Barcelona-Betis

La celebración de Griezmann emulando a LeBron James

El delantero tenía preparado confeti para festejar un tanto a la manera en que el jugador de la NBA solía concentrarse antes de los partidos

Actualizado:

Algo se olía Antoine Griezmann para tener preparada la parafernalia que había tramado de cara a este Barcelona-Betis. El francés, que ya había marcado el gol del empate después de que Fekir pusiese por delante a los andaluces, se desquitó con un fantástico disparo desde fuera del área para hacer el 2-1 y, con él, llegó su cara más desatada.

Corrió el galo a la esquina y recogió un bote lleno de confeti azulgrana que un recogepelotas le tenía preparado. Lo acunó entre sus manos, lo lanzó al aire y se plantó en una pose similar a la que LeBron James practicaba al inicio de cada partido, con la salvedad de que el baloncestista lo hacía con magnesio.

Le costó soltarse la presión a Griezmann después de un verano intrincado por su traspaso, tira que tira entre Atlético y Barcelona en los despachos. El precio, 120 millones, suponía un par de ladrillos más en su espalda, ya bien cargada de presión después de los vaivenes del año pasado, cuando los catalanes ya habían tenido muy cerca su fichaje.

Griezmann, que ya golea de azulgrana, empieza a ser el Griezmann de siempre. Para eso lo fichó el Barcelona, aunque habrá que esperar a que Messi ordene la casa a su gusto.