Estados Unidos

El desconsolado llanto de Hope Solo al conocer su castigo

La dramática reacción de la futbolista al conocer su sanción quedó grabada durante la realización de un documental

Actualizado:

La grabación de un documental que relataría las experiencias de las futbolistas estadounidenses Hope Solo, Megan Rapinoe y Crystal Dunne durante los Juegos Olímpicos de Río 2016, permitió conocer uno de los momentos más duros de la primera de ellas, la guardameta, que fue suspendida por seis meses tras la derrota de su selección ante Suecia.

Solo declaró tras el partido de cuartos de final ante Suecia, en el que cayeron en los penaltis tras empatar a un gol, que habían jugado contra «una panda de cobardes» y que no había ganado «el mejor equipo». Unas declaraciones que no gustaron en el seno del equipo estadounidense ni a sus responsables, que decidieron tomar duras medidas disciplinarias contra la portera.

Pese al revuelo causado por sus declaraciones, la polémica jugadora no quiso pedir perdón ni retractarse, lo que llevó al presidente de la federación de fútbol de los Estados Unidos, Sunil Gulati, a tomar medidas: «Los comentarios manifestados por Hope Solo después del partido ante Suecia no son aceptables bajo ningún concepto y se alejan de las normas de conducta que rigen para las jugadoras dentro del equipo nacional. Por encima de la competición, y los resultados debe estar un comportamiento deportivo exquisito que se requiere en los Juegos Olímpicos, donde imperan los ideales de la deportividad y el respeto».

El resultado, seis meses de suspensión con el equipo nacional femenino. Una sanción que le fue comunicada por la entrenadora Jill Elis y el jefe de la expedición de EE.UU. Dan Flynn. Y que quedó registrada por las cámaras de esta serie documental titulada 'Keeping Score' que se estrenará el próximo 2 de septiembre. Sin embargo, ya han salido a la luz los primeros fragmentos del documental, relativos a la sanción de Solo y la reacción que tuvo ésta al conocerla.

En el vídeo, visiblemente nerviosa, Solo se enfrenta a quienes le comunican la sanción acompañada por su marido, el exjugador de la NFL Jerramy Stevens. «¡Seis meses de suspensión!... Sin paga, contrato terminado, efectivo inmediatamente...» relata sin apenas poder creerlo.

Recostada contra el respaldo de una silla, levanta la voz: «¡Diecisiete malditos años y se acabó!». Justo después, la mediática jugadora se derrumba y rompe a llorar.