Kepa se niega a ser sustituído
Carabao Cup

Kepa desobedeció a Sarri y se negó a ser sustituido

El guardameta español permaneció en el terreno de juego a pesar de dar indicios de lesión

Actualizado:

Pocas situaciones similares se han visto en un partido de fútbol, y menos en uno de tanta envergadura como era una final. Chelsea y Manchester City se jugaban el título de la Carabao Cup en Wembley. Un encuentro marcado por la igualdad entre ambos conjuntos, pero en el que un nombre en especial: Kepa.

El guardameta, que había dejado a lo largo del choque grandes paradas, dio muestras de una pequeña lesión cuando apenas quedaban unos minutos para el fin de la prórroga para dar paso a los penaltis.

Maurizio Sarri, técnico del Chelsea, decidió mover el banquillo y llamó a Willy Caballero, un especialista en detener penaltis, para salir a escena para la decisiva tanda de lanzamientos desde los once metros. No obstante, a este cambio se opuso airadamente el cancerbero vasco, al que se le veía muy contrariado por la decisión de su entrenador, al que no tuvo ningún pudor de decirle que se quedaba en el campo.

El preparador italiano no cabía en sí de cólera, llegando incluso con amagar con abandonar el campo, aunque finalmente permaneció.

Llegaba la tanda de penaltis. Jorginho y David Luiz erraron sus lanzamientos. Todo quedaba en manos de Kepa, que consiguió detener un penalti a Leroy Sané y cerca estuvo de parar el tiro de Agüero. Finalmente, el Manchester City de Guardiola se impuso y se llevó el trofeo en un encuentro marcado por la discusión entre Kepa y Sarri.

Al término del encuentro, Kepa dio explicaciones de lo ocurrido: «Fue un malentendido. En ningún momento fue mi intención desobedecer al entrenador. Había sido atendido dos veces por los médicos y él creyó que no estaba en condiciones de seguir. Fueron dos o tres minutos de confusión hasta que llegaron al banquillo y se lo contaron a Sarri».

«Si lo ves desde fuera, puede que no fuera la mejor imagen. He hablado con el entrenador y creo que fue un malentendido. Entiendo que en la televisión y en los medios se hable sobre esto, pero estoy aquí para explicarme y para decir que no fue mi intención ir contra el técnico. No fue insubordinación, solo quería decir que estaba bien», añadió.

Por otro lado, Sarri insistió en la explicación del malentendido: «Fue un gran malentendido. Quería a Caballero en el campo, pero el portero me quería explicar que estaba en condiciones de ir a los penales. Fue un malentendido… Kepa tenía razón, pero se comportó de manera incorrecta», comenzó diciendo. «Pensé que Kepa no podía llegar a los penales. Quería a Caballero en la cancha porque tenía miedo de que tuviese calambres, pero el doctor me explicó que no tenía calambres», agregó.