Anuncio y producto

Por IGNACIO TORRIJOS
Actualizado:

¡El anuncio del Atlético! El anuncio del Atlético por la tele genera cada año más entusiasmo que el propio Atlético. Los especialistas sabrán si es bueno para la marca que la calidad del anuncio sea superior a la del producto. El anuncio 2003-04 exalta, en el centenario del club, el sentimiento atlético en la historia y se titula «Esa extraña conexión». La conexión une, según el Atlético, a «aficionados de diferentes clases sociales e ideológicas». Esto podrían firmarlo casi todos los clubes, de modo que el Atlético, que presume de especial, hace bien en distinguirse por otras cosas; verbigracia, por sus anuncios. El anuncio estrenado ahora muestra a dos soldados enemigos en la contienda española, en 1937. Hay entre ellos una confesión mutua de amor atlético, y entonces uno deja escapar al otro, que iba preso. Para atenernos al espíritu del anuncio, omitamos a qué bando pertenece el liberador y a cuál el liberado. Da igual. Ambos gritan un «aúpa Atleti» por encima del odio, en plena guerra, y aquí paz y después gloria, siempre que el Madrid dé la venia.

Además del anuncio del añito en el infierno y del que presentaba al «Mono» Burgos emergiendo de la alcantarilla infernal, vimos el del niño que le pregunta a su padre por qué son del Atleti. El padre se queda callado: en realidad, le da un ataque de afasia, porque la conexión del sentimiento atlético no sólo es extraña, sino inefable. Cabe preguntarse si el consumo de una mística así puede ser inducido publicitariamente. Esto recuerda a aquel director de un diario bilbaíno que, al ganar el Athletic la Liga, tituló en portada a toda plana: «Inenarrable», pero después dedicaba ocho páginas a narrarlo.

El anuncio 2003-04 lo ha rodado Benito Zambrano, el director de la película «Solas». La agencia publicitaria se llama «Sra. Rushmore» y su director creativo es Miguel García-Vizcaíno, que siente, por supuesto, esa extraña conexión con el Atlético. Es la agencia que hizo para Renault el anuncio de los JASP (Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados), y el de Retevisión con López Vázquez, y aquel de Pepsi con Ronaldinho, y ese de Estrella Damm en el que Di Stéfano bendice al rojiblanco Fernando Torres. Cuando no hay publicidad resplandece la verdad, se dice. Aquí es al revés. La verdad del Atlético es que últimamente sólo resplandecen sus anuncios.