Los agresores del juez de línea holandés seguirán dos semanas más en prisión preventiva
Un grupo de personas se reúnen en el escenario de la tragedia para homenajear a la víctima - AFP
violencia en el fútbol

Los agresores del juez de línea holandés seguirán dos semanas más en prisión preventiva

La Federación Holandesa aplaza los 33.000 partidos de fútbol juvenil. Los profesionales guardarán un minuto de silencio para recordar a la víctima

Actualizado:

Los tres adolescentes holandeses detenidos tras la muerte de un juez de línea en un partido de juveniles permanecerán dos semanas más en prisión preventiva por decisión del juez que instruye el caso, un episodio que ha conmocionado al país y ha llevado a paralizar todo el fútbol juvenil.

«Dos jóvenes de 15 años y un adolescente de 16 sospechosos de estar implicados en la muerte de un juez de línea de 41 años del club de fútbol Buitenboys de Almere (centro de Holanda) permanecerán dos semanas más en detención provisional», indicó el tribunal de Lelystad en un comunicado.

El juez consideró necesario mantenerles en prisión a la espera de un proceso, según la misma fuente. Tras ese periodo de dos semanas, la fiscalía podrá solicitar prolongar su detención provisional hasta la celebración de un juicio, en el que los tres adolescentes se pueden enfrentar a cargos por homicidio, brutalidad y violencia en espacio público.

La pena máxima a la que podrían ser condenados los adolescentes de 15 años es de un año de detención en un centro penitenciario para jóvenes. Para el chico de 16 años, la pena impuesta podría ser de dos años de reclusión en una cárcel para jóvenes, salvo que los jueces estimen que se le puede juzgar como adulto, lo que agravaría sustancialmente las posibles sanciones.

Un episodio macabro

Los tres jóvenes se encuentran actualmente en una prisión para jóvenes, tras ser detenidos el lunes por la mañana en sus respectivos domicilios en Amsterdam. «Hay aún numerosas cosas y elementos sobre los que debemos investigar», precisó a la AFP Brigit Haan, portavoz de la fiscalía de Lelystad.

Tras un partido de juveniles en el que había oficiado como árbitro auxiliar, Richard Nieuwenhuizen fue agredido por adolescentes del equipo visitante, el SV Nieuw Sloten de Ámsterdam, que acababa de jugar un partido 'amateur' contra el SC Buitenboys de Almere.

Después del pitido final, varios adolescentes golpearon al juez de línea, especialmente en la cabeza, cuando estaba tirado en el suelo. Unas horas después de la agresión, el árbitro murió después de haber sido hospitalizado porque no se encontraba bien.

En Holanda, los equipos que ofician como locales en los partidos de fútbol amateur suelen aportar el equipo arbitral y no es extraño que los colegiados sean los padres de alguno de los jugadores.

De hecho, el hijo de Nieuwenhuizen jugó con el Buitenboys y presenció, por lo tanto, la brutal agresión a su padre, informó la prensa holandesa. Una hermana del portero del equipo habría hecho fotografías de la violenta escena.

Koeman, a favor del parón

La Federación Holandesa decidió aplazar los 33.000 partidos de fútbol previstos para el fin de semana y se guardará un minuto de silencio en los encuentros profesionales. Los jugadores llevarán brazaletes negros en señal de duelo.

El exinternacional holandés y actual entrenador del Feyenoord, Ronald Koeman, sugirió la suspensión también de los partidos profesionales: "Creo que el mensaje hubiese sido aún más claro. No lo vemos solo en el fútbol, creo que hay un gran problema de sociedad en la educación de la juventud actualmente". También está previsto celebrar el domingo una marcha silenciosa en Almere.

La FIFA también ordenó un minuto de silencio en memoria del árbitro antes del inicio del primer partido del Mundial de Clubes en Japón que enfrentó este jueves al Sanfrecce Hiroshima contra el Auckland City (1-0).