Joan Laporta - efe
barcelona

Laporta: «Han elegido a Tito Vilanova como entrenador por pánico»

El expresidente azulgrana vuelve a criticar a la directiva de Rosell: «En año y medio se han cargado el modelo»

barcelona Actualizado:

El expresidente del Barcelona, Joan Laporta, ha asegurado que la directiva de Sandro Rosell ha elegido a Tito Vilanova como entrenador del primer equipo en "una decisión de pánico" tomada para "no recibir el impacto de la masa social por no haber hecho más para que se quedara Pep Guardiola".

En unas declaraciones a Catalunya Radio, Laporta ha insistido en no descartar la posibilidad de presentarse en un futuro a las elecciones a la presidencia del Barça, pero que no tomado ninguna decisión a la espera del panorama electoral político y del Barça.

«Guardiola hizo cosas que no le correspondían»

Laporta es muy crítico con la directiva de Rosell y asegura que en todo este tiempo no ha tomado ningún tipo de decisión y como ejemplo ha utilizado el nombramiento de Vilanova como nuevo entrenador. "No tendrían que haber permitido que Guardiola hiciera cosas que no le correspondían, como salir en los momentos críticos a defender a los jugadores o cuando tenía que hablar sobre cuestiones relativas a los arbitrajes", ha recordado.

Pero Laporta ha ido más allá y considera que ahora llegaba el momento de tomar "decisiones importantes" para renovar el ciclo en la plantilla y el expresidente cree que Guardiola no tenía toda la confianza en que la directiva le iba a dar el apoyo en este momento tan trascendente.

Ha insistido Laporta en que en un año y medio la directiva de Rosell "se ha cargado todo el modelo" construido anteriormente por su equipo de trabajo y por eso se ha planteado la posibilidad de regresar un día al Barça, aunque se trata de un planteamiento que aún tiene que desarrollar mucho.

Laporta cree que en cuanto al modelo deportivo "afortunadamente" no le ha quedado más remedio a la directiva actual de mantenerlo, algo que no han hecho en otras cuestiones.

Al respecto se ha referido a los problemas con Johan Cruyff, a quien retiraron la presidencia de honor del club, a la interposición de una demanda a la anterior junta por 47 millones de euros o a decisiones del tipo inmobiliarias contradictorias: Viladecans o los terrenos del Miniestadi.