Así quedó el Ferrari de Éver Banega - efe
liga bbva

Banega había estrenado su Ferrari pocas horas antes de incendiarse

El argentino vuelve a protagonizar un incidente con un vehículo tras la lesión que sufrió en febrero al repostar gasolina

vicente fuster
valencia Actualizado:

Éver Banega no tiene ni pizca de suerte con los coches. El argentino protagonizó ayer un incidente con un automóvil de su propiedad, aunque en esta ocasión resultó ileso. El Ferrari del centrocampista se incendió en la entrada a la ciudad deportiva de Paterna. El futbolista, que había adquirido horas antes el coche, observó por el retrovisor que salían llamas del motor. Salió inmediatamente de su automóvil y se fue directo a las instalaciones de entrenamiento para avisar del incidente, desde donde telefoneó a emergencias. El fuego alcanzó parte del bosque y vegetación, aunque los bomberos y los cuerpos de policía lograron apagar el incendio. Los agentes tomaron declaración al futbolista para esclarecer los hechos.

Las principales causas que se contemplan son el calentamiento del motor o un cortocircuito que se originó en la parte trasera del coche. El futbolista adquirió el Ferrari la semana pasada: ayer lo recogió por la mañana, por lo que era el primer día que lo conducía. Una vez producido el desastre, el argentino se subió al coche de Diego Alves para que le acercarse a la ciudad deportiva de Paterna para pedir auxilio.

Pablo Hernández comentó la versión que Ever Banega dio a sus compañeros en la ciudad deportiva «Lo importante es que está a salvo», comentó. «No está teniendo suerte Banega últimamente con su coche», afirmó el extremo. La plantilla, que tenía que acudir al entrenamiento, observaba el humo que salía del incendio, debido a que no se podía acceder con los coches a las instalaciones. Por este percance, la sesión se demoró unos minutos, aunque luego se desarrolló con normalidad.

Sin suerte con los coches

No es el primer altercado que le ocurre al mediocentro con un coche suyo en los últimos meses. De hecho, Banega aún está convaleciente de la lesión de tibia y peroné que sufrió el pasado febrero. En aquel suceso, el jugador se disponía a repostar en una gasolinera de Paterna tras haber entrenado en solitario. Según explicó después, el futbolista no dejó el freno de mano de su Audi puesto. Al intentar parar el coche con su cuerpo, al argentino se le quedó atrapado el pie entre el bordillo y una rueda.

El modelo calcinado ayer es un Ferrari 360 Modena, fabricado entre los años 1999 y 2004. En caso de arder, este tipo de vehículos suelen quedar reducidos a un amasijo, como ocurrió con el ejemplar de Banega. Las altas temperaturas que soportan y el material del que está fabricada su carrocería (fibra), facilita que las llamas se propaguen con mayor rapidez.

En el año 2010 Ferrari se vio obligado a mandar a revisión más de 1.200 unidades del modelo 458 Italia por riesgo de incendio. La marca italiana realizó diversas investigaciones y se llegó a la conclusión de que el material adhesivo que servía para fijar un panel bajo los pasos de rueda traseros era el inconveniente.

No obstante, el Ferrari de Éver Banega no correspondía con este modelo. El argentino del Valencia conducía un 360 Modena valorado actualmente en entre 60.000 y 70.000 euros, y que se puede adquirir de segunda mano.