Aficionados del Tottenham en la previa del partido contra el Ajax
Aficionados del Tottenham en la previa del partido contra el Ajax - Reuters
Patrocinado por:Santander

Final Champions LeagueMadrid se blindará ante la llegada de 100.000 hinchas ingleses

Preocupación porque miles de aficionados del Liverpool y del Tottenham viajarán sin entrada a la final de la Champions

Actualizado:

El estadio Metropolitano de Madrid tendrá un exigente examen de seguridad en la primera final internacional que acogerá desde su apertura (2017). Liverpool y Tottenham coincidirán el próximo 1 de junio en el partido decisivo de la Champions League y las hinchadas de ambos conjuntos ya han empezado a movilizarse para invadir ese día la capital de España, donde se espera a más de 100.000 seguidores, casi la mitad de ellos sin entrada porque la capacidad del estadio del Atlético es de 68.000 localidades. Aunque en la actualidad no están catalogadas entre las aficiones más peligrosas de Europa ni tampoco de Inglaterra, grupos reducidos de hooligans acompañan habitualmente a ambos equipos, lo que aumenta la inquietud, aunque la Policía española lleva trabajando desde noviembre en la preparación del encuentro que decidirá el campeón de Europa 2019.

Los hooligans del Liverpool protagonizaron, en mayo de 1985, una de las mayores tragedias en la historia del fútbol al realizar una avalancha sobre una de las tribunas del estadio de Heysel (Bélgica) en la que se agolpaba la afición de la Juventus italiana.Aquella carga antes de la final de la Copa de Europa acabó en drama porque murieron 39 personas. Durante años pasivas al fenómeno del «hooliganismo» que llevaba más de dos décadas azotando al fútbol de las Islas, las autoridades inglesas reaccionaron endureciendo la legislación contra los radicales. Unas medidas que se fueron reforzando años después y que ahora ayudarán a evitar que los aficionados fichados y más peligrosos del Liverpool y del Tottenham puedan viajar a la final de la Champions en Madrid. No obstante, las Fuerzas de Seguridad españolas se coordinarán con la policía inglesa, como es habitual en este tipo de partidos, para prevenir posibles incidentes y tener todos los detalles controlados. Un encuentro declarado ayer de alto riesgo por la ComisiónAntivioolencia por los miles de seguidores que se desplazarán hasta la capital de España, pero también porque continúa activado el nivel 4 de alerta antiterrorista. En los días previos a la final, en los que la UEFA tiene programados varios actos, también se reforzará la vigilancia en los tres puntos céntricos en los que se celebrarán: Plaza Mayor, Callao y Puerta del Sol.

Cada vez que juegan sus equipos fuera de las Islas, las detenciones de seguidores del Liverpool y del Tottenham son frecuentes, pero más por los desmanes y altercados que provocan debido a los efectos del alcohol que por enfrentamientos con hinchadas rivales, aunque el inglés es un hincha que nunca rehuye la pelea. En su último desplazamiento europeo, en la semifinal ante el Barcelona, una decena de seguidores del conjunto de Anfield fueron arrestados después de que arrojaran a varias personas a una fuente y se enfrentaran con los Mossos. Fuentes de las Fuerzas de Seguridad han explicado a ABC que en la final de Madrid no esperan la presencia de grupos organizados de radicales, aunque sí de algunos aficionados con perfil violento.

Favorece la coordinación

Los hooligans han perdido presencia en Inglaterra, pero el testigo de la violencia lo han tomado los ultras de países del Este de Europa, como Polonia, Hungría y especialmente Rusia. Aunque pueda parecer un contrasentido, que en Madrid coincidan Liverpool y Tottenham puede ayudar porque son dos aficiones que no tienen rivalidades históricas ni cuentas pendientes. Además, la Policía inglesa tiene muy controlados a los miembros más radicales de ambos clubes. Para las Fuerzas de Seguridad españolas, tener que coordinarse con la Policía de un solo país también supone una ventaja.

Desde que sus equipos consiguieron la clasificación en dos remontadas para el recuerdo, los fieles del Liverpool y del Tottenham se han lanzado a organizar los viajes. Un tercio del aforo del Metropolitano será para cada club y las localidades restantes, como es habitual, para la UEFA y los patrocinadores. Como en todas las finales, se organizarán fan zones para evitar, en la medida de los posible, que las hinchadas coincidan en las horas previas. La preocupación para la Policía será el control de los aficionados después de la final. Muchos de ellos no regresarán a su país hasta el día siguiente y no todos se desplazarán con reserva de hotel. En esa fecha el clima es ideal en Madrid y muchos querrán disfrutar del ocio nocturno de la capital, lo que puede complicar la labor de las Fuerzas de Seguridad, que, según han explicado a este periódico, también reforzarán la vigilancia en los puntos turísticos habituales de los ingleses. Hinchas de ambos conjuntos viajarán unos días antes a localidades como Benidorm y Salou y desde allí pondrán rumbo a la primera final europea en el Metropolitano.