La Liga

Los árbitros dan la cara por el VAR y defienden su eficacia

Actualizado:

La última sesión de pruebas físicas de los árbitros en esta temporada sirvió para dos cosas: la primera, para homenajear a Undiano Mallenco, quien dirá adiós al arbitraje al final del curso por cuestiones de edad. La segunda, para que los colegiados, en un acto sin precedentes, salieran en masa a enfrentarse a los medios de comunicación para defender su trabajo. La llegada del VAR, lejos de servir para amainar polémicas arbitrales, parece haberlas reavivado .

La primera parte de la jornada en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, la más tierna, vio el homenaje a Undiano, quien se despide en junio tras 19 años en Primera División. El navarro fue vitoreado e incluso manteado por sus compañeros. Él no pudo evitar emocionarse. Antes, al igual que todos sus compañeros, había superado con éxito la última ronda de pruebas físicas a las que se someten de forma regular los árbitros y asistentes.

Después, al igual que un buen número de sus compañeros (Estrada Fernández, Mateu Lahoz, Martínez Munuera, Iglesias Villanueva...), pasó por la inusual zona mixta que se colocó junto al campo de entrenamiento. Todos ellos, unos con más beligerancia y otros con más mesura, pusieron en valor la utiización del VAR. Aunque reconocieron errores, creen que es mucho más lo que se ha ganado con el vídeoarbitraje. «El VAR ha venido para quedarse», dijo Undiano, uno de los más convencidos en el uso de la tecnología. «El resumen es claro. Hubo cincuenta errores que el año pasado se hubieran quedado ahí y que esta temporada se han subsanado. Que ha habido seis o siete errores, está claro, pero ojalá todos en nuestros trabajos tuviésemos cero errores. El VAR es la novedad más grande en toda la historia de este deporte. Es algo que tenemos asimilado porque es bueno para el fútbol».

Los árbitros respondieron a dos de las principales quejas que se hace desde los clubes al vídeoarbitraje. En primer lugar, niegan que acudan poco a ver el monitor para revisar las jugadas y aluden desconocimiento en este asunto. «Hay un protocolo establecido por FIFA para ver cuándo el árbitro debe acudir a ver el vídeo. Nosotros nos remitimos a ese protocolo», explica Martínez Munuera.

Además, niegan que exista corporativismo entre ellos y que desde la sala de vídeoarbitraje se intente corregir lo menos posible las decisiones de los árbitros de campo. Aquí, las palabras suenan a consigna: «El VAR solo entra en jugadas obvias, claras y manifiestas», repiten varios. «Lo que vosotros llamáis corporativismo nosotros le decimos compañerismo», cuenta Mateu Lahoz. «En cuanto haya interpretación, el VAR no puede entrar. En aquellas jugadas dudosas crearíamos mucha más polémica porque hay errores que no son claros y manifiestos por mucho que vosotros, o vuestros jefes, os digan que sí lo son», dice el valenciano, quien echa en falta más pedagogía en los medios de comunicación, y evita criticar a los dirigentes de los clubes que se quejan del vídeoarbitraje: «Si alguna vez un dirigente me pregunta le diré mi humilde opinión, pero bastante tengo yo como para decirle a los clubes lo que tienen que decir».

«Sabíamos que el VAR iba a generar polémica, sobre todo por el punto mñas controvertido, que es la línea de intervención», reitera Iglesias Villanueva. «Si nos metemos en esa zona gris que es la interpretación, tendremos problemas».