Vídeo: Atlas

Cataluña-VenezuelaPiqué manda callar a los que gritaban «puta España»

«Les he mandado callar porque hay que predicar con el ejemplo. Es intolerable la falta de respeto»

Actualizado:

El amistoso entre los equipos de Cataluña y Venezuela en el estadio de Montilivi de Girona dejó una llamativa imagen protagonizada por el capitán de los locales. Gerard Piqué, que fue uno de los mejores durante los cincuenta minutos que permaneció sobre el terreno de juego, afeó a una parte de la afición sus gritos en contra de España.

El futbolista del Barcelona negó con la mano en dirección a la grada cuando escuchó gritos de «Puta España». Un gesto que explicó después del partido: «Les he mandado callar porque hay que predicar con el ejemplo. Es intolerable la falta de respeto. No hay que faltar al respeto».

Piqué fue uno de los jugadores más destacados de su equipo e incluso pudo marcar en un lanzamiento de falta directo que estrelló en el larguero.

«Tenemos una selección joven, que la toca bien, ellos son buen equipo, pero hemos jugado bien. Estoy muy contento por la fiesta de hoy. Lo tenemos que hacer más veces. Hacía más de dos años que no jugábamos. Ha sido la fiesta del fútbol catalán. La gente participa y se lo pasa bien. Es un gran día», declaró sobre el partido.

Acerca de las ausencias de jugadores importantes que no pudieron acudir al partido por los compromisos con sus respectivos clubes Piqué se mostró muy comprensivo: «Faltan Xavi, Cesc y muchos otros. Los equipos han decidido no arriesgar, lo entiendo perfectamente».

No se arrepiente de su adiós a España

También habló el catalán de su decisión de no acudir más a las convocatorias de la selección española: «La gente que no lo quiera entender no lo entenderá nunca. Tomé una decisión, quería irme a un semana al tomar el sol, desconectar. Quería estar Con mi familia. Y aquí vengo un día, un rato. Me lo paso bien, y mañana ya estoy con el equipo. Si hubiera seguido con España no hubiera venido».

«Hay muchos jugadores jóvenes y buenos. Que no esté yo no quiere decir que no haya gente de calidad: están Íñigo Martínez, Sergi Gómez, Mario Hermoso... Hay mucho nivel y necesitan minutos y que se sientan con confianza. La decisión está tomada. No me arrepiento, necesito desconectar. Y eso me da la vida. Las piernas funcionan por este descanso», agregó.