Daniel Cifuentes y su hijo Alberto, jugadores del Isla Cristina CF
Daniel Cifuentes y su hijo Alberto, jugadores del Isla Cristina CF - ABC
Fútbol

De la Liga a compartir vestuario con su hijo en el Isla Cristina: «Es una sensación única»

El conjunto onubense de División de Honor junta en su plantilla a Daniel Cifuentes, veterano defensa formado en el Real Madrid, y a su hijo Alberto

Actualizado:

«Cuando salgo al campo, Alberto es un compañero más. Al jugar no pienso en que es mi hijo. Desde fuera, como padre, me siento feliz y orgulloso porque el mundo del fútbol no siempre es fácil. En muchas ocasiones, solo por ser hijo de un jugador le han puesto más trabas que a los demás», explica Daniel Cifuentes, un exfutbolista de Primera división que ahora disfruta del fútbol modesto a orillas del Atlántico defendiendo al Isla Cristina CF. En el estadio municipal de esta turística localidad onubense, el defensa ha visto por fin cumplido el sueño que siempre le acompañó durante su etapa como profesional. «Jugar en el mismo equipo junto a un hijo es una sensación única», afima este veterano zaguero, para el que también supone el mayor trofeo de su carrera.

En Anoeta y en el José Zorrilla, los aficionados tienen aún cercano el recuerdo de Daniel Cifuentes (Madrid, 13-7-1980), un lateral derecho que defendió los escudos de Real Sociedad y Real Valladolid, los dos clubes en los que disfrutó de su aventura en Primera división. Un defensa nómada que conoció las dificultades de la Segunda división B en las plantillas del Zamora, Lanzarote y Mancha Real, y que también dejó huella en la categoría de plata con las camisetas del Éibar, la Ponferradina, el Cádiz y el Recreativo de Huelva. Un futbolista de equipo que siempre destacó por la entrega en cada partido y que, con 38 años, continúa dando patadas al balón en la División de Honor Andaluza, donde ahora experimenta una sensación única que muy pocos futbolistas que han pasado por la élite han experimentado. En el Isla Cristina CF, «Cifu» ha hecho realidad el gran sueño que siempre le rondó la cabeza como profesional: compartir vestuario con su hijo.

El debut

«Desde muy pequeño, a Alberto le gustaba ponerse mis botas antes de los partidos, yo siempre le decía que algún día tendría las suyas propias y jugaríamos juntos», explica Dani Cifuentes a ABC con la satisfacción de haber cumplido el sueño, «aunque, de momento, solo a medias». El pasado fin de semana, debutó con el Isla Cristina, que también convocó a Alberto, aún en edad juvenil, pero su hijo, que se desenvuelve en la media punta o como interior izquierda, vivió en el banquillo todo el derbi ante el Pinzón. Confía en que este domingo, en el que el «Isla» recibe al CD Alcalá, por fin pueda coincidir unos minutos en el césped con el mayor de sus tres hijos. «A Daniela le encantaría llegar a ser una gran bailarina de clásico. Víctor, el peque de la casa, no deja de dar patadas al balón y ya nos dice a los dos que el también quiere jugar con nosotros. Así que creo que todavía me quedan muchos años de fútbol», bromea Cifuentes en su conversación con este periódico. Por ganas, que no quede.

La plantilla del Isla Cristina CF, en un entrenamiento
La plantilla del Isla Cristina CF, en un entrenamiento - ABC

El Isla Cristina CF, un modesto club que llegó a batallar en Segunda división B y que ahora aspira a dar el salto a Tercera división, sorprendió a su afición anunciar la incorporación de Cifuentes, un defensa que ha despertado la ilusión en un municipio que cuenta con el puerto con mayor facturación en fresco de Andalucía y uno de los primeros en tonelaje e importancia de capturas a nivel nacional. Los años han pasado volando para este futbolista criado en la cantera del Real Madrid, pero él mantiene más viva que nunca la ilusión por el fútbol. «Desde que yo recuerdo, ha sido mi sueño y mi pasión. Ahora, ya cerca de los 40, al salir al césped sigo sintiendo las mismas sensaciones que cuando era un niño». Una especie de regreso a la infancia, una segunda juventud, que ahora comparte junto a su hijo, que estudia Ciencias del Deporte.

Tras su última temporada en categoría nacional, con el Mancha Real en Segunda división B (2016-17), abandonó temporalmente la hierba para pasarse a la arena porque probó en el fútbol playa enrolado en las filas del Recreativo de Huelva, equipo con el que compitió en la Liga Nacional. Ahora ha vuelto a calzarse las botas en Isla Cristina y el pasado domingo se estrenó marcando en la derrota ante el Pinzón (2-1). Este fin de semana toca otra vez partido y toda la familia se dará cita en el estadio Municipal para ver el momento más deseado: ver a Daniel y a su hijo Alberto jugando en el mismo equipo.