Garitano dimite como entrenador por razones estrictamente personales

Ander Garitano ha confirmado hoy que deja el cargo de entrenador del Real Zaragoza por "razones estrictamente personales", en una comparecencia en el estadio de La Romareda, en la que leyó una

EFE. ZARAGOZA
Actualizado:

Ander Garitano ha confirmado hoy que deja el cargo de entrenador del Real Zaragoza por "razones estrictamente personales", en una comparecencia en el estadio de La Romareda, en la que leyó una declaración ante los medios de comunicación.

Garitano, quien se hizo cargo de la plantilla el 14 de enero después de que fuera destituido Víctor Fernández, no especificó cuáles son esos motivos personales, agradeció a los directivos del Zaragoza su comportamiento y rechazó las "especulaciones" recogidas por algunos medios de comunicación, ya que consideró "injusto" que los responsables del club "salgan dañados sin ningún fundamento".

Según indicó, aceptó el cargo de técnico "sin ninguna exigencia" sobre la plantilla, a la que consideró "suficientemente capacitada para dar lo mejor por el club".

"Mi idea era aprovechar todos y cada uno de los recursos con los que cuenta para salir adelante, sin ninguna distinción", aseveró Garitano, quien pidió el "máximo respeto" para su persona, y aquellos que le brindaron la oportunidad de convertirse en entrenador del primer equipo del Real Zaragoza.

A la petición, por parte de los medios, de que especificara las "razones personales" que le han llevado a tomar esta decisión, Garitano retomó las palabras de su comunicado y añadió que no se encuentra "bien anímicamente por una serie de causas personales" y que, "sincera y honestamente", considera que otra persona "más fuerte" que él debe "asumir el reto" de dirigir al equipo maño. Reiteró que su decisión "no tiene absolutamente nada que ver con las personas que dirigen el club", y que asume toda la responsabilidad de la misma. "Esta decisión es lo mejor para el club en estos momentos, aunque sea difícil", indicó Garitano, quien también reseñó que si la hubiera tomado más tarde, "hubiera perjudicado al equipo", por lo que consideró que lo mejor era tomarla en un momento en que el equipo está en mitad de tabla de la clasificación la Liga.

Tras la comparecencia de Garitano, el presidente del club, Eduardo Bandrés, y el propietario del Real Zaragoza, el empresario Agapito Iglesias, ratificaron las razones del ex jugador vasco para dejar el cargo.