Vídeo: EP
Atlético1-2Real Sociedad
  1. Esther (16)
  1. Palacios (18)
  2. Nahikari (61)

Final Copa de la ReinaLa Real Sociedad conquista ante el Atlético una Copa histórica

El equipo vasco gana su primer título y evita el doblete atlético ante casi 18.000 personas

Actualizado:

En otra noche histórica para el fútbol femenino, la Real Sociedad rompió todos los pronósticos y derrotó al casi indestructible Atlético para levantar la Copa de la Reina, el primer título para la sección femenina del equipo txuri-urdin.

Tantas cosas han cambiado en apenas unos meses en este deporte que incluso a las jugadores les cuesta a veces digerir la nueva situación. En Los Cármenes, con la ciudad de Granada volcada con su final, se rozó el lleno (17.550 espectadores). También en la zona de prensa, con 120 periodistas acreditados, una cifra desorbitada comparada con la edición anterior. El ambiente en las gradas fue superior, aunque el auge de las féminas parece haber atraído también a ciertos energúmenos que campan a sus anchas en el fútbol masculino. La Policía vigiló de cerca a un grupúsculo del Frente Atlético, mientras que otro sector de la afición realista se dedicó a insultar a Pérez Rubalcaba durante el minuto de silencio que se le tributó al exvicepresidente.

El encuentro ponía en liza la experiencia y la hegemonía del Atlético frente a la juventud y la ilusión de una Real que se estrenaba en una final. No era complicado imaginar quién quería llevar la iniciativa del partido. El dominio rojiblanco durante toda la primera mitad fue casi obsceno. Los precedentes ligueros (5-0 y 3-1 favorables al Atlético) no eran los mejores para la Real, así que el conjunto txuri-urdin dejó hacer y deshacer a su antojo a las campeonas de Liga.

El Atlético tardó un cuarto de hora en sacar provecho de su dictadura en el campo. Un buen centro desde la derecha de la mexicana Kenti lo envió a la red Esther con una volea prodigiosa.

El gol espoleó aún más al Atlético, y sin embargo ocurrió lo inesperado. Un error grosero de Lola Gallardo permitió el empate de la Real casi de forma inmediata. El disparo desde fuera del área, en principio inocente, de la mexicana Palacios acabó en la red tras colarse entre las piernas de la guardameta rojiblanca.

Volver a empezar. El empate devolvió al partido a su estado inicial. El Atlético de nuevo se hizo dueño del balón, aunque ya no supo hacer un buen uso de él. Comenzó a precipitarse, y aunque las ocasiones seguían siendo suyas, cada contragolpe de la Real provocaba un ataque de pánico en el banquillo colchonero. Tampoco ayudó el estado de nervios en el que parecía encontrarse Lola, que cometió un nuevo error que casi regala el segundo a Eizaguirre.

El mismo panorama se encontraron las jugadoras a la vuelta del descanso. Si acaso, la Real fue creciendo en ilusión y en convencimiento de que el título podía ser suyo. Nahikari, estrella blanquiazul y objetivo del Atlético para la próxima temporada, apenas había aparecido cuando levantó a su afición con un segundo gol inesperado. La delantera le ganó la posición a las hasta entonces impecables centrales del Atlético y batió por alto a Lola.

El Atlético, que ya con el empate parecía tener prisa, tocó a rebato en busca de la remontada. Pero tanto ímpetu provocó que el equipo se fuera deshilachando. A eso hubo de sumar el acierto de Quiñones, salvadora de su equipo en los momentos decisivos, y la mala suerte implícita del Atlético, con sendos envíos al palo de Ludmila y Robles. El premio a la resistencia fue para la Real, que evitó la prórroga y se llevó la Copa y la foto con la Reina.