Los jugadores del filial del Mallorca, desolados tras su eliminación
Los jugadores del filial del Mallorca, desolados tras su eliminación
Fútbol

La crueldad de los playoffs de ascenso

La segunda eliminatoria que se cerraba este fin de semana dejaba imágenes impactantes en el fútbol modesto

Actualizado:

Mientras los aficionados de todo el mundo miran con impaciencia hacia Rusia porque el próximo jueves comenzará la Copa del Mundo, los amantes del fútbol modesto todavía mantienen los ojos puestos en los apasionantes playoffs de ascenso desde Segunda B y Tercera división. Una emocionante carrera por ascender que este fin de semana cerraba la segunda ronda, en la que, como es habitual en esta competición, varios equipos mostraban su euforia por la clasificación para la siguiente ronda. Otros, sin embargo, dejaban imágenes dramáticas que reflejan la dureza de esta liguilla de promoción.

El sábado, los jugadores del filial del Mallorca, que llevaban su eliminatoria a la prórroga después de igualar la ventaja conseguida por el Atlético Sanluqueño en la ida (1-0), dejaban una impactante imagen que está siendo muy comentada entre los aficionados. Cuando el árbitro decretaba el pitido final y ya consumada su eliminación, los componentes del equipo balear se desplomaban sobre la hierba, tremenda decepción que contrastaba con la desbordante alegría del conjunto gaditano. Sin embargo, resultaba impactante una instantánea en la que un futbolista sanluqueño, rodeado de rivales desconsolados, mantenía la frialdad y por respeto a sus oponentes no celebraba la clasificación. Un bonito gesto de deportividad en el playoff de ascenso a Segunda B.

También resultaba dramático el desenlace de otra eliminatoria de ascenso a Segunda B con otro filial como protagonista, en este caso el del Almería. Los andaluces recibían a la Arandina después de un empate sin goles en el encuentro de ida. Con 2-2 en el tiempo de prolongación del segundo acto, un resultado que clasificaba a los burgaleses, el árbitro señalaba un córner muy protestado a favor de los almerienses. Sin tiempo para más, Batalla, guardameta local, subía al remate y, tras un barullo en el área, mandaba el balón a la red provocando el delirio de su afición. Mientras unos futbolistas de la Arandina se llevaban las manos a la cabeza, otros se desplomaban sobre la hierba al ver escapar la clasificación en el último segundo después de una larga y dura temporada.

Este lunes se celebrará en la RFEF el sorteo de la tercera y definitiva eliminatoria de ascenso a Segunda B y Tercera división.