Martí Riverola, nuevo jugador del FC Andorra
Martí Riverola, nuevo jugador del FC Andorra
Fútbol

La historia de Martí Riverola, el llamativo fichaje de Piqué

Con 28 años, el centrocampista, que llegó a debutar en Champions con el Barça, refuerza al modesto FC Andorra después de jugar en la élite de Italia, Holanda y Austria

Actualizado:

Los técnicos de La Masía que le vieron desenvolverse de niño le pronosticaban un futuro prometedor y no se sorprendieron de que, con 20 años, debutara en la Champions League de la mano de Pep Guardiola, pero la trayectoria de Martí Riverola (Barcelona, 26-01-1991) es el ejemplo de la montaña rusa en la que puede llegar a convertirse la carrera de un futbolista. Tras abandonar la cantera azulgrana, defender al Real Mallorca en la categoría de plata, y pasar por Italia (Bolonia y Foggia), Holanda (Vitesse) y Austria (Altach), el centrocampista regresó el pasado verano para embarcarse en el ambicioso proyecto de Amadeo Salvo en la UD Ibiza, en Segunda división B. Hace solo unos días, abandonó el club balear para unirse al FC Andorra de Gerard Piqué en la Primera Catalana, una categoría que no «encaja» en un jugador al que, siendo niño, muchos llegaron a augurar un hueco en la primera plantilla del Barça.

Martí Riverola ingresó en el Barça con seis años formando parte de una prometedora generación de futbolistas nacidos en 1991. Una foto en la que aparecían caras ahora tan reconocidos como las de Marc Bartra, Martín Montoya, Isaac Cuenca o Cristian Tello. Internacional sub 19 con España, Martí Riverola no pudo llegar a cumplir su sueño de triunfar en el Camp Nou aunque el 6 de diciembre de 2011 vivió allí uno de los días más felices de su vida al disfrutar de unos minutos ante el BATE Borisov en la Champions League. Un partido en el que los azulgranas salieron triunfadores (4-0) y en el que Pep Guardiola le dio la alternativa al sustituir a Sergi Roberto en la recta final el duelo. Aquel centrocampista que tocó el cielo europeo tenía entonces 20 años y ahora, con ocho más, ha decidido jugar en una categoría modesta como es la Primera Catalana defendiendo al equipo que compró Gerard Pique hace solo unos meses.

(Las miserias del otro Andorra)

Como otros integrantes de aquella prometedora generación azulgrana del 91, Martí Riverola tuvo que hacer las maletas y el acabó marchándose al Bolonia. «Escuchar el himno de la Champions, aunque sea en el banquillo, te pone la piel de gallina. Cuando pruebas esa experiencia, el momento de dejar el Barça es muy complicado», afirmó en una entrevista. Tras varias aventuras europeas, el pasado verano firmó por la UD Ibiza, pero en el club isleño tampoco llegó a convertirse en imprescindible. Disputó 16 partidos, solo seis de ellos como titular. Hace unos días, abandonó el Grupo IV de Segunda división B para empezar un nuevo desafío en una categoría que ha cobrado foco por la presencia de Gerard Piqué como propietario del FC Andorra. El central del Barcelona quiere ascender al conjunto del Principado a la Tercera división y ha recurrido a la ayuda de un centrocampista de primer toque y proyección ofensiva al que aún le queda mucho fútbol en sus botas.