Betis-SevillaFiesta en la grada del Villamarín

El derbi sevillano femenino rompe todos los récords de asistencia con fiesta de público y ambiente en el estadio del Betis

Actualizado:

El Sevilla-Betis de LaLiga Santander ha tenido la mejor carta de presentación posible con el otro gran derbi, el que ha enfrentado al Real Betis Féminas y al Sevilla FC en el Benito Villamarín, un ejemplo de convivencia y que se ha desarrollado en medio de un gran ambiente ante casi 24.000 espectadores.

Esta cifra de aficionados, en la antesala del derbi sevillano de esta noche en el otro extremo de la capital andaluza, el Ramón Sánchez Pizjuán, representa un nuevo hito y un nuevo paso en el crecimiento de la Primera División femenina.

El encuentro, saldado con empate (1-1), ha reunido a los presidentes de ambos clubes, Ángel Haro y José Castro, quienes no sólo han compartido el palco, sino que al término del choque se han ido juntos a cumplir con el almuerzo oficial previo al duelo de este Sábado de Pasión en el estadio del barrio de Nervión.

El Betis Féminas-Sevilla, correspondiente a la vigésima séptima jornada de la Liga Iberdrola, ha congregado en Heliópolis a 23.812 personas, que es la quinta mejor marca de la historia del balompié femenino español en cuanto a partidos entre clubes.

El récord continúa en poder del Atlético de Madrid-Barcelona jugado el pasado 17 de marzo en el Wanda Metropolitano, con 60.739 espectadores, y le siguen el Athletic-Atlético de esta misma temporada en la Copa de la Reina, el 30 de enero en San Mamés (48.121); un Athletic-Híspalis, que data del 27 de abril de 2003 (35.000); y un Athletic-Barcelona, el 5 de mayo de 2013 (26.000).

Este Betis Féminas-Sevilla ha conseguido sobrepasar los 22.202 espectadores que tuvo un Atlético de Madrid-Madrid CFF jugado en el Vicente Calderón el 17 de marzo de 2008; los 21.500 que vieron el Real Sociedad-Athletic en Anoeta el 13 de mayo de 2018; los 21.234 que repitieron en ese mismo derbi el pasado 10 de febrero; los 20.198 de un Levante-Valencia en Orriols el 9 de diciembre de 2018; o los 20.000 de un Athletic-Puebla del 31 de marzo de 2003.

El duelo de máxima rivalidad sevillana, el cuarto en Primera División, ha congregado a un altísimo porcentaje de público femenino entre la inmensa mayoría de afición local y varios centenares de seguidores sevillistas.

La tónica general, además, ha sido la ausencia de incidentes y estampas como componentes de una misma familia con hijos de cada uno de los dos equipos paseando sin problemas de camino al estadio e inmortalizando el histórico día con las correspondientes fotografías.

Dentro del Villamarín, el único lunar ha sido el intercambio de cánticos ofensivos entre una pequeña parte de la afición que ejercía de local y otra parte del sector de hinchas visitantes, hasta el punto de que el Betis ha solicitado dos veces por la megafonía que no se profiriesen esos gritos.

En el capítulo deportivo, el Betis Féminas se adelantó con un buen gol de una de sus jugadoras más emblemáticas, Bea Parra, tras una magnífica jugada de Virgy García (m. 27), mientras que el Sevilla empató con un extraordinario derechazo de la chilena Karen Araya (m.73).

El conjunto verdiblanco, que disputó el último cuarto de hora con una futbolista menos por la expulsión de Bea Parra, se mantiene quinto en la clasificación, en la que el Sevilla se aleja ya a cinco puntos de los puestos de descenso.

Este otro derbi, además, ha tenido una cara benéfica, ya que la recaudación será destinada por el Betis y su Fundación a la Asociación Andaluza contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA).