Un momento del partido Atlético-Barcelona, en el Wanda Metropolitano
Un momento del partido Atlético-Barcelona, en el Wanda Metropolitano - EFE
Fútbol

El futuro del fútbol femenino sigue estancado

Cisma en pleno esplendor

Actualizado:

El desarrollo del fútbol femenino ha quedado estancado en una guerra de poder entre la Federación de Fútbol y el actual formato de Liga Iberdrola que defiende la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF).

El ente que dirige Luis Rubiales está dispuesto a mantenerse firme con su idea de sacar adelante su nueva competición «Élite» para la próxima temporada, aun con el rechazo de la mayoría de los clubes de Primera. Rubiales defiende que es la Federación quien tiene la potestad de poner en marcha competiciones y está seguro de que saldrá adelante.

Pero de la reunión que mantuvieron los dos frentes este pasado lunes, la ACFF volvió a rechazar este nuevo modelo «que se considera un proyecto precipitado, improvisado». Y añadieron que la amplia mayoría de clubes de Segunda también está en contra de una modificación a falta de solo tres meses para la próxima temporada.

Javier Tebas, presidente de LaLiga, también admitió su preocupación por el futuro más cercano del fútbol femenino. «¿Por qué cambiar lo que funciona?», se preguntó basándose en los datos de crecimiento de audiencia y asistencia a los partidos de fútbol femenino. Tebas defiende el camino que se ha seguido hasta el momento, ya que se implementó una estructura de clubes potente y realista y que tan buenos resultados está teniendo hasta el momento, con el acuerdo de nueve millones de euros para la retransmisión de partidos con Mediapro. «Es una cifra superior a la de la liga de balonmano o la liga nacional de fútbol femenino y es fruto de un trabajo de 4 años. Sin la asociación, no se hubiese conseguido. El fútbol femenino seguirá teniendo más éxito si se sigue trabajando del mismo modo».

Tanto Tebas como la Asociación inciden en que es la Federación quien tiene la titularidad para organizar la competición, pero subrayó la importancia de «impulsar y dinamizar la disciplina, aumentar su visibilidad y crear valor» cuidando el producto, así como de promover su expansión internacional.