceses llevan dos temporadas despidiéndose de la "Champions" en octavos. El año pasado porque se toparon en esa fase con el Barcelona, luego campeón, y el anterior porque el Manchester United se cruzó en su camino.

Lejos de su mejor nivel

En la presente campaña el Lyon ha alcanzado los octavos como segundo clasificado del grupo E, detrás del Fiorentina, tras ganar cuatro encuentros, perder sólo al visitar a los italianos (1-0) y empatar en su casa (1-1) con el Liverpool, que se ha quedado fuera.

Pero el equipo está bastante lejos de su mejor momento. Huérfano de sus estrellas Benzema y Juninho consiguió plaza para la "Champions" tras acabar tercero en la liga de Francia, competición que había dominado las últimas siete temporadas y que le arrebató el Girondins de Burdeos.

Ahora y tras pasar cinco jornadas sin conocer la victoria, hace dos días recuperó cierta tranquilidad al solventar con éxito el encuentro con el Boulogne (2-0), después de haber perdido en su casa con el Burdeos (0-1) en la jornada anterior y caer hasta el noveno puesto de la clasificación.

La derrota hizo saltar las alarmas y los jugadores escucharon los silbidos de su afición, que hacía diez años que no venía a su equipo a ocho puntos del liderato, a la espera de la visita a Mónaco el próximo domingo.

Tras 17 jornadas, 8 victorias, 5 empates y cuatro derrotas, 29 son los puntos que atesora el club, ubicado en el cuarto puesto de la tabla que comanda el Burdeos con 37 puntos, seguido del Marsella con 31 y del Montpellier con 30.

Pese a la delicada situación, el presidente, Jean-Michel Aulas, que ha calificado como "un privilegio" enfrentarse de nuevo al Real Madrid, ha pedido prudencia, ha defendido al entrenador, Claude Puel que afronta su segunda campaña, y no ha descartado reforzar una plantilla que, en su opinión, necesita "confianza".

Obsesionado por superar los cuartos de final de la Liga de Campeones, el Olympique confía especialmente en el delantero argentino Lisandro López y el centrocampista Michel Bastos -gran revelación la pasada campaña en el Lille- como principales reclamos de un equipo que presenta carencias defensivas, pero solidez en su centro del campo de la mano de Jeremy Toulalan.