Protesta de los jugadores del Lucena en la pasada temporada
Protesta de los jugadores del Lucena en la pasada temporada
Tercera división

El Lucena, sin técnico ni jugadores, renuncia a seguir compitiendo

Los graves problemas económicos que arrastra desde hace años abocan al club cordobés a la desaparición

Actualizado:

El 23 de marzo de este año, el mismo día que se disputaba en el Camp Nou el clásico entre el Barcelona y el Real Madrid, la imagen de los jugadores del Lucena arrodillados sobre el césped para reclamar una solución a los impagos conmovía a miles de aficionados de toda España. Unos meses más tarde, el cordobés es un club fantasma y este martes anunciaba su renuncia a seguir compitiendo en Tercera división, categoría a la que descendía al término de la pasada temporada. Con 47 años de historia y después de acariciar en dos ocasiones el ascenso a la Liga Adelante, la entidad está a un paso de la desaparición.

El Lucena CF renunciaba este martes a seguir compitiendo en el Grupo X de Tercera División, según informaba la Real Federación Andaluza de Fútbol (RFAF), una decisión por la que el club de este municipio cordobés se ve abocado probablemente a la desaparición. En principio, el equipo aracelitano iba a disputar este miércoles la 22ª jornada del campeonato en el Estadio Ciudad de Lucena, pero al final la junta directiva del club -reducida al presidente Eduardo Bouzón tras la desaparición del director general, Javier Martí Asensio- notificaba al organismo federativo su renuncia «por diversos motivos», según el documento remitido a Efe por la RFAF y rubricado por su secretario general, José Antonio Pernía.

En virtud de dicha comunicación y «con el fin de evitar los gastos innecesarios en conceptos de desplazamiento, arbitraje y organización, según el documento de la RFAF, «queda suspendido» el encuentro previsto entre el Lucena y el Guadalcacín. De esta forma, la RFAF da traslado de ese acuerdo de la directiva del Lucena a los clubes, al Comité de Árbitros y al Juez Único de Competición a los efectos correspondientes.

Esta renuncia se producía una vez completada la primera vuelta de liga en el Grupo X de Tercera, que el conjunto aracelitano acababa en la vigésima posición de la tabla con trece puntos, a nueve de la salvación. La dramática situación del Lucena llega después de que el entrenador, Rafael Carrillo «Falete, que en el último quinquenio clasificó dos veces al equipo para la fase de ascenso a la Liga Adelante, decidiera abandonar el club junto con la totalidad de la plantilla, de ahí que la entidad no dispusiera de jugadores para seguir compitiendo.

Hace una semana, tanto «Falete» como la plantilla acordaron, de forma unánime, marcharse ante la imposibilidad de continuar en la liga con unas condiciones básicas. Era la segunda salida masiva de técnicos y jugadores esta temporada. Si el Lucena no se hubiera retirado de la competición, hoy habría consumado su primera incomparecencia en la liga y el Comité de Competición se habría visto obligado a decretar la expulsión si se hubiese repetido tal infracción de la normativa vigente. Con todo ello, el futuro del club apunta a una disolución impensable hace unos años e intuida en los últimos meses.