Imagen panorámica del Santiago Bernabéu durante el Real Madrid-Getafe
Imagen panorámica del Santiago Bernabéu durante el Real Madrid-Getafe
Fútbol

La Liga, sin tirón en agosto

El temprano inicio del campeonato ha alejado a los socios de los campos españoles en la primera jornada

Actualizado:

La puesta de largo de Julen Lopetegui en partido oficial como inquilino del banquillo del Santiago Bernabéu no generó un efecto llamada. El primer encuentro de la Liga 2018-19, el derbi contra el Getafe, tuvo escaso tirón para el madridismo y su estadio, con 81.044 asientos, presentó un aspecto desangelado a pesar de que en las gradas se juntaron 48.446 espectadores, cifra muy alejada del «no hay billetes» que hubiera soñado el nuevo entrenador del Real Madrid para un día tan especial. Una fotografía triste e inusual en el segundo mayor escenario del fútbol español que también se captaba el sábado en la casa del vigente campeón, con un aforo para 99.354 personas. En su debut ante el Alavés, el Barcelona solo congregó a 52.356 hinchas, poco más de media entrada. Con miles de abonados todavía de vacaciones, y después de un atracón de bolos y partidos televisivados a lo largo del verano, Mundial de Rusia incluido, el inicio de la competición no ha enganchado a los socios de los dos grandes clubes, pero tampoco a los de otros conjuntos que ejercieron de locales en la primera jornada. La excepción, el duelo de «Champions» vivido este lunes en Mestalla entre Valencia y Atlético. Cemento y butacas libres que refuerzan la tesis de los nostálgicos que añoran aquellos años en los que el balón comenzaba a rodar en septiembre. Datos fríos de asistencia que ponen sobre la mesa un viejo debate: la Liga en agosto no termina de arrancar aunque en temporadas recientes y también en el mismo mes, las hinchadas, respondieron mejor a la ilusión del estreno.

Ni Madrid ni Barcelona han tenido en la última década una afluencia tan pobre en su primer partido de Liga como locales. El golazo de falta celebrado por Messi, o la liberación de Gareth Bale sin la competencia de Cristiano, compartieron ayer las primeras tertulias de aficionados con una inesperada preocupación. El Camp Nou y el Bernabéu estrenaron la Liga medio vacíos porque el estadio azulgrana solo cubrió el 52,6 por ciento de su capacidad, un 59,7% en el caso del campeón de Europa. Pobre asistencia que no pasó desapercibida para los futbolistas. «La afición del Real Madrid es única, pero estamos en verano y en Madrid en agosto no hay casi nadie. Seguro que en septiembre hay más gente. Yo tampoco me he fijado mucho, hemos sentido el calor de la gente; nosotros trabajamos por los 48.000 que han venido y para los que nos ven desde su casa», despejó de primeras Dani Carvajal para no pisar un charco al ser preguntado por el público que acudió a la cita ante el Getafe. El reciente Trofeo Bernabéu ante el Milán reunió a 6.000 espectadores más que el duelo del estreno del campeonato. Fue la peor asistencia en Liga en el feudo madridista desde la visita que realizó el Real Mallorca el 24 de mayo de 2009. Entonces, solo 44.270 espectadores pasaron por los tornos.

La asistencia en el estreno de la nueva Liga también ha estado por debajo de la media del pasado curso en otros estadios, como el del Villarreal, Betis y especialmente el del Éibar.

El día después de la victoria en el derbi, los aficionados buscaban explicaciones a la baja asistencia en el Santiago Bernabéu, estadio en el que hace un año, el 27 de agosto, 61.739 hinchas animaron el primer duelo doméstico de Liga ante el Valencia. La idea de que la falta de fichajes alejó al seguidor blanco se desvanece al coger el puente aéreo. Lenglet, Malcom, Arthur y Arturo Vidal, los cuatro refuerzos del Barcelona, fueron incluidos por Ernesto Valverde en la primera convocatoria, pero los seguidores azulgranas se movilizaron menos aún que los del eterno rival.

Entradas y horarios

El periodo vacacional pasó factura a la Liga este fin de semana, aunque también existen más factores. Los precios de las entradas, entre 40 y 150 euros en el caso del club blanco, pudieron echar para atrás a muchos seguidores. El tardío horario de ambos partidos (22.15 horas), especialmente en el caso del duelo del Madrid porque el día siguiente era laborable, tampoco invitaron al esfuerzo del socio. Una tesis que Javier Tebas rebatía en una reciente entrevista con ABC antes de la apertura del campeonato. «Después de cuatro años con estos horarios, el que los critica es un ignorante. ¿Han afectado a la asistencia de los estadios? No, hemos aumentado un 14 por ciento la asistencia de público en los últimos cuatro años. Va más gente a los estadios, vendemos mejor nuestros derechos audiovisuales. Estaríamos locos si cambiáramos nuestra política con los horarios», afirmaba en estas páginas. Según los datos de la Liga, el fútbol profesional alcanzó el pasado curso una cifra récord de asistencia al sumar 14.273.818 espectadores, un 2% más de espectadores que el curso anterior. Sin embargo, el tirón se vivió en Segunda división porque los campos de Primera congregaron 318.000 aficionados menos.

Atrás quedaron los trofeos de verano, muchos ya enterrados. Un calendario cada vez más cargado de partidos ha obligado en los últimos años a adelantar a agosto el inicio de una Liga que en este mes pierde mucho tirón.