Nasser Al-Khelaifi, presidente del PSG
Nasser Al-Khelaifi, presidente del PSG - AFP

Fair play financieroLas claves de la absolución del PSG

El TAS ha desestimado la petición de la UEFA de reabrir la investigación sobre las cuentas del club

MadridActualizado:

Después de haber salvado varias bolas de partido, el PSG parece haber conseguido salir vencedor al fin de su duelo con la UEFA. El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) le dio la razón ayer cuando negó al organismo que rige el fútbol europeo la reapertura de la investigación sobre las cuentas del club parisino. La decisión ha sido tomada teniendo en cuenta la forma y no el fondo de la cuestión, toda vez que la UEFA presentó la solicitud cuando el plazo ya había expirado.

La batalla contra el «fair play financiero» le viene al PSG de lejos. Concretamente, desde que en el verano de 2017 se hizo con los servicios de Neymar y Mbappé. El coste de ambas operaciones ascendió a 400 millones, lo que generó suspicacias entre clubes como el Real Madrid o el Bayern Múnich, o entre competiciones como la Liga. Este desembolso acrecentó las sospechas de que el club presidido por Al-Khleaifi contaba con contratos de patrocinio inflados de empresas qataríes, y por tanto, estaba haciendo trampas en sus cuentas.

Por ello, la UEFA decidió abrir una investigación sobre los ejercicios de 2015, 2016 y 2017, así como el impacto este último en el de 2018. La amenaza de que el PSG fuera sancionado sin poder competir en Europa se ceñía sobre la capital francesa. Sin embargo, el pasado junio se presentaron las conclusiones y Al-Khelaifi sorteó la primera bola de partido. En estas se afirmaba que no había evidencia de que el PSG contara con patrocinios fraudulentos y solo se hablaba de una «aceptable desviación» presupuestaria. Con unas ventas que ascendieran a 30 millones antes de finales de junio, todo quedaría arreglado.

La cosa podría haber terminado entonces, pero no fue así. Una semana después, el presidente de la sala que había tomado la decisión pidió la reapertura del caso. Esta solicitud no llegó al TAS hasta septiembre, dando una opción de recurso al PSG. La normativa establece que el plazo para presentar una cosa así es de diez días, por lo que el club se agarró en octubre a este hecho para que no se produjera dicha reapertura.

Finalmente, ayer el TAS aceptó el recurso del PSG, negando a la UEFA su requerimiento. La entidad reaccionó a la noticia insistiendo en la que ha sido su versión desde el inicio: «El club argumenta que siempre ha seguido las reglas y siempre se ha esforzado por responder con calma y transparencia a las repetidas demandas de la UEFA y el ICFC, tanto de manera formal como sustancial». Aunque la UEFA permancerá vigilante, de momento gana Al-Khelaifi.