Disturbios en Italia antes de la final de Champions en Roma

AGENCIAS | ROMA
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Italia registró incidentes violentos en las horas previas a la final de la Liga de Campeones de Europa entre el Barcelona y el Manchester United en Roma, según aseguran hoy medios italianos.

Un joven turista estadounidenses fue atacado en la noche del martes al miércoles y golpeado brutalmente en la localidad costera de Ostia por cuatro italianos de entre 20 y 22 años. La policía encontró al turista de 23 años sangrando en el suelo. Los cuatro agresores, que fueron detenidos, lo tomaron por un seguidor del Manchester.

En el centro de la capital italiana, un aficionado del club inglés fue atacado el martes por la noche con cuchillos por varios agresores, según confirmó hoy la policía italiana. El hombre fue atendido en un hospital y fue dado ya de alta. Sufrió varios cortes en las piernas y fue golpeado con una botella en la cabeza. La policía investiga el caso y no conoce aún la identidad de los atacantes.

El martes por la tarde, según informan los medios de comunicación italianos, estalló en la ciudad de Pisa una pelea entre seguidores del Manchester y "tifosi" locales. Tras la intervención de la policía para calmar los ánimos, el grupo de aficionados británicos prosiguió hoy viaje a Roma.

Horas antes del comienzo del partido fueron detenidos varios ingleses y españoles. Tres españoles fueron denunciados por llevar porras en el equipaje.

Dos seguidores del Manchester comieron opíparamente en el famoso Café de París en el corazón de Roma y fueron detenidos por querer pagar con dinero falsificado.

Asimismo fueron arrestados dos ingleses borrachos que agredieron a policías en el histórico Campo di Fiori. Tendrán que ver el partido desde la celda si la policía romana no los pone en libertad.

Desde primeras horas de la mañana patrullan por las calles de la ciudad eterna grupos de agentes italianos, ingleses y españoles. En vista de la rivalidad entre los seguidores del Manchester y los "tifosi" de Roma, las fuerzas de seguridad contaban con desórdenes.

La prohibición de venta de alcohol en el centro de la ciudad no surtió el efecto deseado, pues en torno de la popular Fontana di Trevi se congregaron aficionados de ambos equipos, muchos de ellos con una lata de cerveza en la mano.

Denuncias por venta de alcohol

Así, la Policía municipal de Roma denunció a un total de 21 comerciantes por infringir la ordenanza que prohíbe la venta de alcohol en algunas zonas de la capital italiana con ocasión de la final de la Liga de Campeones que enfrentará a FC Barcelona y el Manchester United.

Las fuerzas del orden romanas activaron ayer un dispositivo extraordinario para controlar si los comercios estaban siguiendo o no la normativa impuesta por el Ayuntamiento, y si vendían alcohol a los seguidores.

Según los datos actualizados a través de un comunicado de la Policía a las 15. 00 horas de hoy, de los 312 puntos de venta controlados, 21 habían infringido la normativa, motivo por el que sus propietarios fueron denunciados.

Entre los locales supervisados figuran bares, supermercados y quioscos situados tanto en el centro de la ciudad como en los barrios considerados más vulnerables, dada su proximidad al estadio Olímpico.