Amaño de partidos

A falta de un futbolista retirado y emigrante

Europol colabora con la Policía para detener a un exfutbolista español que vive en el extranjero y que habría participado en los amaños

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A la operación Oikos que ha destapado una presunta trama corrupta de amaños de partidos para obtener beneficio económico en las apuestas le falta todavía una pieza. Fueron detenidos y ayer pretaron declaración judicial los jugadores Raúl Bravo (retirado), Carlos Aranda (retirado), Borja Fernández (Valladolid) e Íñigo López (Deportivo), el presidente del Huesca Agustín Lasaosa y el jefe médico del club Juan Carlos Galindo. Además habían sido interrogados y puestos en libertad los futbolistas Samu Saiz (Getafe), Carlos Caballero (Fuenlabrada), Charly Briones (Mora) y el director deportivo del Huesca Emilio Vega. Todos residen en España. En la red delictiva aún no ha aparecido un último personaje, que según las fuentes consultadas por ABC, responde al retrato robot que suele ofrecer el urdidor de trampas: se trataría de un futbolista retirado, con ascendencia en su antiguo equipo, probablemente defensa, que viviría en un país europeo y que mantendría alguna clase de vínculo con Raúl Bravo y Carlos Aranda, los cabecillas de la trama.

El departamento de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía tendría ya localizado al exfutbolista en cuestión, pero los trámites legales para ordenar la detención requieren otro tipo de procesos.

Fuentes conocedoras del caso explican que la policía española está colaborando con la Europol para agilizar la entrega. La denominada Oficina Europea de Policía es el órgano comunitario encargado de facilitar las operaciones de lucha contra la delincuencia en el marco de la Unión Europea. El exfutbolista, por tanto, pertenecería a una nación integrada en la UE.

Alfredo Lorenzo es el responsable del departamento de Integridad y Seguridad de la Federación Española de Fútbol (FEF). Explica que «lo habitual cuando se trata de un investigado en el extranjero es que el juez de un país solicite una orden de detención y entrega a un juez de otro país. Son las euroórdenes. Un juez pide apoyo a otro juez bien para formalizar una detención o bien para tomar declaración a la persona».

Lorenzo ocupó este mismo cargo en el departamento de integridad de la Liga Profesional. Así valora la operación Oikos desarrollada por la Policía y el Juzgado de Instrucción número 5 de Huesca. «El modus operandi de estas redes relacionadas con las apuestas suele ser muy parecido. Captan a un jugador de un determinado país, pactan la corrupción y realizan las apuestas en naciones donde es posible invertir grandes sumas. No puede ser en Europa, donde el juego está muy regulado en las casas de apuestas, sino en países de Asia donde no existe tal regulación».

El perfil del jugador que admite la corrupciónes es conocido. «Capitanes, centrales y porteros o algún jugador veterano que está ya en sus últimos años. Sin querer estigmatizar, ese suele ser el arquetipo para un amaño tradicional».

La operación Oikos ha involucrado a futbolistas en activo, jugadores retirados, directivos y un médico. No hay árbitros, otra posible fuente para la trampa. «Ha habido alguno en otros casos–recuerda Lorenzo–. El del Argentina-Nigeria fue escandaloso».

El colegiado nigeriano Ibrahim Chaibou fue sancionado a perpetuidad por la FIFAdespués de prolongar el partido ocho minutos sin que hubiese necesidad y de pitar un penalti inconcebible (dio en la tibia de un jugador) por una mano que solo vio él. El árbitro había apostado al 1-4 para Nigeria.