Javier Tebas, durante la entrevista con ABC - Ignacio Gil
Liga Santander

Javier Tebas: «No podemos competir con clubes como el PSG o el Inter que hacen trampas»

El jefe de la patronal alerta del peligro que acecha a los equipos españoles por la competencia desleal de clubes respaldados por Estados o multimillonarios que han roto el mercado

Actualizado:

La Liga de Fútbol Profesional, ahora conocida como «LaLiga», ha pasado en los últimos meses de un chalecito en la calle Hernández de Tejada, allí donde un día Jesús Gil le arreó un puñetazo al gerente del Compostela, a un enorme edificio de siete plantas en la también madrileña calle de Torrelaguna. «Y ya se nos está quedando pequeña», advierten a los periodistas nada más llegar para realizar esta entrevista, la única en prensa escrita que ha concedido Javier Tebas este verano. A cada planta la han bautizado con un lema: «valores», «leyendas», «estadios». Tebas nos recibe en la última planta, la de los «campeones». Las vistas dan a la A-2, la carretera que une Madrid y Barcelona, arteria principal de esta Liga de las estrellas empeñada en evangelizar el fútbol español por los cinco continentes.

El año pasado se marchó Neymar, este año Cristiano. ¿Le preocupa la salida de más estrellas de la Liga?

No, hemos trabajado los últimos cinco años para que la marca de la Liga esté por encima de los jugadores e incluso de los clubes. También se fueron dos grandes entrenadores como Mourinho y Guardiola, y la Liga siguió creciendo. Hemos trabajado en ese sentido, así que no creo que lo notemos mucho. Claro que me gustaría tener a Cristiano en España, pero también me gustaría tener a otros grandes jugadores como Lewandowski, por ejemplo, pero no puede ser...

Hasta ahora se hablaba de la Liga de las Estrellas y eso es algo que puede acabarse.

Lo que tenemos que hacer es preguntarnos por qué está ocurriendo esto. Habrá que preguntarse por qué existen clubes-Estado que están inflacionando el mercado llevándose jugadores. Las cosas no ocurren solo por errores propios de gestión, que no creo que sea el caso, sino porque en otros lugares pasan cosas que no deberían ocurrir. Me refiero al PSG, pero también a la Juventus con el fichaje de Cristiano Ronaldo o a estas ofertas del Inter de Milán que no tiene dinero para fichar jugadores y luego le ofrece a Modric una barbaridad de dinero a cobrar en no sé dónde...

Habla de trampas en algunos clubes europeos.

En la Juve no lo sé, habrá que ver cómo es la operación al final. Pero en el Inter, la oferta de Modric tiene trampas; el tema del PSG con Neymar es trampa. El PSG en sí es un conjunto de «todo trampas» igual que el Manchester City, y eso genera estas circunstancias que desestabilizan el mercado y los medios, y los aficionados españoles se tienen que dar cuenta.

¿Le preocupa que por primera vez después de diez años el próximo Balón de Oro pueda no jugar en España?

Alguna vez tenía que pasar. Pero yo le pregunto: ¿Cuándo fue el último Balón de Oro de la Premier? Creo que fue Owen en 2001 y Owen ya juega con las leyendas. ¿Cuántos jugadores han tenido entre los tres primeros en los últimos años? Ninguno. Y sigue siendo una súper marca y a eso tenemos que aspirar también nosotros. Tenemos que estar preparados para cuando llegue ese momento, si es que llega. Creo que no es un factor diferencial para el valor de nuestra competición.

¿Hay que hacer a los jugadores un guiño fiscal para que se queden en la Liga?

Yo lo único que pido es que no nos perjudiquen fiscalmente respecto al resto de Europa. La operación de Cristiano a la Juventus es un tema fundamentalmente fiscal. En Francia o Inglaterra también hay mejor fiscalidad, y eso nos hace ser menos competitivos. Yo solo pido que, de la peor de todas, nos dejen con la peor.

¿Lo ha hablado con el Gobierno?

He transmitido mi inquietud, lo he expresado en algunos foros, pero con el Gobierno hay que tratar muchas inquietudes y la fiscalidad es solo una. La famosa «Ley Beckham» todavía se aplica a muchos talentos, menos en el fútbol. Creo que no deberíamos estar discriminados.

Cada vez que usted dice esto el mensaje que cala es el de que Tebas defiende que los futbolistas millonarios paguen menos impuestos.

Quien transmite eso se equivoca de mensaje. No entiende el problema. La industria del fútbol español es muy competitiva. Una de las más competitivas de Europa junto a Inglaterra y Alemania. Somos el 1 por ciento del PIB y creamos alrededor de 100.000 puestos de trabajo directos e indirectos. Yo lo que hago es defender esa industria porque si no lo hago se irá mucha gente a la calle y habrá más paro. Somos la industria que en servicios exporta más en este país. Yo no pido que le bajen los impuestos a los futbolistas para que en lugar de tener cinco Ferraris puedan tener seis. Ese es el mensaje demagógico de alguno que no entiende el asunto. La industria es el fútbol y es la Liga, pero son los medios de comunicación, es la hostelería, fábricas de ropa y las televisiones. Si nosotros perdemos competitividad, bajarán los salarios y mucha gente se irá a la calle.

¿Ha habido una persecución por parte de Hacienda a las estrellas de la Liga?

Lo que ha habido es una falta de seguridad jurídica. Unos criterios interpretativos que ha utilizado la Agencia Tributaria para llegar a tramitar esto por el apartado penal, lo cual estaba fuera de lugar. Ha sido utilizado para presionar a acuerdos a jugadores cuando en vía administrativa se tenía que haber resuelto y no por vía penal. Por vía administrativa, jugadores como Cristiano Ronaldo tenían razón. Es mi opinión y la de muchos juristas. Esto ha dañado mucho a nuestro sector.

¿Y cómo se puede luchar contra los clubes-Estado?

El «fair play financiero» está pasado de moda, solo sirve para sancionar a los clubes de Albania, la República Checa y algún turco. La UEFA tiene que atreverse a regular la ingeniería financiera que realizan los clubes-Estado y la de otros clubes que tienen mecenas detrás, porque la industria del fútbol europeo está en peligro con estas cuestiones. Clubes como el Real Madrid, el Barcelona o el Bayern, que no tienen detrás a Estados o a mecenas, no pueden seguir el ritmo y van a perder valor, porque los otros hacen trampas. Todos tenemos que estar bajo las mismas normas. No se puede inyectar dinero a pérdidas solo porque yo soy rico y me apetece que mi Estado de Qatar tenga un equipo de fútbol y gane la Champions, que es lo que está pasando con el PSG.

La gran novedad de esta temporada es la implantación del VAR. Visto el buen resultado en el Mundial, la pregunta es por qué no ha llegado antes.

Porque había problemas cuando estaba Villar en la Federación. Nosotros lo habíamos pedido y él no quería. De todos modos, para mí no ha sido ninguna sorpresa lo del Mundial, porque ya funcionaba bien en Portugal, en Italia o en Alemania. Como siempre, a España nos llegaban noticias de un fallo puntual, que también lo habrá aquí, pero lo normal es que funcione bien.

Lo que está claro es que va a cambiar mucho la actitud de algunos futbolistas.

Cambiará para bien. Si el VAR nos lleva a un juego más limpio, a menos trampas a los árbitros, pues lástima no haber metido el VAR hace diez años.

A diferencia del Mundial, no habrá ojo de halcón en la línea de meta. ¿No le intranquiliza la posibilidad de que se escape algún gol fantasma?

No, estoy tranquilo, porque con la tecnología que tenemos el porcentaje de acierto va a ser del 98 por ciento en los goles fantasma. El día que bajen las tarifas de esa tecnología nosotros también tendremos el ojo de halcón. Lo que no puede ser es que solo haya dos empresas homologadas para el ojo de halcón y para el VAR haya más de 25. Son compromisos heredados de los contratos firmados en la época de Blatter, y es algo que tendrá que cambiar.

Un asunto que sabemos que le preocupa especialmente es el de la violencia en el fútbol. Recientemente, conocíamos el archivo del «caso Jimmy». Un presunto homicidio que puede quedar impune.

Hemos recurrido el archivo, porque consideramos que se puede ir más allá en el periodo de instrucción. Pero mirando a los campos, los últimos episodios de violencia en España se han producido en partidos de competición europea. ¿Por qué? Porque en la Liga hemos implementado muchas medidas en la venta de entradas y desplazamiento de las aficiones, que no tienen en Europa. Me preocupa que en Europa no se controle eso como sí ocurre en la Liga española. Herri Norte también existe en los partidos de Liga y no hay problemas. En todo caso, tenemos que seguir estando encima.

Usted también ha sido especialmente combativo con los cánticos violentos, que además ha sufrido en sus carnes contra usted y su familia.

Hemos avanzado, sí. Ya no se oyen los gritos de «ese portugués, qué hijo puta es», de «Messi, subnormal» o de «puta España» o «puta Cataluña». Se sigue insultando, de forma menos coreada. Hay sectores de público que recriminan al resto de aficionados cuando se hacen insultos, algo que antes era impensable. Es un tema de urbanidad. Nos quejamos del padre que insulta al árbitro en el fútbol de formación, pero ¿nos parece normal hacerlo en un encuentro de Primera como aficionados? No creo que haya diferencia. Es una hipocresía que hay que eliminar. Si erradicamos eso del fútbol profesional, se erradicará también del fútbol de formación. Tenemos que ser un ejemplo y es algo que estamos consiguiendo.

¿Cuánto daño hacen los amaños que salen a la luz?

Llevamos trabajando en este tema muy profundamente durante los últimos cinco años. Cuando yo decía que se amañaban partidos, me llamaban loco. Ahora se ha demostrado que llevaba razón. Creo que en el fútbol profesional eso se ha erradicado. Me preocupa mucho lo que hay en otras categorías, porque muchos jugadores acaban jugando en el fútbol profesional. El volumen de partidos en el que ocurre es muy elevado y me preocupa que no se tomen medidas de control. Creo que ahora con la llegada de Ana Muñoz y de Alfredo Lorenzo, que estaba en esta casa, va a cambiar y que la Federación va a dar un paso muy importante en la lucha contra el amaño de partidos en sus categorías.

¿Se sintió solo durante la época de Villar en esta cruzada?

Sí, porque es público y notorio que cuando llegaban informes de amaños de partidos a la Federación, los metían en un cajón y los escondían.

¿Y eso ha cambiado ahora con Rubiales?

Sí, sin duda. Sobre todo, con Ana Muñoz que es la que está al frente de ese departamento. Tanto ella como Alfredo Lorenzo saben qué hay que hacer y cómo trabajar para disminuir el riesgo. Tienen esa cometido y lo van a llevar adelante. Confío mucho en ellos.

Otro problema que daña la imagen de la Liga es el calamitoso estado de muchos estadios.

Hace años, cuando llegué a la presidencia de la Liga el objetivo era mejorar la situación económica de los clubes. Ya se consiguió. Ahora, con dinero en las arcas, se empieza a invertir en los estadios. Casi todos los equipos lo han hecho o tienen previsto hacerlo. Ahora mismo hay muchos estadios en obras. El pobre Celta de Vigo, que ha querido comprar Balaídos y no le han dejado, poco puede hacer. No es un problema general. Creo que los clubes están haciendo un esfuerzo importante para modernizar los estadios. Era algo que hacía falta, pero si estás en una mala situación económica ¿de dónde sacas el dinero para reformar el estadio? En Italia ese problema también existe, y por mucho que fichen a Cristiano Ronaldo, si no pueden mejorar la situación de sus clubes, de nada les va a servir.

Reformar los estadios no solo es una cuestión de imagen, también de explotación de recursos.

Claro. Ahora todo el mundo está yendo hacia ese tipo de estadios inteligentes, capaces de albergar muchos eventos. Tienen que dar unos servicios para mejorar la experiencia del aficionado. En uno o dos años habrá muchos estadios inteligentes en España en los que no solo podrás ver el partido, sino encargar tu bebida o tu comida en el momento y que te la lleven a tu asiento.

¿Se fijan ustedes en el modelo de otros deportes para mejorar esa experiencia del espectador?

Por supuesto. Nosotros hemos desplazado gente a Grandes Premios de Fórmula 1 para que vean cómo los pilotos colaboran en el desarrollo de la marca; hemos estado en MotoGP; hemos ido a Estados Unidos a partidos de la NBA y también a eventos como «Soccerex», donde se avanzan muchos aspectos relacionados con los eventos. Por ejemplo, hay muchos clubes que están actualizando sus aplicaciones móviles con una empresa que es la que trabaja con los clubes de la NFL en Estados Unidos. Es una compañía que ha venido para aportar esa experiencia del deporte estadounidense al fútbol español. Hemos ido a la Bundesliga para ver ciertos aspectos de los estadios. Que llenan, pero también porque hay mucha más población.

Si hay una queja permanente contra Tebas en muchos lugares de España es por el asunto de los horarios.

Después de cuatro años con estos horarios, ya diré que el que los critica es un ignorante. O no se ha enterado de lo que hay o no se lo ha estudiado. Ya hemos explicado lo de los lunes, los viernes... Los lunes hay un partido en abierto que tenemos obligación de darlo. Si hay que dar un partido en abierto, no vamos a pisar a otros partidos de pago. Si nosotros queremos tener a las estrellas, seguir siendo el 1 por ciento del PIB y mantener los puestos de trabajo, esto es lo que hay que hacer. ¿Han afectado a la asistencia de los estadios estos horarios? No, hemos aumentado un 14 por ciento esa asistencia de público en los últimos cuatro años. Va más gente a los estadios, vendemos mejor nuestros derechos audiovisuales. Estaríamos locos si cambiáramos nuestra política con los horarios. Además, no jugamos 380 partidos los lunes. Son 38 en total. Y a ningún club le tocan más de cuatro partidos al año como local. A nadie. Pero ese club cobra, como mínimo, 40 millones de euros. Hace cinco años éramos una industria arruinada económicamente, los estadios se vaciaban, sin remodelar, ¿y ahora hemos construido esta industria exitosa con estos horarios y vamos a ponerlos en duda? Ha sido un elemento clave y esencial. Tanto, que en Italia y en Francia nos están copiando.

[ Siga leyendo aquí la segunda parte de la entrevista]