Bolsonaro, junto a Cafú, en el palco del Mineirao
Bolsonaro, junto a Cafú, en el palco del Mineirao - EFE
Copa América

Escándalo en la Copa América: Bolsonaro podría haber impedido el uso del VAR en el Brasil-Argentina

El medio brasileño 'Globoesporte' cuenta que el equipo del presidente brasileño habría usado la misma frecuencia de radio por la que debía comunicarse el sistema de videoarbitraje

Actualizado:

El fútbol sudamericano, fiel a su empeño por encadenar escándalos como si fueran pipas, recibe ahora uno que podría tener repercusiones siderales. El causante no es un cualquier: Jair Bolsonaro, presidente del país organizador de la Copa América, Brasil, desde que ganara las elecciones en 2018.

El torneo recibió una sacudida la noche del pasado miércoles, cuando al término del Brasil-Argentina de semifinales que supuso la eliminación de la albiceleste, Leo Messi clamó a los cuatro vientos por lo que el astro entiende que es una manipulación del correcto funcionamiento de la estructura del campeonato. «Se cansaron de cobrar boludeces en esta Copa, penales pelotudos y hoy ni siquiera fueron al VAR en una jugada clarísima, pero bueno, es lo que hay. Brasil era local, hoy por hoy ellos manejan mucho en la Conmebol y se hace complicado», dijo el jugador del Barcelona.

Pues bien: según investigaciones del diario nacional 'Globoesporte', el motivo por el cual el videoarbitraje no intervino en las dos acciones más polémicas del partido, las que podrían haber significado dos penaltis para Argentina (uno de ellos justo antes de que Brasil hiciera el definitivo 2-0), podría ser tan rocambolesco como lo es la idea de que el equipo de seguridad de Bolsonaro, presente en el estadio Mineirao, habría estado comunicándose por la misma frecuencia de radio por la que el árbitro debía hacerlo con sus ayudantes de cabina.

Al parecer, la comunicación entre el árbitro, Roddy Zambrano, y el encargado del VAR en la semifinal, Leodán González, se vio interrumpida por un problema causado por una interferencia en la señal antes del encuentro. Este hecho ha sido confirmado incluso por el Comité Organizador Local. No especificó, eso sí, los motivos.

En una reclamación de seis páginas emitida por la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) a la Conmebol, el organismo que dirige Claudio Tapia indicó que todo fue «agravado» por la presencia en el estadio del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, debido a la realización de manifestaciones políticas en el campo de juego, en un hecho que va contra «los principios de FIFA y Conmebol de no injerencia». La cara visible del fútbol argentino manifestó haberse sentido «claramente perjudicada» por el arbitraje.