Agustín Lasaosa prende la mecha del chupinazo en las fiestas de Huesca de esta pasada semana
Agustín Lasaosa prende la mecha del chupinazo en las fiestas de Huesca de esta pasada semana - ABC
Fútbol

Huesca, un chupinazo histórico

Debuta por primera vez en la Liga desde su fundación. La gestión del presidente Agustín Lasaosa ha sido clave

Actualizado:

Más de cien años le ha costado al Huesca hacerse un hueco en la Liga de las Estrellas. Aunque oficialmente fue fundado en 1960, el club aragonés mantiene las raíces de aquellos pioneros que en 1910 ya se disputaban un balón en los terrenos de la Estación. Bajo el mandato de Agustín Lasaosa en los despachos y de Rubi en el banquillo, el club oscense ha logrado lo impensable, generando un movimiento tectónico en una ciudad de apenas 50.000 habitantes. «Hay muchísimo trabajo por detrás. José Antonio Martín Petón y yo somos como esos hermanos que te da la vida, en este caso el fútbol. Intentamos darle un pequeño vuelco a la ciudad pero eso era consolidarnos en Segunda B. Cogimos el club cuando estaba jugando una promoción de descenso a Tercera... Dimos el paso y fíjate, ¡la revolución!», explica emocionado el presidente a ABC.

Lasaosa es un hombre de fútbol y eso se nota. Militó en equipos como el Tenerife, el Elche o el Lérida, también fue entrenador y director deportivo. En el Huesca entró en el Consejo en 2007 y desde el año pasado asume la presidencia tras la marcha de Fernando Losfablos. El dirigente explica el secreto de su club: « Hace unos años hacer las cosas bien en el fútbol español no tenía premio y ahora sí lo tiene porque hay ajustes económicos y la Liga controla los presupuestos. No hemos hecho ningún milagro. Aquí lo que llevamos haciendo durante quince años es ingresar cinco y gastar cuatro y no hay otro secreto. Otros ingresaban cinco y gastaban quince. Y así están ahora unos y otros. Y también hay muchísimo trabajo, esto no ha salido solo».

La influencia del fútbol en la sociedad actual es enorme. Tanto que va a cambiar el ritmo de vida de una ciudad entera. «El Huesca ha crecido tanto que esto marcará un antes y un después. No se habla de otra cosa, ha creado tanta ilusión... Estábamos abandonados de la mano de Dios... Y ahora ya no se habla solo de subir a esquiar al Pirineo de Huesca... Nos hemos convertido en el club de moda», asegura el mandatario, que añade: «Esto va a cambiar el ritmo de la hostelería, de los comerciantes, de los grupos políticos... Hay unanimidad. No es que solo vayan a venir visitantes de lujo a jugar contra nosotros sino que el nombre de Huesca se va a conocer en todo el mundo. ¿Quién iba a pensar hace unos años que íbamos a ver un Huesca-Madrid o un Huesca-Barça?». Cuenta ya los días Lasaosa para que dé inicio la Liga, para que Huesca tenga cada quince días una Cabalgata de los Reyes Magos. «Hay tal locura colectiva en la ciudad que yo creo que no dormiremos el día de antes. Ver salir a Messi, a Sergio Ramos... Que vengan a disputarte tres puntos, no un amistoso... Nos tendremos que pellizcarnos, frotarnos los ojos y dar gracias a Dios».

Objetivo, la permanencia

Lasaosa se permite soñar pero mantiene los pies anclados en el suelo. «El objetivo real es la permanencia. No puede ser de otra manera. Habrá un grupo que pelee en los puestos de abajo pero luego habrá otra Liga y ahí nos tendremos que frotar los ojos... Ver salir a los mejores equipos y jugadores del mundo por el túnel del Alcoraz... Seremos afortunados de haberlo vivido en la vida y pensar que a lo mejor no lo volvemos a vivir nunca más», señala, aunque su sueño es consolidarse en Primera: «El ejemplo a seguir puede ser el Gerona, el Extremadura de hace unos años o el Numancia. Sería nuestro espejo porque han tenido los pies en el suelo. Lo que no va a hacer el Huesca es gastarse medio presupuesto en un brasileño o en un croata. No vamos a volvernos locos».

El Huesca disputará los tres primeros partidos del campeonato fuera de casa. Esa una deferencia que ha tenido la Liga para que puedan adecuar su estadio, que está en obras actualmente. «Ahora El Alcoraz ya parece un campo de fútbol pero hace unos meses era un solar. Vamos a pasar de 5.000 a 8.000 espectadores. No nos vamos a volver locos. Cuando se dice que es un campo pequeño hay que tener en cuenta que si la ciudad tiene 50.000 habitantes y llenamos 5.000 estamos hablando del 10 por ciento de la ciudad, que es una barbaridad», argumenta. Y descarta que el bajo presupuesto que tendrán sea determinante en la Liga de las Estrellas: «El año pasado éramos el cuarto presupuesto por la cola y ascendimos. Hemos demostrado que el dinero es importante pero en el fútbol no lo es todo. Al final dependes del balón. Trataremos de suplir el dinero con ilusión. Lo que no vamos a hacer es derrochar». Y explica cómo convence a un futbolista para que escoja jugar en el Huesca: «Nos cuesta. Pero adquirimos credibilidad, saben que pagamos y que cada vez lo hacemos mejor. Este año estamos arriba. Entiendo que habrá futbolistas que preferirán ir al Betis o al Rayo pero si consiguiéramos mantenernos, como ha hecho el Eibar, creo que vendrían más futbolistas».

Es un club que respira fútbol por todos los poros. Hasta el utillero ha sido futbolista y eso se nota. «Acumulas tal experiencia que no quieres cometer los fallos de los equipos en los que has jugado pero aprendes de lo bueno. En Gerona, por ejemplo, se está notando la mano de Geli, que también fue futbolista. Estoy de acuerdo con lo que decía Cruyff, que los profesionales del fútbol debían tomar las decisiones. Ese poso de haber sido profesional de todo, te ayuda».

La rehabilitación de Rubén Semedo

Una de las grandes atracciones estaré en uno de los fichajes que ha realizado el Huesca. Rubén Semedo llega con el cartel de mediático pero no precisamente por lo que ha demostrado hasta el momento en el Villarreal. Más bien por problemas extradeportivos que le han puesto en el ojo del huracán. Lasaosa explica los motivos por los que ha aceptado la cesión del futbolista: «Con la familia Roig hemos tenido una amistad y nos hemos ayudado. Nos ofrecieron al jugador y vimos que nos podía aportar. Un jugador que ha costado 15 millones de euros no puede ser malo. No voy a esconder que haya tenido problemas porque para eso la justicia ha dictaminado lo que dictaminó pero todos tenemos que tener una segunda oportunidad y el derecho a defendernos. El que más se está jugando en esta película es el futbolista. Si lo hace bien en Huesca volverá al Villarreal, que es de los mejores equipos de España y de Europa». Y risueño añade: «Estas apuestas siempre nos han funcionado. Aquí resucitamos a los jugadores que llegan con polémicas. Por aquí ha pasado Rubén Castro cuando no lo quería absolutamente nadie. Pero nadie es nadie. Fue máximo goleador, se fue al Rayo y también marcó muchos goles, fue al Betis... Y hay más ejemplos».

También se le cuestiona por los motivos que le han llevado a concederle el equipo a Leo Franco, un técnico sin experiencia, después de la gran temporada que realizó Rubi, que ahora será el entrenador del Español: «Rubi ha dejado el listón muy alto. Nos hubiera gustado que siguiera pero entendimos que se quisiera ir a su equipo de toda su vida, a su casa, el Español. La apuesta por Leo Franco es fácil de explicar aunque no haya tenido experiencia. Todos en nuestra profesión hemos tenido un primer día. No es una apuesta arriesgada. Tratamos de aplicar el sentido común. No lo habremos hecho tan mal cuando en los últimos diez años hemos hecho lo que hemos hecho».

Finalmente, no puede evitar sonreír cuando se le recuerda cómo se han convertido en el equipo maño de referencia por encima del histórico Zaragoza, aunque se pone serio al advertir los problemas que atraviesan algunos equipos del fútbol español. «Hay una envidia sana con el Zaragoza. Voy mucho por allí y me canso de repartir insignias del Huesca. Me tratan muy bien. Pero en el fútbol ya no se gana con el escudo y la camiseta. Ha habido gente, como nosotros, que han hecho las cosas bien y ahora tienen premio, y otros que las han hecho mal. El Zaragoza ha jugado competiciones europeas, ha sido campeón de la Recopa, pero ha habido un momento de su vida deportiva que han hecho las cosas muy mal y ahora es un club con gavísimos problemas y le va a costar salir de Segunda y arreglarlos», zanja Lasaosa.