Schuster, con la camiseta del Atlético, consolando a Míchel, tras perder la final de Copa de 1992
Schuster, con la camiseta del Atlético, consolando a Míchel, tras perder la final de Copa de 1992 - ABC
La Liga

Las cinco deslealtades más sonadas de futbolistas del Real Madrid y del Atlético

La llegada de Morata al club rojiblanco sería la última de una lista con trasvases muy polémicos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El posible fichaje de Morata por el Atlético de Madrid no sería una novedad. A lo largo de la historia, han sido una veintena de futbolista los que han vestido la camiseta y la rojiblanca y antes la del Real Madrid, o viceversa. En el caso del hoy ariete del Chelsea, este camino ya le es conocido. Antes de recalar en la Fábrica estuvo en la cantera del Atlético, y su familia tiene sentimientos colchoneros, por lo que volver a la casilla de salida no sería un trauma para el delantero madrileño, aunque él haya repetido en muchas ocasiones que se siente madridista. Es ahí donde nace la poca simpatía del aficionado del Atlético con Morata. Una historia que tuvo cinco nombres propios ante del de Álvaro.

Thibout Courtois

El último, hasta que se haga oficial lo de Morata, y polémico, ha sido el portero belga, fichado el pasado verano por el Real Madrid. Antes, entre 2011 y 2014 defendió el marco colchonero y lo hizo con éxito, levantando una Copa, una Liga y una Europa League. Entre ambos equipos fue portero del Chelsea.

Bernd Schuster

Entre 1988 y 1990 fue futbolista blanco, pero se enfadó con Ramón Mendoza y acabó yéndose al Manzanares, donde estuvo tres años, hasta 1993. Dejó para la historia una efusiva celebración en el Santiago Bernabéu, con gestos y miradas al palco, tras meter un gol en la final de Copa de 1992 que ganó el equipo rojiblanco al Real Madrid (0-2).

Hugo Sánchez

Otro polémico trasvase. El delantero mexicano jugó de rojiblanco entre 1981 y 1985, anotando 54 goles en 11 partidos. Luego, con la connivencia de Gil, acabó fichando por el Real Madrid, club en el que marcó una época hasta 1992. Su plaza en el Wanda Metropolitano es utilizada como vertedero, pisoteada, cagada, meada y escupida por los aficionados colchoneros, que nunca le perdonaron su fichaje por el club de Concha Espina.

José Antonio Reyes

Criado en la cantera del Sevilla, su precoz talento lo capttó Wenger para el Arsenal, pero con el paso de los años fue perdiendo importancia en los gunners y el Madrid lo trajo cedido en el la temporada 2006-2007, siendo decisivo con un gol en la última jornada ante el Mallorca que valió aquella Liga. Ese verano, tras la marcha de Capello y la llegada de Schuster, Reyes se quedó sin hueco en el Madrid y acabó en el Atlético, aunque no lo tuvo fácil. El día de su presentación fue recibido con pitos e insultos y aunque cuajó buenos partidos nunca pudo quitarse la etiqueta de madridista que tanto enciende el fervor del hincha colchonero.

Santiago Solari

Estuvo en el Atlético en la temporada del descenso (1999-2000), pero se bajó del barco y se fue al club vecino, donde jugó cinco temporadas junto al Madrid de los galácticos, ganando dos Ligas y una Champions, entre otros títulos.