Cerezo: «La situación es crítica, pero no tengo miedo»

«El equipo no está destrozado, es un problema psíquico»

TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Atlético juega esta noche en Chipre con el reto de vencer al Apoel y disputar la Liga Europa, mientras la cabeza de los jugadores no puede desmarcarse de la mala clasificación en el campeonato español. Enrique Cerezo analiza la crisis ante ABC. No teme que se repita la debacle del año 2000.

«Indiscutiblemente la situación es crítica, pero no tengo ningún miedo. No somos miedosos ni cobardes. Este equipo es bueno, se ha clasificado para la Liga de Campeones y no se encuentra ni destrozado ni roto. Vive una mala racha que nunca habíamos sufrido antes. No es un problema físico de los jugadores, sino psíquico. A los futbolistas hay que devolverles la confianza, porque son ellos los que deben salir de la crisis».

El presidente tiene un diagnóstico claro: «No es cuestión de entrenador. Tengo toda la confianza en Quique. Ahora no hay que pensar en entrar en los puestos europeos al final del campeonato, sino centrarnos en los tres próximos partidos. Es clave vencer al Apoel, al Español y al Xerez. No importa cómo. El objetivo es conseguirlo, no pensar más allá. Luego, ya veremos. Si logramos la victoria en estos encuentros después podemos superar cualquier meta».

Señalamos al máximo responsable de la entidad que los seguidores viven asustados. Recuerdan lo sucedido en el año 2000: «Estos jugadores son los mismos que llevaron al club a la «Champions». Ahora hay que arroparles».

Que la afición hable al final

Cerezo solicita el apoyo de los incondicionales del club. «Al aficionado le digo que esté tranquilo, como lo estoy yo. Y le pido que lo que piense lo diga al final (de la temporada), no ahora». Un sector de los simpatizantes desea olvidarse del partido de hoy y centrarse en la Liga. Su dirigente no desea eliminarse de las copas continentales: «Vamos a intentar derrotar al Apoel. Tenemos que estar en la Liga Europa y después vencer al Español y al Xerez». Les lanza un mensaje: «Hay que hacer un fortín del Calderón».

El problema es que sus futbolistas acusan la tensión de saber que cada cita es una final: «Hay que hacerles ver que no son finales, sino que pasamos situaciones críticas. Es momento para apoyarles».