Youtube
LIGA DE CAMPEONES

Se cumplen 19 años del gol de Koeman en Wembley

El Barcelona se jugará su cuarta Copa de Europa dentro de una semana en el mismo escenario donde logró la primera

MADRID Actualizado:

Mientras el Real Madrid mantenía un idilio con la Copa de Europa, las experiencias de su gran rival en la Liga española en el torneo más importante del continente eran muy diferentes. Aunque los azulgranas tienen el honor de ser el equipo que acabó con la hegemonía blanca, con veinte eliminatorias consecutivas superadas y cinco trofeos, el equipo catalán no inauguró su palmarés hasta la temporada 1991-92. En la primera final que disputó, allá por 1961, el Barça cayó con el entonces poderoso Benfica. En la ciudad suiza de Berna los portugueses se adjudicaron el título tras ganar por 3 goles a 2. Un cuarto de siglo tardarían los azulgranas en volver a plantarse en una final. Por fín, en la temporada 1985-86, todo parecía dispuesto para que el Barcelona lograra su primera corona europea. El rival era el Steaua de Bucarest y el escenario del duelo, el sevillano Sánchez Pizjuán. Sin embargo, el encuentro llegó a los penaltis y allí triunfaron los rumanos. Un historial de fracasos con el que Ronald Koeman, gracias a un tremendo zapatazo, acabó un 20 de mayo de hace justo 19 años. El rival era la Sampdoria, un equipo poco tenía que ver entonces con el que esta misma semana certificaba su descenso a la Serie B italiana. En sus filas había futbolistas de la calidad de Pagliuca, Vierchowod, Lombardo o Vialli. Los italianos consiguieron llevar el choque hasta la prórroga, pero cometieron el error de conceder a los de Cruyff una falta al borde del área cuando solo nueve minutos les separaban de la tanda de penaltis. Stoitchkov, Bakero y el rubio holandés ejecutaron un lanzamiento perfecto. Entre los dos primeros armaron un misil que Koeman dirigió con precisión hacia el objetivo. Después habría otras derrotas, como la de Atenas ante un sorprendente Milan, pero los fantasmas volaron con aquel gol en el viejo Wembley. Hoy, el nuevo estadio londinense de Wembley, edificado sobre el antiguo, espera al Barça y al Manchester United, que en poco más de una semana volverán a pelear por la «orejona».