Cristiano es el culpable del liderato
Higuaín, autor del 1-1 en Sevilla, felicita a Ronaldo, que anotó el 1-2 y el 2-3 para dar el triunfo al líder - REUTERS
REAL MADRID

Cristiano es el culpable del liderato

Ha decidido los últimos 15 puntos del Madrid en la Liga, con ocho goles, y marcó el importante tanto del empate en Moscú

madrid Actualizado:

Muchos le criticaban el año pasado porque marcaba goles que no sentenciaban puntos. Sus enemigos, que los tiene, subrayaban que el título de máximo rematador del campeonato, con 40 tantos, era un brindis al sol. Ahora, esos amantes genuflexos de Messi están calladitos. Cristiano Ronaldo les sigue cayendo mal, pero ya no dicen que el portugués no decide. Sus 32 dianas, camino de mejorar su plusmarca de 40 en la Liga, les han silenciado. Porque CR7 anota goles que dan un título.

El luso es la clave del liderazgo del Real Madrid. Ha decidido los últimos quince puntos sumados por el conjunto blanco. Y fue el autor del magnífico acierto en el empate de Moscú (1-1), en un terreno impracticable. De hecho, el artillero firmó el 0-1 y el CSKA consiguió la igualada, injustamente, al final.

El Madrid tiene, es verdad, excesiva dependencia de CR32. Las últimas cinco jornadas del líder las ha ganado él. Comenzó el 12 de febrero, con el 4-2 frente al Levante. El cuadro valenciano se adelantó en el marcador y el Bota de Oro se encargó de dar la vuelta a la situación y rubricar tres tantos consecutivos, el tercero de ellos en un disparo a la brasileña que apasionó al planeta.

Siete días después, ante el Racing (4-0), el ariete abrió el cerrojo cántabro con el 1-0. El siguiente objetivo, la visita a Vallecas (0-1), escenificó de manera dramática la importancia del portugués en el éxito del equipo de Mourinho. El Madrid jugó mal en un campo tan estrecho y la figura del plantel solventó el problema con un taconazo que también dio la vuelta mediática al mundo. Fue la única ocasión del Real ante el Rayo.

Contra el Español (5-0), el conjunto catalán aguantó el empate inicial hasta que el Pichichi superó el muro de Pochettino. Y el Betis de Pepe Mel ha sido el último sacrificado del madeirense. Los verdiblancos no merecieron perder y el Filho do Funchal acabó con los méritos locales. Cristiano anotó dos veces, el 1-2 y el 2-3, en dos reacciones de campeón cuando más lo necesitaban sus compañeros. El estilete se encontraba donde debía estar para disparar en el momento justo. Ocho aciertos en cinco encuentros de Liga. Nueve tantos, incluido el de Moscú, en seis duelos fundamentales. Ronaldo es el verdadero culpable de que el Barcelona no se haya acercado al líder.