Del Bosque: «Veo bien a Villa, no hay ningún problema»

I. T. | BLOEMFONTEIN
Actualizado:

«No hay problemas con Villa ni con ninguno. Le veo bien. Cada uno puede estar preocupado en su fuero interno pero la relación con los demás es correcta. Este grupo es envidiable». Del Bosque trató de echar un cable al todavía delantero del Valencia en víspera del choque ante Irak.

Al menos ante la prensa, empero, el asturiano está desconocido, huidizo. Aparece siempre con los cascos puestos y evita hacer declaraciones. Desde el Madrid le lanzan mensajes para que salga a la palestra y muestre su deseo de recalar en Chamartín, pero Villa guarda un prudente silencio desde que acabó el amistoso ante Azerbaiyán.

Habló en Bakú de sus tres goles pero ya en el aeropuerto, antes de volar a Suráfrica, decidió callar. Por si se interpreta como un signo, ni siquiera atiende a un niño que se le acerca a los aledaños del hotel de concentración de Bloemfontein para que le firme una camiseta del Barça. Tampoco apreció como sus compañeros los bailes populares con los que recibieron a la selección en la «ciudad de las rosas». Se quedó en un segundo plano.

«Optimismo exagerado»

Además de referirse a Villa, Del Bosque pidió cordura cuando se le preguntó si los integrantes de esta selección pueden convertirse en los nuevos «galácticos». «Antes el pesimismo se apoderaba del entorno y ahora hay un optimismo exagerado. Hay que ser sensatos». En esta línea, aseguró que estos jugadores poseen una «buena formación» que les permite «tener los pies e el suelo» y llevar su condición de favorito con normalidad.

El técnico parece haber concienciado a sus futbolistas de las dificultades que, a su juicio, opondrán los iraquiés. «No será igual que ante Nueva Zelanda», subrayó Marchena. «Jugaran muy juntos, con solidaridad y espíritu de grupo. La clave es salir con la misma determinación que en el primer partido», añadió Xabi Alonso. Además, el donostiarra destacó el mérito de esta selección, su «instinto de supervivencia» y «capacidad para abstraerse» de las difíciles condiciones por las que atraviesa desde hace años su país.