Dioni Villalba, delantero del Fuenlabrada y Pichichi del Grupo I de Segunda B
Dioni Villalba, delantero del Fuenlabrada y Pichichi del Grupo I de Segunda B
Segunda B

Las botas mágicas de Dioni, autor de un repóker goleador con el Fuenlabrada

El delantero del conjunto madrileño vivió el partido soñado el mismo día que decidió cambiar de calzado

Actualizado:

Dioni Villalba (Málaga, 21 de diciembre de 1989) es un delantero con nombre en Segunda división B porque en esa categoría ha militado en clubes históricos como el Cádiz, el Oviedo y el Racing de Santander. Desde este domingo es mucho más reconocido porque vivió su mañana más especial en el fútbol de bronce al conseguir con el Fuenlabrada un registro al alcance de muy pocos. El andaluz marcó cinco goles en el duelo de Liga ante el Coruxo (7-0), una cifra que jamás había logrado a lo largo de su carrera. El «bisho», como es conocido por sus compañeros en el vestuario, se convertió en el nuevo Pichichi del Grupo I (12 tantos) el mismo día que estrenó botas. Una coincidencia que despertó numerosas bromas de sus compañeros al término del duelo.

Dioni ha recorrido miles de kilómetros en el fútbol más modesto desde que debutara en Segunda B, en la temporada 2009-10, con el conjunto murciano del Caravaca, en el que comenzó a demostrar su facilidad goleadora al firmar once tantos cuando contaba con solo 20 años. Siempre ha dejado huella por los estadios por los que ha desfilado, aunque en ninguno ha conseguido echar raíces. Lo que no ha perdido con el paso de los años es su acento andaluz con el que bromean sus compañeros. «No es el bicho, es el "bisho"», explica uno de ellos a ABC. «Además de buen jugador es muy majete».

Su explosión en el conjunto murciano despertó la atención del Deportivo de La Coruña, por el que firmó y llegó a debutar en Primera en un duelo ante el Villarreal. Aquel prometedor futuro no tuvo continuidad y solo llegó a disputar cuatro partidos en la élite, todos ellos con Lotina como entrenador. Tras la experiencia gallega, la Segunda B llamó de nuevo a su puerta, aunque también ha conocido la categoría de plata con el Hércules. Cádiz, Leganés Oviedo y Racing de Santander fueron sus equipos de bronce antes de aterrizar, en 2016, en el Fuenlabrada, con el que el pasado curso celebró 24 tantos y con el que este curso ansía conseguir el ascenso. [ Kiriko y otras curiosidades del Fuenlabrada]

Este domingo, Dioni vivió un día especial con los madrileños y único a lo largo de su carrera. Jamás había firmado un repóker goleador y por fin pudo conocer la sensación que produce en la visita del Coruxo (7-0), un rival que jugó con diez desde el minuto tres por una expulsión. Marcar cinco goles en un partido, aunque sea ante en rival en inferioridad nunca es fácil, y tampoco para este delantero. Un atacante de 28 años que siempre se ha regido por la misma filosofía: pasárselo bien jugando al fútbol. Y eso es precisamente lo que está haciendo este año en el Fuenlabrada, con el que hace muy poco, en la eliminatoria de Copa en la que su equipo lograba arañar un histórico empate ante el Real Madrid, veía cumplido su sueño de pisar el Santiago Bernabéu.

En sus once temporadas como profesional, Dioni, un jugador que destaca por sus movimientos de anticipación, su velocidad y su instinto en el área, solo había conseguido dos tripletes, uno contra el Águilas, en la campaña de su estreno con el Caravaca, y otro con el Leganés frente al Guijuelo salmantino en el curso 2012-13. Este domingo se soltó y en noventa minutos marcó cinco tantos después de tres encuentros de sequía. El estreno de sus nuevas botas, cuidadas con mimo por Baba Sulé, un mito en el vestuario del Fuenlabrada, resultó mágico ante el Coruxo. Un éxito que no le hizo perder la humildad: «Estoy contentísimo. Llevaba tres jornadas sin marcar y este tipo de partidos no se dan siempre. Más allá de los cinco goles destaco la victoria, que nos permite mantener la ventaja de cinco puntos con el segundo», afirmó tras el partido.

Ahora Dioni, como todo el Fuenlabrada, tiene como objetivo lograr la clasificación para los playoff de ascenso, en los que el conjunto madrileño fue eliminado el pasado curso por el Villanovense.