Ernesto Valverde atiende a los medios de comunicación
Ernesto Valverde atiende a los medios de comunicación - EFE
Fútbol

El castigo de Valverde tras la debacle de Liverpool

«Me siento como en La gran evasión, me acaban de coger y estoy en la celda de castigo, pero también me siento respaldado»

BarcelonaActualizado:

Ernesto Valverde aprovechó la comparecencia previa al partido ante el Getafe para repasar todas las cuestiones de actualidad tras la debacle provocada por la eliminación ante el Liverpool. El técnico no eludió ninguna pregunta, defendió a sus jugadores y aseguró que se siente respaldado por el presidente para seguir. La primera pregunta sobre el Getafe le sirvió para reconocer el mal momento anímico que están atravesando. Y a partir de ahí valoró todos los nombres propios que le pusieron sobre la mesa. «El Getafe juega como el Valencia, y se lo está jugando todo, además, con el Valencia. Puede ser una piedra de toque para ver cómo nos va en este partido. Pero hay que dar un paso adelante. Venimos de una semana durísima, y lo más importante es que demos un paso al frente. Sé que ha sido un palo duro para la afición, para los jugadores. Para todos nosotros. Lo mejor es enfrentarte a un rival para mostrar tu carácter y resarcirte», apunto. Y se refirió al choque en Anfield: «No he visto el partido, pero lo tengo claro. Siempre lo analizas, cómo fue el inicio... Estuvimos como para poder marcar. Sabíamos que ellos iban a salir a marcar, y lo hicieron pero nos resarcimos. Pero los goles tan seguidos nos tiraron en la lona. Y luego el cuarto... Te meten cuatro y los análisis se quedan en un segundo plano, se caen hacia el lado malo».

A partir de aquí se le cuestionó sobre su futuro y el de varios jugadores que quedaron señalados. «Me siento con fuerza, estoy bien. Con ganas de dar un paso al frente. No voy a esconderme debajo de una piedra», aseguró, aunque reconoció que «estamos tocados, no lo voy a negar. Tenemos esa responsabilidad con nosotros y con nuestra afición. Podemos perder una eliminatoria, el problema es cómo la hemos perdido. No estuvimos bien en el segundo tiempo. Ha sido doloroso. No queda otra que mirar hacia delante. Hay que dar un paso al frente. Parece que las piernas pesan más. Pero no hay otra manera que superar lo que se nos ponga por delante». Valverde aseguró que se siente respaldado y con fuerzas para seguir: «He hablado con el presidente y siempre me he sentido respaldado. Ante un golpe así todo se tambalea, ya sabemos lo que es este espectáculo. Si paso algo así hay que romperlo todo y quemarlo todo, pero luego hay que ponerlo todo en su sitio». El técnico desvelo que el jueves mantuvo una conversación con Josep Maria Bartomeu: «Me ha transmitido su apoyo absoluto».

Valverde fue muy gráfico al explicar sus sensaciones cuando quiso transmitir cuál era su estado de ánimo: «Me siento como en La gran evasión. Me acaban de coger y estoy en la celda de castigo. Tengo ganas de jugar el partido de mañana». A pesar de ello quiso defender a sus futbolistas, como Coutinho, al que se le cuestiona un bajo rendimiento: «No nos precipitemos, no ha acabado la temporada. Nos falta un partido que es un título. Íbamos a por el triplete, hemos llegado a mayo con opciones. Nos hemos caído de forma aparatosa. Esperamos que Coutinho nos ayude a ganar». Y abordó la decisión de Luis Suárez de operarse antes de disputar la Copa del Rey: « No soy médico. Está jugando mermado desde hace tiempo, pero tiene el carácter de ir hacia delante. Si se tiene que operar, se tiene que operar». También se le inquirió por Rakitic, que se marchó a la Feria de Sevilla al día siguiente de ser eliminados en Liverpool: «He hablado con él, él ha querido hablar conmigo. Lo único que puedo decir es que es un profesional increíble. Él explicó que fue a ver a su mujer e hijas. Salió a la calle y alguien se hizo una fotografía con él. Hay que salir a la calle y asumir la situación. No se puede dudar de la profesionalidad de él».

Este domingo les espera un plebiscito en el Camp Nou, que expresará su estado de ánimo: La afición se puede manifestar como crea conveniente. Pero creo que cada vez que hay un batacazo así hay una oportunidad para todos. Todos estamos afectados por el palo gordo, pero es el último día en nuestro estadio y considero que es una oportunidad para intentar ayudar al equipo y para levantarlo. Y no hacer lo que esperan nuestros enemigos: que nos peguemos más entre nosotros». Por último se refirió al envejecimiento de la plantilla, que cuenta con muchos jugadores en la treintena: «No sé hasta cuándo tienen facultades. Leo es un portento de la naturaleza, pero no sabemos. Lo que está claro es que a partir de los treinta empiezas a descontar años de vida deportiva».