«Este Madrid puede ganar la Copa de Europa»
Mahamadou Diarra ve al Madrid favorito para ganar la Champions - AFP
REAL MADRID

«Este Madrid puede ganar la Copa de Europa»

Mahamadou Diarra, ex jugador blanco, subraya su poderío. «Si juega como en la final de Copa es uno de los favoritos». El africano busca equipo

LYON Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Real Madrid tiene tanto potencial que el orden de sus factores no altera el producto. Mahamadou Diarra, jugador del club hasta el pasado 1 de enero, y Remi Garde, entrenador del Lyon, opinan que las bajas por lesión de Marcelo, Kaká y Arbeloa no se notarán en el once blanco. Coentrao, Ozil y Lass cubrirán esos puestos de infantería y la artillería madridista mantendrá su cañón del 25 en las botas de Benzema y de Cristiano. Mahamadou Diarra (Bamako, Mali, 18-5-1981) presenciará hoy el duelo entre los dos clubes de sus amores, en los que vivió seis años de esplendor en la hierba. El «tigre de Bamako», que entrena con los juveniles del Lyon a la espera de encontrar equipo, es rotundo: «Si el Madrid juega con el carácter de la final de Copa que ganó al Barcelona, puede ganar la Copa de Europa».

A «Djila», como le denominan aquí, le gustó aquel Madrid de carácter, el único equipo que le robó un título al Barça. Hoy, valora a los blancos como uno de los grandes favoritos a conquistar la Liga de campeones: «Este Madrid es mejor que el del año pasado y si mantiene la confianza en sí mismo demostrada en la final de Copa es uno de los candidatos a conseguir esta Champions».

«Higuaín es algo especial»

Lyon (Francia) vive ensusiasmada con el regreso triunfal del hijo pródigo, Benzema. Hijo de emigrantes argelinos, como Zidane, entró en la academia del Olympique de Lyon a los nueve años, después de encantar a sus ojeadores en el Bron Terraillon, un equipito de la localidad donde residía. Mahamadou, compañero suyo en ambos clubes, le vio sudar en 2004, cuando Karim tuvo que superar aquella experiencia de dirigirse a los veteranos en su presentación en sociedad. Tímido, las risas de los viejos del lugar le hicieron reaccionar con esta frase. «No os riáis, vengo a quitaros el puesto». Así fue. En 2009, Benzema recibió la visita secreta de Florentino Pérez en Lyon. El 1 de julio era jugador del Real Madrid.

«Djila» coincide con Remi Garde en la madurez alcanzada por delantero francés, bajo la batuta de Mourinho. Pero ensalza la proyección de otro antiguo colega: «Higuaín está marcando goles de una manera increíble. Lo que hace es algo especial».

El africano que sí triunfó

Mahamadou se siente orgulloso de ser «el único jugador africano que se ganó un sitio en el Real Madrid». En el equipo español vivió lo mejor y lo peor de su carrera. Después de destacar en el Olympique con la consecución de cuatro Ligas entre 2002 y 2006, «Djila» fichó por la entidad madridista y celebró otros dos títulos, con Capello y con Schuster, hasta que una grave lesión de menisco le apartó de los campos el 30 de noviembre de 2008. Estuvo dos años y tres meses sin jugar. Obtuvo la carta libertad del club madrileño el pasado 1 de enero. Firmó por el Mónaco hasta el 30 de junio. Disputó 30 partidos. Ahora se entrena con los sub-19 del Lyon, a la espera del mercado de invierno. Recuerda con añoranza su mejor etapa blanca. Llegó con Capello, en 2006. El italiano le otorgó la confianza. «Capello es el mejor entrenador que he tenido. Remontamos una situación difícil, cogimos una racha de triunfos y superamos al Barcelona. Una hazaña». Su época feliz se acabó en noviembre de 2008, tras la grave lesión en la rodilla derecha sufrida en el partido Mali-Chad.

Una lesión terrorífica

«Me operaron y me dijeron que tenía la rodilla destrozada. Que no sabían cómo había podido jugar. Fue el peor momento de mi carrera». Baja durante nueve meses, se recuperó. Pellegrini nunca contó con él. «Era cuando necesitaba jugar y no pude. Aquel parón me perjudicó mucho». Con Mourinho no tenía sitio. «No contó conmigo, pero fue de frente. Fue claro». Recibió la carta de libertad en enero. Firmó por el Mónaco hasta junio. Hoy busca un futuro: «Me siento bien. No me duele nada. Me quedan tres años de fútbol».