El entrenador del Español, el argentino Mauricio Pochettino, da instrucciones desde la banda - efe
LIGA BBVA

La marca Pochettino

El entrenador del Español ha transformado a un equipo siempre en sombras

JOSÉ CARLOS J. CARABIAS
MADRID Actualizado:

Estrellas

Mauricio Pochettino. Otra victoria del Español, antiguo equipo en sombras, siempre a remolque del Barça, que vive días días de vino y rosas. El técnico argentino ha agitado un cóctel dulce: jugadores de la cantera, fútbol atrevido y grandes resultados. En Getafe dieron un recital.

Karim Benzema. El saco de los golpes del madridismo respondió esta vez en el campo. Marcó un buen gol, un gesto de delantero competente, lo que enseñó un día en el Lyon. Tampoco hizo el partido de su vida, pero su equipo conquistó tres puntos. Y esta semana no recibirá palos hasta en el cielo de la boca.

Luis Fabiano. Su perpetuo coqueteo con el Juventus y esa sensación de que tiene un pie en Sevilla y otro fuera no le impiden demostrar por qué es el delantero centro de la selección brasileña. Marcó tres goles al Levante.

Boutahar. Simbólico tanto del centrocampista holandés del Zaragoza. Su equipo viaja este año con el agua al cuello y en esta ocasión bebió en un área de descanso. Tuvo suerte en el disparo, pero sumó tres puntos que sacan al Zaragoza de los puestos de descenso.

Estrellados

Atlético. Pregunta sin respuesta. ¿Es posible jugar peor que el Atlético en El Molinón? Difícil. Muy difícil. Partido lamentable de los rojiblancos, empezando por Quique Flores y terminando por Forlán, su buque insignia. En la larga lista de insensateces de la defensa atlética, la de este domingo con el gol asturiano ocupa lugar destacado.

Gago. Apenas tiene voz ni voto en el Madrid y cuando le entregan alguna condecoración -titular ante el Mallorca-, tampoco él ofrece nada especial. Jugó muy plano, insustancial, sin recorrido en el plan de su equipo.

Toño. El portero del Racing no se llevó la cifra habitual (cuatro o cinco) cuando a lgún equipo se mide al Barcelona, sino que se quedó en tres. Fallaron muchos goles.