Los escándalos de los que Villar salió airoso

Ostentó cargos importantes en la FIFA y la UEFA pero esquivó las investigaciones por corrupción

Noticia relacionada: Platini detenido en Francia por la concesión del mundial de Qatar

Actualizado:

Ángel María Villar siempre ha pasado de puntillas por encima de la polémica. El todavía presidente de la Federación Española de Fútbol, detenido este martes en una operación anticorrupción, fue pieza clave de la FIFA y de la UEFA cuando los organismos fueron investigados por diversas tramas.

El máximo responsable del fútbol español fue pieza clave en la FIFA de Joseph Blatter. El suizo le mantuvo como su mano derecha durante mucho tiempo y Villar llegó a ostentar el cargo de vicepresidente del organismo mundial. Le temblaron las piernas cuando, cuatro días después de ganar las elecciones, Blatter renunció al cargo acosado por los escándalos de corrupción.

El presidente de la Española le apoyó hasta el último momento y votó a favor del suizo en las últimas elecciones, haciendo caso omiso a las órdenes de Platini -por entonces presidente de la UEFA-. Incluso fue expedientado por la propia FIFA por no colaborar con el fiscal en la investigación de la concesión a Rusia y Qatar de las sedes de los Mundiales de 2018 y 2022. Pero cuando Blatter dejó el cargo, Villar se quedó solo.

Fue la elección de Rusia y Qatar la que condenó a Blatter y se convirtió el primer gran escándalo del que Villar salió airoso. Cuando el suizo abrió el sobre que concedía al país árabe el Mundial de 2022 muchos se preguntaron cómo era posible que un país albergara una competición veraniega a más de 50 grados, pero pronto empezaron las explicaciones.

«The Sunday Times» publicó un informe con e-mails, faxes y recibos que demostraban el pago millones de dólares al comité que elegía la sede por parte de representantes del comité organización catarí para asegurar la adjudicación de la sede. La FIFA y los implicados negaron las acusaciones y aseguraron que la elección de Qatar había sido transparente, pero las investigaciones continuaron y provocaron la salida de Blatter mientras Villar, vicepresidente, salía de puntillas.

Poder en la UEFA

Las pretensiones del todavía presidente de la RFEF bajaron y se conformó con la UEFA. Villar se ganó la amistad de Michel Platini y se convirtió en su mano derecha en el organismo europeo, con aspiraciones de relevarle cuando el galo se marchase, pero de nuevo la sombra de la sospecha cercó a Villar.

La Comisión de Ética de la FIFA inhabilitó a Platini por incumplir el Código Ético después de recibir un pago de dos millones de francos suizos de la FIFA en 2011, autorizado por Blatter por una serie de trabajos hechos años atrás. Aunque ambas partes aseguraron que se trabata de un contrato de asesoría de nueve años atrás, las autoridades hablaron de un pago irregular del que no había ninguna prueba.

En el momento del pago Blatter era presidente de la FIFA y Villar vicepresidente, pero el español volvió a salir airoso del escándalo. De hecho, la salida de Platini de la UEFA provocó que el presidente de la Española se convirtiera también en máximo responsable del organismo europeo, aunque en funciones.

Entonces Villar se planteó presentarse a las elecciones, pero la falta de apoyos hizo que se quitara la idea de la cabeza. Ante dos rivales con opciones, el holandés Michael van Praag y el esloveno Aleksander Ceferin, el español cesó en su empeño. Tampoco obtuvo ninguna palabra favorable de Platini, como era su intención, y acabó retirándose de la carrera europea para centrarse en la española.