Estadio de La Fuensanta, la casa del Conquense, uno de los últimos clubes en cambiar de técnico
Estadio de La Fuensanta, la casa del Conquense, uno de los últimos clubes en cambiar de técnico - @UBConquense
Segunda B

Entrenador de Segunda B, profesión de alto riesgo

A mitad de temporada, más de una cuarta parte de los 80 clubes que militan en la división de bronce ya han cambiado de técnico

Actualizado:

«El presidente me hizo la oferta el domingo por la tarde y el lunes hice la maleta», afirmó César Laínez este jueves durante su presentación como nuevo entrenador de la UB Conquense, uno de los dos equipos de Segunda división B que han cambiado de técnico esta misma semana. Con este relevo en el conjunto del estadio de La Fuensanta y el de Kiko Ramírez, sustituto de Toni Seligrat en el Sabadell, ya son 25 los movimientos que se han producido a lo largo de la temporada en los banquillos del tercer escalón del fútbol español. Una media de más de un entrenador por jornada porque hasta el momento se han disputado 20 partidos de Liga. «Es una cifra excesiva que refleja las prisas que existen en algunos equipos por obtener resultados, urgencias que no favorecen que se puedan desarrollar un proceso tan difícil y que requiere tanta tranquilidad y paciencia como es crear un equipo y una idea tanto de juego como de comportamiento», explica a este periódico Raúl Garrido, el actual entrenador de la UE Olot (Grupo III).

Abandonar el pozo de la Segunda división B, una categoría con ingresos muy limitados y con escasa afluencia de aficionados, se ha convertido en una exigencia para los entrenadores de numerosos clubes. Para muchos otros equipos, evitar el descenso a Tercera división es una obligación imperiosa porque sobrevivir en el cuarto peldaño del fútbol español puede resultar para muchos de ellos un auténtico milagro. Varios presidentes no han aguantado la presión a lo largo de la temporada ya son 24 los conjuntos que han cambiado de entrenador, los dos últimos la UB Conquense y el Sabadell, aunque en el caso del cuadro catalán la marcha de Seligrat se debió a un enfrentamiento dialéctico del técnico con un grupo de aficionados.

«Mediáticos y amiguismo»

«Esta tónica va cada temporada en aumento y cada vez se producen más cambios en menos jornadas. No hay paciencia», lamenta a José Carlos Mullor, que en la temporada 2016-17 dirigió a La Roda en Segunda división B. En su conversación con ABC, el preparador valenciano se muestra crítico con el mecanismo de algunos clubes a la hora de elegir a su técnico, lo que en muchas ocasiones acaba en despidos prematuros. «En esta categoría es habitual que en la elección y contratación de entrenadores no se analice el trabajo realizado en otras campañas o en otros equipos. Hay clubes que se deciden por un nombre porque suena mediático. Normalmente ese nombre ha jugado en el fútbol profesional, pero, como decía el gran maestro Jesús Cuadrado, el haber sido un buen jugador no implica el ser un buen entrenador», afirma Mullor. «Luego también está el amiguismo de muchos directores deportivos a la hora de elegir a los que van a ser sus entrenadores», añade.

Aunque son 24 los clubes que ya han cambiado de técnico, los movimientos en los banquillos de la categoría se elevan a 25 porque el Castellón, también en el Grupo III, ha cambiado de preparador en dos ocasiones. Empezó el curso Sergi Escobar y fue relevado por David Gutiérrez a principios de septiembre, aunque su sustituto también fue destituido en diciembre. Óscar Cano ocupó su puesto al frente del cuadro de Castalia, que esta campaña ha regresado a Segunda B después de una larga y tortuosa travesía por Tercera. Evitar caer de nuevo a ese pozo es una obligación. «Afortunadamente quedan clubes que creen que la figura del entrenador requiere confianza y paciencia. Son las entidades que para un técnico son de valorar. Yo estoy en uno de esos conjuntos en los que sí se tiene en cuenta ese proceso en el que se necesita tranquilidad y paciencia para poder crear un equipo y una idea de juego al que me refería», añade Garrido a ABC. Sin embargo, el preparador de la UE Olot conoce perfectamente el mundo del fútbol y afirma que «hay que aceptar que la figura del entrenador está habitualmente en la cuerda floja y que dependemos de mucha gente para que nuestro trabajo tenga éxito y eso lo hace más difícil».

De los 80 clubes que componen la Segunda división B, 24 ya han cambiado de entrenador a lo largo del curso, es decir más de una cuarta de los equipos que militan en la categoría. Cuatro relevos, sin embargo no se han debido a los malos resultados. Santiago Solari comenzó la campaña al frente del Castilla, pero dio el salto al primer equipo del Real Madrid tras la destitución de Julen Lopetegui. A Imanol Alguacil le tocó vivir la misma situación en el filial de la Real Sociedad cuando el conjunto de Anoeta prescindió de Asier Garitano, al igual que a Gaizka Garitano tras el despido de Berizzo como preparador del Athletic. José Alberto López, tras la marcha de Rubén Baraja, dio el salto desde el segundo equipo del Sporting a Segunda división.

De los 25 relevos que se han producido en Segunda B, dos tuvieron lugar incluso antes de que comenzara la Liga. A principios del mes de agosto, Tito dejó la SD Ejea, conjunto que se ha estrenado este curso en esta categoría, y Guillermo Fernández Romo ocupó su plaza. Eloy Jiménez, sin embargo, se convertía a mediados de julio en el primer técnico relevado en un banquillo de bronce. Mere fue su relevo en el Fuenlabrada, el actual líder del Grupo I.

Precisamente el Grupo I es el que más relevos de entrenador ha registrado a lo largo de la temporada, un total de ocho. Fuenlabrada, Salamanca CF UDS, Burgos, Deportivo B, Castilla, Navalcarnero, Cultural Leonesa y Adarve son los equipos que han cambiado de técnico.

25 cambios de entrenadores

GRUPO I:

Fuenlabrada: Se fue Eloy Jiménez y firmó a Mere

Salamanca CF UDS: José Manuel Campos (Antonio Calderón)

Burgos: José Miguel Mateo (Fernando Estévez)

Deportivo B: Tito Ramallo (Sergio Pellicer)

Castilla: Santiago Solari (Manolo Díaz)

Navalcarnero: Iván Ruiz (Fran Garrido)

Cultural Leonesa: Víctor Cea (José Manuel Aira)

Adarve: Óscar Fernández (Astu)

GRUPO II

Tudelano: Íñigo Valencia (José María Lumbreras)

Sporting B: José Alberto López (Ismael Piñera)

Athletic B: Gaizka Garitano (Aritz Solabarrieta)

Real Sociedad B: Imanol Alguacil (Aitor Zulaika)

Vitoria: Igor Gordobil (Iban Fagoaga)

GRUPO III

Ejea: Tito (Guillermo Fernández Romo)

Castellón: Sergio Escobar (David Gutiérrez)

Ontinyent: Miguel Ängel Mullor (Vicente Parras)

Castellón: David Gutiérrez (Oscar Cano)

Sabadell: Toni Seligrat (Kiko Ramírez)

Conquense: Luis Ayllón (César Laínez)

GRUPO IV

Ibiza: Antonio Méndez (Andrés Palop)

Villanovense: José Manuel Roca (Julio Cobos)

Málaga B: Julio Dely Valdés (Manolo Sanlúcar)

Badajoz: Patxi Salinas (Nafti)

Marbella: Padilla (Cubillo)

El Ejido: Alberto González (José Antonio Sevilla)