Lopetegui, con el Sevilla
Lopetegui, con el Sevilla - AFP
Fútbol

Cinco historias del fútbol europeo de las que estar pendiente este fin de semana

La lucha entre Liverpool y City, la revancha para Lopetegui frente a un Madrid herido o el derbi entre Inter y Milan centran la atención de la pelota en las grandes ligas

Actualizado:

1. El líder Lopetegui recibe a un Real Madrid grogui (domingo, 21.00 h). No sabe ya ni por dónde le vienen los blancos, sumidos en una vorágine de ofuscación que alimentan los resultados y el juego, está por descubrir en qué orden y cuál es consecuencia de la otra. Y eso que el 3-0 con el que enfiló el descanso en el partido de la jornada pasada frente al Levante sugería que las cosas podían empezar a coger otro tono. El segundo tiempo dejó claro que no, que ni una renta semejante en el Bernabéu y ante un rival de otra esfera como el Levante era suficiente pluma con la que formar un colchón de garantías para el elenco que dirige Zidane. Algo similar a lo que sufrió Lopetegui en su efímero paso por Concha Espina. Qué distinto luce ahora el panorama para el técnico del Sevilla, en cabeza de la Liga cuando se han disputado cinco jornadas, con sólo un gol en contra y con una idea de juego sobradamente absorbida tratándose del mes de septiembre. Para redondear el asunto, los hispalenses vencieron el jueves al Qarabag (0-3) en el siempre incómodo viaje a Bakú, con un once repleto de novedades que permitirá a los habituales llegar con las piernas oxigenadas al envite frente al conjunto capitalino.

2. El Chelsea de Lampard, a por la racha del Liverpool (domingo, 17.30 h). Cinco triunfos en cincos tardes de Premier League acumula ya el Liverpool. Cinco son también los puntos que le saca en apenas un apretón al Manchester City, el que tiene toda la pinta de ser, otra vez, el otro gran animador del campeonato. Buena parte de las esperanzas de Guardiola esta jornada estarán puestas en el buen hacer del jovial Chelsea de Frank Lampard. Los blues llegan ciertamente tocados después de ceder en casa ante un Valencia de entreguerras, aunque si se olvidan de lo que dejó la Champions están bien cerca los cinco goles que le endosaron al Wolverhampton, todos marca del trío de canteranos que está marcando el ritmo del equipo en este inicio de temporada: Abraham, Mount y Tomori. Un triunfo sobre el gran ogro de lo que va de curso validaría en buena medida las credenciales de este Chelsea, escaldado en la primera jornada frente al Manchester United (4-0) y falto aún de un golpe de autoridad frente a un rival de altura. Y en estos momentos, por más que venga herido tras su derrota en Nápoles, pocos vuelan más alto que los pupilos de Klopp.

Lampard y Abraham, tras el partido ante los Wolves
Lampard y Abraham, tras el partido ante los Wolves - AFP

3. Una patata caliente entre Quique Sánchez Flores y Pep Guardiola (sábado, 16.00 h). Le ha caído al técnico madrileño un marrón de cuidado: Sin ganar ninguno de los cuatro primeros partidos de la Premier, Javi Gracia fue despedido y dejó una silla en llamas a Sánchez Flores, viejo conocido en Vicarage Road. La pasada jornada, la del (re)debut, rascó un valioso empate frente al Arsenal, si bien es cierto que comenzó perdiendo 0-2 con dos goles concedidos con excesiva facilidad si se trata de un equipo cuyo objetivo, lejos de eludir el descenso, pasaba por rondar la primera mitad de la clasificación. Pero ahora todo se reduce al presente más inmediato, y por ahí pasa el Manchester City, atosigado por motivos distintos pero con igual premura, demasiado lejos del Liverpool para tratarse de la jornada seis, impensable especialmente por haber cedido los tres puntos en Carrow Road. Todo lo que sea no perder será un éxito apoteósico para los Hornets, gasolina extra para afrontar los tres duelos cruciales en los que se decidirá buena parte de su destino (y del de QSF): Swansea, Wolves y Sheffield.

4. Milan busca a su referencia (sábado, 20.45 h). Lo normal en un Derbi della Madonnina sería hablar de que no hay favoritos, que en estos partidos poco importan las inercias y que son choques destinados a cambiar el rumbo de las temporadas. Y todo es, al menos en parte, cierto. Llega pronto el primer Milan-Inter del curso, y de improvisto coge a los neroazurros con nueve puntos de nueve posibles, tres más que sus vecinos lombardos. Antonio Conte ha caído de pie en el Giuseppe Meazza, firme en sus ideales y agarrado a un Sensi estelar que, de no ser por el tropiezo frente al Slavia de Praga en la primera jornada de la Champions, tendría las campanas a todo tronar en el sector de Milán con gusto por el negro y el azul. No termina de carburar el conjunto rossoneri, todavía pendiente de una aparición adanista que sople de golpe las dudas que desde hace demasiados años vienen azotando la confianza de la hinchada de San Siro. Giampaolo empieza ya a ser discutido, más aún cuando en los despachos de Milanello se atiende al buen nivel que rivales directos como la Roma o la Fiorentina vienen mostrando, sin tiempo para florituras cuando el año apenas arranca, ciclotimia en estado puro en un club que la abraza ya por gusto. Los dos últimos derbis ligueros cayeron del lado interista, 1-0 y 2-3.

Sensi celebra su gol frente al Udinese
Sensi celebra su gol frente al Udinese - REUTERS

5. El liderazgo de Neymar, a debate en Lyon (domingo, 21.00 h). Una chilena impresionante que dio la victoria al PSG en las postrimerías del partido frente al Estrasburgo reubicó de inmediato a Neymar al frente del escuadrón estelar que es, un año más, el equipo de Tuchel. Quedaron atrás, en lo que dura un brinco, las dudas respecto a si el brasileño seguía siendo la referencia del proyecto catarí en París, por más lesiones y rumores de fichajes peliculeros que vinieran poblando las escena en los últimos meses. El de Mogi das Cruzes es, hasta que Mbappé dicte lo contrario, el cabeza de cartel de un conjunto que se ya se sabe más que capaz de rayar a un nivel notabilísimo sin el '10', el pecho a reventar después de batir con suficiencia al Real Madrid en el Parque de los Príncipes (3-0) sin su tripleta atacante titular. Le toca ahora visitar uno de los feudos más complicados del campeonato francés, el que defiende el Olympique de Lyon. Cuatro partidos consecutivos sin ganar, tres en Ligue 1 y el de Liga de Campeones del martes frente al Zenit (1-1), acumulan los chicos de Sylvinho en su primera aventura en solitario en los banquillos. Una campanada ante los parisinos devolvería la ilusión perdida en los últimos días en el Parc OL, donde el fenomenal comienzo de temporada de Dembélé, Depay o Thiago Mendes sugiere que la pizarra del exlateral de Celta o Barcelona tiene margen para soñar.