Ansu Fati se ejercita antes de viajar a Dortmund - AFP | Vídeo: Barça y Borussia se reúnen en la tradicional comida de directivas (ATLAS)

Borussia Dortmund-BarcelonaAnsu Fati llama a la puerta de Europa

El canterano puede convertirse en el azulgrana más joven en jugar en Champions

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Debuta esta noche el Barcelona en la Champions ante el Borussia de Dortmund (21:00 horas / Movistar Liga de Campeones) con el sabor a hiel aún en la boca tras la hecatombe de Liverpool, Son ya cuatro años tropezando en Europa de forma catastrófica y el objetivo está claro tras dos Ligas consecutivas que saben a demasiado poco. Aterriza el equipo de Valverde en Alemania con muchas dudas pero con motivos para creer en la victoria. Atenazado por las lesiones de Messi, Luis Suárez y Dembélé, Ansu Fati ha generado ese halo de esperanza con el que airear el pesimismo culé. El joven guineano, con el Camp Nou en el bolsillo, es la revelación en la Liga y espera seguir sorprendiendo al Viejo Continente. Tras estrenarse ante Osasuna y certificar su estrella con otro gol y una asistencia ante el Valencia, Fati puede convertirse en el jugador del Barcelona más joven en debutar en Champions con 16 años y 351 días, arrebatándole el registro a Bojan Krkic, que lo hizo con 17 años y 17 días ante el Lyon, en el 2007. Antes lo había logrado Messi (17 años y 166 días) en 2004 en Donetsk.

Es la irrupción más fuerte de un canterano desde la época de Pep Guardiola al frente del equipo azulgrana. El sueño comienza a convertirse en realidad para este joven futbolista formado en Sevilla. Además, el extremo goza de un privilegio del que no han disfrutado sus predecesores: de la bendición de Messi. No en vano, el hermano del rosarino, Rodrigo, es el que guía sus pasos y el que apuntaló las bases de su última renovación después de que el delantero se desvinculase de Junior Minguella, hijo del mítico representante Josep Maria Minguella.

Ansu Fati nació en Guinea pero es sevillano de adopción. Siendo muy pequeño llegó al pueblo andaluz de Herrera, donde dio rienda suelta a su sueño de jugar a fútbol. Este deporte le corre por la sangre, ya que su padre llegó a jugar en la Segunda división de Portugal, país al que emigró para tener mejores oportunidades laborales. Su periplo acabó en Sevilla, donde encontró trabajo en Renfe y como chófer. Enseguida se dio cuenta de las posibilidades de su hijo, que empezó sus pinitos con el balón en el CDF Herrera y posteriormente en el Sevilla. Precisamente jugaba en Nervión cuando el Barcelona se fijó en él. Apenas tenía 10 años y conoció la Masía en primera persona. Prefirió apostar al azulgrana a pesar que el Real Madrid también picó a su puerta. «Estábamos en el Sevilla, el Real Madrid me ofrecía mejores condiciones que el Barça por mi hijo. Pero ellos vinieron a mi casa con el contrato y nos convencieron. Vino Albert Puig y me dijo que mi hijo tenía que fichar por el Barcelona. El Sevilla cuando se enteró se enfadó, Monchi me preguntó que cuánto me ofrecían, que quería que fichara por el Sevilla. Con 9 años el Sevilla le aparta y le deja sin jugar un año», rememora su padre, Bori Fati.

La llamada de la selección

El futuro de Ansu Fati es tan prometedor que incluso Robert Moreno, seleccionador español, está a la espera de que el atacante consiga el pasaporte español para que forme parte del combinado sub-17 que, entre el 26 de octubre y el 17 de noviembre, disputa el Mundial de la categoría y se convierta en una de las grandes promesas de la selección española. No obstante, lo que sería un beneficio para España se convertiría en un contratiempo para el Barcelona, que podría perder a Fati durante siete partidos, entre ellos dos de Champions ante el Slavia de Praga y el clásico frente al Real Madrid.

Los sueños de Ansu Fati en esta Champions que arranca hoy están pendientes de la evolución de las molestias de Leo Messi, que ayer se ejercitó con el grupo, recibió el alta médica y viajó a Dortmund. Aunque su participación está en el aire, el argentino podría formar esta noche el esperado tridente junto a Luis Suárez y Griezmann. El uruguayo, que reapareció ante el Valencia tras superar su lesión muscular y anotó dos goles, tiene su cuenta pendiente en las visitas europeas, donde hace cuatro años que no anota fuera de casa.

«Siguen siendo buenos con Messi o sin Messi», advierte Lucien Favre, técnico del Dortmund, que reconoce haberse quedado impresionado con Ansu Fati. El grupo de la muerte arranca esta noche.