El fútbol francés se rasca el bolsillo

EFE | LA PREVIA
Actualizado:

Cansado de mirar con envidia los grandes fichajes de sus vecinos europeos, los clubes franceses han decidido esta temporada apostar por grandes nombres, lejos de los fichajes faraónicos de españoles, ingleses e italianos, pero muy superiores a las cantidades invertidas en las pasadas temporadas.

La liga francesa, que comienza este fin de semana, disfrutará de jugadores como los argentinos Lisandro López, Lucho González o Gabriel Heinze, el español Fernando Morientes, el brasileño Michel Bastos o los franceses que retornan al país Aly Cissokho y Gregory Coupet.

El motor del mercado de fichajes ha sido el Lyon, que ha revolucionado su plantilla algo decepcionado por no haber levantado el trofeo de campeón liguero que no se le había escapado desde 2002.

Con una inversión de 72,5 millones de euros, el equipo lionés se ha convertido en el quinto más gastador de Europa, sólo superado por el Real Madrid, Manchester United, Barcelona e Inter de Milán. El presidente lionés, Jean-Michel Aulas, ha gastado el doble del dinero recaudado por la venta de Karim Benzema al Madrid (35 millones) y de Keita al Galatasaray (8 millones). El objetivo es reformar una plantilla en la que, simbólicamente, no estará el brasileño Juninho Pernambucano, el gozne entorno al cual ha girado el equipo en los últimos años.

Buena parte de ese dinero lo ha invertido en Lisandro López, el delantero argentino procedente del Oporto que ha costado 24 millones de euros, el fichaje más caro de la historia del club.

Tras haber dejado una buena imagen en Portugal, el atacante deberá hacer olvidar a Benzema y justificar el dinero de su traspaso. Para ello cuenta también con los otros refuerzos del equipo, entre los que destaca el brasileño Bastos, procedente del Lille y por el que han pagado 18 millones de euros. Cissokho, también procedente del Oporto, costó 15 millones, los mismos que Bafé Gomis, comprado al Saint-Etienne.

Además de reconquistar el título de campeón, el Lyon pretende clasificarse para la Liga de Campeones, para lo cual tendrá que pasar la fase previa.

Lucho González refuerza al Marsella

Menos dinero ha gastado el Olympique de Marsella, que ha puesto a disposición de Didier Deschamps 41,3 millones de euros para lograr un título liguero que el año pasado se les escapó por poco. Los 18 millones gastados en el argentino Lucho González, otro jugador procedente del Oporto, han centrado parte del presupuesto. El futbolista, el fichaje más caro de la historia marsellesa, deberá ser el eje del juego del Olympique, considerado en un reciente sondeo como el favorito para ganar la próxima liga.

Sin bajas de importancia, el equipo ha reforzado la defensa con la llegada de Heinze y de Souleymane Diawara, mientras que en el ataque destaca el fichaje de Morientes, un hombre que Deschamps conoce bien porque le convirtió en máximo goleador de la Liga de Campeones en su etapa en el Mónaco, donde fueron finalistas.

Más modesto ha sido el mercado del Girondins de Burdeos, que se ha limitado a dar retoques al equipo con el que fue campeón. El coste ha sido de 30 millones de euros. La mitad se ha ido en asegurarse a su estrella Yoann Gourcuff, hasta ahora cedido por el Milan. El equipo de Laurent Blanc se ha limitado a afianzar lo que tenía y apuntalar el equipo con la llegada de Carrasso, Plasil y Ciani, fichajes de poco renombre que arriban a un equipo ya formado.

También con poco artificio, el Rennes ha gastado 16 millones de euros, el cuarto presupuesto de la liga gala, para intentar clasificar al equipo para Europa. Las compras las ha hecho esencialmente en el interior, con excepción del japonés Junichi Inamoto, procedente del Eintranch de Fráncfort.

Lejos de esas sumas se ha quedado el París Saint-Germain, tradicionalmente uno de los clubes que más dinero invierte en fichajes. Los parisienses ha apostado mucho por el joven delantero turco Mevlut Erding, procedente del Sochaux. Junto al atacante, la llegada más llamativa es la del portero Gregory Coupet, un treinteañero más para un club que ha apostado en los últimos años por veteranos como Claude Makelele o Ludovic Giuly.