Un Centenario rojiblanco popular en oposición a los fastos del Madrid

TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN
Actualizado:

MADRID. La antítesis del Real Madrid hasta en el Centenario. El Atlético de Madrid pretende demostrar también que es el polo opuesto de su eterno rival en la celebración de los cien años de historia. Un segundo después de finalizar el cumpleaños madridista comenzó el rojiblanco y Jesús Gil ha planificado unos actos que nada tendrán que ver con los organizados por la Junta directiva de Florentino Pérez.

Dicen los dirigentes rojiblancos que los festejos blancos «han cansado a toda España» y su objetivo es realizar unas conmemoraciones populares, sin dispendios, con el talante del «doblete» de 1996 por bandera y con actuaciones que supondran jornadas de alegría para sus seguidores sin ánimo de hastiar a los aficionados de otros clubes.

El club ha diseñado un logotipo que será el estandarte de todos los acontecimientos del año y el equipo vestirá una camiseta conmemorativa que lucirá los dos años que centran el argumento histórico: 1903 y 2003. Se ha encargado a Joaquín Sabina, rojiblanco de corazón, la creación de una canción que defina estos momentos felices después de cien años de vida.

El Centenario, que soplará sus velas oficialmente el 26 de abril de 1903, coincidirá en esa fecha con la visita liguera del Osasuna, cita deportiva e histórica que concentrará un momento culminante de esta fiesta de los cien años, con una serie de celebraciones.

Los veteranos del club serán un capítulo importante a lo largo de 2003. Los ex profesionales de la entidad recibirán un merecido reconocimiento y está programado un partido de antiguas glorias que enfrentará al Atlético -con San Román a la cabeza- y a los futbolistas de aquella Brasil que triunfó en el Mundial de España 82.

Dos conciertos serán otros puntos clave de este hito histórico. Uno tendrá como protagonistas a los Rolling Stones. El otro lo encabezarán rojiblancos reconocidos como Rosendo y el mencionado Joaquín Sabina.

Comienza bajo una situación atípica

La afición es el objetivo de este Centenario. No habrá excesos económicos. La casa no está para tirarse por la ventana. La fiesta nace bajo condiciones extrañas, con el club intervenido y la ansiedad de conocer el fallo judicial sobre la conversión en sociedad anónima. Esta realidad invoca un compás de espera de una entidad que nació en abril de 1903, cuando estudiantes vascos y madrileños formaron un equipo al que denominaron Athletic de Madrid, en estrecha relación con el Athletic de Bilbao, del que copiaron sus estatutos. La primera cuota para los socios era dos pesetas y cincuenta céntimos, que ascendió a veinticinco al cabo de un mes. La sede del club estaba en el número 27 de la calle Fuencarral.

Enrique Allende fue el primer presidente de un club que viviría etapas inolvidables en los años cuarenta, como Atlético Aviación, y en los cincuenta, con Carlsson y Ben Barek. La Recopa conquistada en 1962 fue el preludio de Vicente Calderón, el presidente que modernizó el club y acumuló más títulos. La Copa Intercontinental ganada en 1974 trazó el ecuador de unos años 60 y 70 que consolidaron al equipo entre los grandes. La muerte de Calderón, en 1987, dio paso al presidente actual, Jesús Gil.