Vídeo: El Real Madrid prepara su debut liguero - Reuters
Especial Liga 2019-20

Análisis plantilla a plantilla de los veinte equipos de la Liga

Una nueva edición de la mejor competición del mundo echa a andar y estos son los veinte clubes que lucharán por cumplir sus objetivos

El once de las otras estrellas de la Liga

Actualizado:

Una Liga, la mejor del mundo; veinte equipos, reforzados este verano; y muchas caras nuevas, todas dispuestas a ganarse a su nueva afición. La competición española echa a andar y es momento de analizar cómo han cambiado las plantillas con respecto a la temporada pasada. El próximo verano será el momento de evaluar el rendimiento y de poner nota al trabajo realizado en este mercado estival. Hasta entonces, mucho fútbol y una pelea cada fin de semana por vencer sobre el césped.

1234567891011121314151617181920
  1. Equipo reforzado, un club a la deriva

    Salvador Sostres

    Vuelve el Barça como ha vuelto en los últimos años. Con los restos del fútbol de Guardiola y de Cruyff, con los cada vez menos supervivientes de la generación que ganó el Mundial y razonablemente bien reforzado, sobre todo con De Jong y también con Griezmann, a la espera de ver cómo responden Riqui Puig, Aleñá y Wagué. Pero vuelve también sin ningún proyecto deportivo ni institucional claro, con un entrenador falto de carácter, de genio y de personalidad en los momentos decisivos (Roma, Liverpool) y con el culebrón del fichaje de Neymar como metáfora más redonda de que el club no sabe dónde va ni qué quiere, y que lo fía todo a la suerte del golpe de efecto y la chequera.

    El Barça tiene un equipo suficiente para imponerse en la regularidad y en la constancia. Un equipo con jugadores serios, experimentados, que saben resolver los trámites. Pero es a la vez un equipo mayor, fatigado, al que un Liverpool muy físico le puede pasar por encima, materialmente por encima, como a finales de la temporada pasada. El Barça tiene más pasado que futuro, una estrella que sigue y seguirá siendo decisiva en muchos partidos, y que siempre sorprende con cosas nuevas, pero que no está ya en su fase expansiva y llega a mayo con inevitables signos de agotamiento.

    El reto de la Champions

    Nos vemos en abril, como siempre. El Barcelona empezará bien y probablemente dentro de dos meses tenga ya una ventaja definitiva sobre el segundo clasificado de la Liga. Pero la Champions, que es lo único que importa, requiere algo más que regularidad y oficio para ganarla, y las condiciones en que el Barça ha afrontado los cuartos y las semifinales en los últimos años no han sido demasiado distintas de los decepcionantes resultados. Nos vemos en abril, justo cuando la euforia del «aquest any, sí» asoma en la irracional euforia del aficionado culé para que acto seguido la realidad caiga de golpe y le deje deprimido y atontado, sin saber qué ha pasado.

    Mientras el Barça tenga a estos directivos, que más que una junta directiva son una banda de incapaces, los fracasos se irán acumulando. No hay manera de competir en condiciones si la estructura del club falla, y sin un proyecto deportivo inteligente, basado en la Masía, en el estilo de juego propio y en no tirar el dinero en fichajes menores que no necesitarías con una cantera bien trabajada y que tenga con regularidad y generosidad sus oportunidades, para poder fichar sin reparar en gastos a las estrellas que realmente marquen la diferencia para hacer al Barça todavía más grande.

    Los restos del talento que aún posee el primer equipo son más valiosos y fértiles que el más novísimo talento que la mayoría de los grandes clubes jamás tendrá, pero como hemos podido comprobar en los últimos cuatro años, esto no basta para ganar la joya de la corona que es la Champions.

    Nos vemos en abril, cuando el Barça esté ya clasificado para la Copa del Rey, tenga la Liga en el bolsillo y afronte el partido de vuelta de cuartos de la Champions. Allí empezará realmente la temporada, allí el Barça se medirá consigo mismo y con su historia, con su estancamiento o con su superación. Valverde sabe mucho de fútbol y es de hecho un buen entrenador, pero ni apuesta como Dios manda por los canteranos, ni confía incondicionalmente en la luz de Cruyff cuando está en apuros, ni es valiente cuando la Champions, como la vida, te pone a prueba y castiga a los cobardes. Cuesta de creer que las cosas vayan a ser muy distintas de cómo fueron en las últimas temporadas, aunque el azar y la sonrisa del destino también cuentan, y especialmente en el fútbol, y por lo tanto nunca se sabe.

    Con el equipo hecho, con los deberes por hacer, y con una tropa de ignorantes, zafios y cobardes al mando, vuelve el Barcelona mañana a las 9 en San Mamés, aunque las respuestas a todas las preguntas no las tendremos hasta bien entrada la primavera.

  2. El «cholismo» se reinventa

    José Carlos Carabias

    Lo único cierto en relación con el Atlético en este bazar de pronósticos llamado fútbol es que el cholismo se ha reinventado. Ha cambiado la piel. Ha canjeado a los antiguos guardianes de sus esencias por nuevos pasajeros destinados a conservar la pureza de un estilo. Pero resulta que el registro de la pretemporada ha deparado tal volumen de victorias (siete en siete partidos) que los altavoces de este deporte, tan sonoros y grandilocuentes, ya justifican como irrefutable que el Atlético debe luchar «por todo». El club que nunca ha ganado la Champions en sus 116 años de historia y levantó diez Ligas ya está obligado a superar a equipos-estado (el PSG o el Manchester City), a históricas formaciones (Milán, 7 Copas de Europa, Liverpool 6, Bayern Múnich 5), por no hablar de sus adversarios domésticos (el Real Madrid, 13 Champions y 33 Ligas o el Barcelona, 5 Champions y 26 Ligas). Siete triunfos en siete encuentros deberían servir para refrendar que Simeone ha encontrado química con los nuevos, el proyecto asoma atractivo y en el horizonte se adivina a un crack, Joao Félix, un adolescente casi sin experiencia en primera división. Poco más. Lo que viene a continuación debería ser el lema grapado al club, partido a partido. Nada indica que Simeone vaya a salirse de esa senda.

    Los hechos dicen bastante, más allá de interpretaciones. El Atlético dispone de un estadio de cinco estrellas y ficha jugadores por 126, 70 o 60 millones de euros. Quiere decir que está en la pomada, que puede competir sin sentirse pupas y que sus finanzas no tienen telarañas como hace años. También es verídico que las estrellas del equipo siguen saliendo en busca de mejores destinos, económicos y deportivos. Como en la época de Hugo Sánchez, el Kun Agüero, Arda Turan o Falcao, este año cortaron por lo sano Griezmann (al Barcelona), Rodrigo (al Manchester City) o Lucas Hernández (al Bayern). Todos entendieron que en estos clubes tienen más futuro.

    Eso no ha cambiado. El Atlético suele perder a sus estrellas.

    El plan 19/20 ha generado ilusión entre la hinchada por varios motivos. El adiós de tipos carismáticos en defensa, sobre todo Godín, junto a Juanfran y Filipe, ha insuflado un renovado vigor con zagueros rápidos por las bandas y poderosos por el centro. Lodi y sus penetraciones por la izquierda, el juego aéreo de Felipe, la zurda agresiva de Hermoso y el rocoso aspecto de Trippier asoman con ciertas garantías de éxito para un equipo que se construye desde la portería de Oblak a cero. La renovación del portero esloveno, de la que poco se habla ahora porque el fútbol apenas tiene memoria, fue la mejor noticia del pasado curso.

    La activación de Diego Costa, Lemar y Vitolo ha llenado de expectativas el verano colchonero. Tres jugadores de peso, de características diversas que ofrecen muchas alternativas.

    Con la guinda de Rodrigo o no (ayer Mateu Alemany dijo que «no hay ofertas por él que hayan fructificado y podrá jugar este sábado»), Simeone dispondrá de una plantilla de calidad y técnica, virtudes que muchas veces se echan en falta en su juego de ataque. Es lo que aportará Joao Félix, sensación de la pretemporada por tantas cualidades que se le adivinan. La naturalidad de su fútbol, la interpretación correcta de lo que pide cada jugada, la aparente facilidad para llevarlo a cabo, su capacidad de asociación, esa visión de juego y un instinto superlativo para el gol. Una estrella en ciernes que tal vez, como ha sucedido siempre, siga el camino de Kun, Falcao o Arda Turan.

  3. La revolución conservadora

    Hughes

    Hace muchos veranos que el Madrid no termina una campaña de fichajes con la sensación de dominar el mercado. A falta de un golpe de última hora, la impresión este año no es muy diferente. El Madrid respeta su escala salarial, se conduce con prudencia financiera y en junio se movió con prontitud, pero no transmite el poder de hace unas temporadas. Ni siquiera puede decirse que sea el favorito a ganar la Liga.

    El club suspira por Mbappé y Zidane por Pogba, y en ese estado melancólico parece que algo crucial sigue sin definirse. El Madrid le ha dado el poder al entrenador, pero durante el verano han surgido dudas sobre la firmeza de esa decisión, también sobre la idoneidad de Zidane para el actual momento. En marzo contribuyó a sofocar la crisis, pero ¿es el entrenador adecuado para liderar el cambio?

    El equipo se ha reforzado en defensa (Mendy, Militao) y en ataque (Jovic, Hazard), aunque cuatro centrales se antojan pocos si se optara por el 3-5-2 y en la delantera sigue mandando Benzema, un jugador lejos del Balón de Oro. Entre los nuevos fichajes, solo Hazard es claramente titular.

    La incógnita del Madrid, que es la incógnita de su juego, está en el mediocampo, una posición objetivamente peor cubierta que el año pasado. No están Llorente ni Ceballos y en el momento de escribirse este texto no se ha fichado ningún centrocampista.

    Zidane ya ganó la Liga cuando su trabajo consistía en gestionar la opulencia. Ahora debe renovar el equipo, pero ha empezado conservando la columna vertebral y mostrando indicios de cierta reserva con los jóvenes.

    El Madrid parece algo difuso, a mitad de camino entre el Barcelona y el Atlético. No tiene un Messi y tampoco promete el trabajo colectivo y mecanizado de Simeone. ¿Tiene el Madrid mejor delantera que el Barcelona? ¿Tiene un mediocampo para presionar como el Atlético o para tener la pelota como el Barcelona?

    El Madrid está entre los dos modelos, pendiente de definición en casi todo: esquema, once, y un cambio generacional por confirmar. Si no mejora el estado de forma de veteranos como Modric, ¿de dónde va a sacar el Madrid el fútbol necesario? Zidane llegó en marzo para preparar el cambio y medio año después hay más continuidad que renovación y más incertidumbre que certezas. La revolución de Zizou consistía en conservar, aunque repetir lo mismo esperando resultados distintos es la definición de la locura.

    Las dudas van más allá y afectan a la forma en que el club se configura en la etapa postcristiano. Ha cambiado la política de adquisiciones y la apuesta por jóvenes no consagrados exigiría quizás un tipo de entrenador distinto al perfil (bajo) que se ha hecho norma en el club, Zidane incluido.

    Se echa de menos también la coherencia que ofrecería una dirección deportiva. De lo que hace un año pudo llamarse el «proyecto Lopetegui» apenas queda nada. Los avances de Solari también se deshicieron y el Madrid perdió un año completo.

    La línea deportiva se hace por momentos difícil de entender y a ello contribuye un estilo de comunicación hermético. El Madrid ha podido cambiar su filosofía, pero no la ha explicado. Solo se escucha la cortesía institucional de Butragueño.

    La temporada se inicia con esos interrogantes y una cierta urgencia histórica (muy relativa, eso sí). El Madrid ha ganado dos de las últimas diez Ligas y desde las cinco consecutivas de La Quinta, momento en que Cruyff aparece, no ha dominado el fútbol español. El Barça le ha quitado estos años la hegemonía nacional. Se ganan menos ligas que se ganaban y el fútbol del Madrid refleja ese cambio de tendencia. Cuesta verle una temporada regular. Zidane, que en Europa lo consiguió todo, tiene en esto el reto que le construya definitivamente como entrenador.

  4. Una pretemporada convulsa y un inicio de Liga lleno de dudas

    Carlos Tristán

    No ha sido la pretemporada soñada para el Valencia. Los problemas entre los dueños del club y la dirección deportiva han sido la nota dominante. La posible salida de Rodrigo, con un pie fuera del equipo a pocas horas de que comience la Liga ha sido la gota que ha colmado el vaso. Aun así, Marcelino sigue teniendo motivos para creer que se pueden lograr los objetivos marcados.

    El Valencia ha incorporado con Cillessen a uno de los porteros que, pese a haber vivido a la sombra de Ter Stegen, mejores actuaciones había dejado. Además, las llegadas de Mangala y Jaume Costa han mejorado la defensa y ahora no solo se tiene un buen cuarteto titular, sino buenos recambios.

    El centro del campo sigue siendo de la misma propiedad. La calidad de Parejo, el trabajo de Kondogbia y la velocidad de Soler y Guedes son una garantía. El deseo, eso sí, es que las lesiones respeten este año más al portugués. El ataque, en cambio, es una incógnita. La pareja de delanteros iba a ser Maxi Gómez y Rodrigo, pero ahora toca buscar un recambio de garantías al hispano-brasileño. Gameiro seguirá ejerciendo de perfecto suplente y tratará de ir ganando protagonismo.

  5. La enésima revolución de Monchi en Nervión

    R. Arrocha

    Otra vez, una revolución bajo el formato liderado por un Monchi que apenas ha necesitado unos meses en el club para cambiar a la plantilla por completo. Tras probar en la Roma, el de San Fernando se ha erigido de nuevo en la referencia de los sevillistas y ha devuelto la ilusión a los suyos después de unos años titubeantes. Con Julen Lopetegui como entrenador, a pesar de que su fichaje trajo cierta controversia, y con fichajes de todo tipo, la mayoría con jugadores hambrientos y con ganas de sentirse importantes en el panorama continental, el club sevillista confía en poder clasificarse entre los cuatro primeros y poder jugar la Liga de Campeones. La pasada temporada, de más a mucho menos, el equipo vio cómo perdía la cuarta plaza tras realizar una muy mala segunda vuelta. Para ello, el Sevilla ha gastado ya más de cien millones de euros, la cantidad más alta en la historia para reforzarse.

  6. Plantel de mucha altura que mira a los ojos a Europa

    Pilar L. Arreaza

    El conjunto azulón brilló como nunca durante la pasada campaña, convirtiéndose en el equipo revelación del año. Ahora, el combinado de Bordalás pondrá a prueba su capacidad de rotación sin perder el nivel de cara a esta nueva oportunidad. El Getafe inicia la temporada liguera con ilusión y dos desafíos muy claros: mantener su calidad y disfrutar de los campos europeos. Los getafenses vuelven a las competiciones internacionales nueve años después, tras firmar una temporada histórica la pasada campaña. Un magnífico quinto puesto de la mano de José Bordalás que con las nuevas incorporaciones de Cucurella, Gallego, Fajr, Nyon y Raúl Carnero ha reforzado su plantilla sin perder la base e ilusionar a la afición. La llegada de Marc Cucurella a la nave azulona se ha convertido en una apuesta segura para la banda izquierda. Con el 4-4-2 de Bordalás, el Getafe luchará por convertirse en una realidad permanente, donde, sin duda alguna, no faltarán ni espectáculo ni gol.

  7. Ventas y reinversión para repetir una gran campaña

    Sergi Font

    La buena temporada realizada por el Espanyol le premió con la disputa este año de la Europa League, competición anhelada por los periquitos, desterrados de la competición continental durante los últimos doce años. Pero su fútbol vistoso también puso en el escaparate a sus mejores estrellas y dejó huérfano el banquillo tras la marcha de Rubi, tentado por la oferta y el proyecto del Betis. Mario Hermoso ha acabado en las filas del Atlético de Madrid y Borja Iglesias ha acompañado a su exentrenador a Heliópolis. Reforzado por la inyección económica y una ampliación de capital que ha rebajado considerablemente la deuda, no solo ha impedido que el club haya tenido que malvender, sino que le ha permitido invertir casi 20 millones de euros en los fichajes del «Monito» Vargas y de Calero, a los que acompañan Prieto, Bernardo e Iturraspe como caras nuevas de un proyecto liderado por David Gallego. El técnico del filial ha sido el escogido para consolidar al equipo en la zona alta de la tabla y lucirse en Europa.

  8. Bloque sólido pese a la falta de fichajes en su plantilla

    Pilar L. Arreaza

    Una campaña más en la que el combinado bilbaíno no se renueva en absoluto. El Athletic no es un equipo que se caracterice precisamente por sus fichajes pero puede presumir de cantera, pues cuenta con algunos leones de Lezama que vienen pisando fuerte. Garitano ha apostado por el relevo generacional, como es el caso de Gaizka Larrazabal, para afrontar un año complicado sin acudir al mercado. El objetivo de esta campaña será ser más sólidos fuera de casa y que el proyecto se asiente cuanto antes. Europa, que se les escapó en la última jornada del curso anterior, volverá a estar en la lista de deseos. Después de un incio decepcionante y confuso (solo vio una victora en las primeras 14 jornadas), el equipo vasco se sumergió en una depresión futbolística que incluso le hizo colocarse en los puestos de descenso. Una vez superada la crisis que sufrieron con Berizzo, los leones de Garitano pelearán más que nunca para aumentar su nivel y clasificarse para Europa, imponiendo ese carácter que siempre se ha identificado con el Athletic. Cabe destacar a Iñaki Williams, pues lo tiene todo para convertirse en el futbolista «top» esta temporada.

  9. Borja Iglesias, Fekir y el fútbol de Rubi para luchar por Europa

    Jesús Sevillano

    Después de los dos años de Quique Setién en el banquillo, con una clasificación europea pero más sombras que luces, el cuadro bético afronta una nueva temporada con el objetivo de olvidar la décima posición liguera de la pasada campaña y volver a luchar por ser uno de los equipos que peleen por jugar en Europa la próxima temporada. Para ello, tras la marcha también de Lorenzo Serra Ferrer, el club ha confiado la dirección de la nave a Rubi, que llega a Heliópolis tras clasificar al Espanyol para la Liga Europa 19-20. Además del nuevo técnico, el club verdiblanco se ha desprendido de jugadores importantes, como Pau López, Junior y Lo Celso, además de Sergio León y Camarasa, entre otros. Y para tapar sus marchas se ha contratado a Dani Martín (Sporting de Gijón), Pedraza (Villarreal), Juanmi (Real Sociedad), Borja Iglesias (Espanyol) y Nabil Fekir (Lyon), siendo éste el fichaje estrella del nuevo curso.

  10. Con los deberes hechos y ante una temporada prometedora

    Pilar L. Arreaza

    Este año, el conjunto «txuri urdin» no ha escatimado en fichajes y se ha reforzado con jugadores ofensivos y de calidad para aspirar a consolidarse en la zona noble. Con Anoeta ya terminado, las llegadas de Odegaard, Portu, Sagnan, Isak y Remiro, unidas al talento goleador de Mikel Oyarzabal que es ya un indiscutible en los planes del entrenador, podrían dar más de un dolor de cabeza a los defensas rivales y crearán un juego muy llamativo. El centrocampista noruego de 20 años, que ha llegado al combinado vasco cedido por el Real Madrid ya ha demostrado en pretemporada que tiene calidad de sobra para destacar en la Liga. Con su talento, gol y verticalidad apunta a ser una de las revelaciones de la campaña.

    También será un buen incio liguero para Imanol Aguacil. El técnico tendrá la oportunidad de dirigir al combinado «txuri urdin» desde el principio de curso. El oriotarra llegó como solución de urgencia para rescatar a los guipuzcoanos en las dos últimas temporadas tras las destituciones de Eusebio Sacristán y Asier Garitano. La Real ya está preparada y armada para afrontar la nueva oportunidad.

  11. Joselu y Lucas Pérez, la nueva dupla de Mendizorroza

    Manuel Camacho

    Junto al Getafe fue el equipo que se destapó como una de las revelaciones del pasado campeonato liguero. El conjunto vitoriano se mantuvo en puestos de Europa League hasta la jornada 30, un sueño europeo que no pudo materializar. El duro final del campeonato le terminó por desplazarle hasta la undécima posición. El centro del campo de Garitano seguirá contando con Tomás Pina como pivote defensivo, aunque hay que sumar la competencia de Fuchs (Sochaux). Estrenará acompañantes de gran calidad y con proyección ofensiva en la medular como pueden ser Aleix Vidal (Sevilla) y Pere Pons (Girona). En la delantera, por fin han conseguido reponerse a la baja de Ibai Gómez al Athletic Club del pasado diciembre con Lucas Pérez (West Ham) y Joselu (Newcastle). La línea ofensiva la completa Luis Rioja (Almería) que ha realizado una buena pretemporada y se jugará un puesto en el once con Burgui. Guidetti, delantero titular el pasado curso, en un principio quedará relegado al banquillo junto a Demirovic.

  12. El milagro de Mendilibar continúa

    Pilar L. Arreaza

    Ha pasado mucho tiempo desde que el Alavés fuera el último obstáculo entre el conjunto armero y la Primera División. Un sueño que se convirtió en realidad y con el que el Eibar afronta su sexto curso en la máxima categoría. Sin embargo, cada nueva temporada en Primera es un nuevo desafío para los de Ipurua, que este año apuestan por la combinación en plantilla de los experimentados Orellana, Ramis y Pedro León con jugadores más jóvenes como Correa, Tejero o Expósito.

    A pesar de las importantes bajas que ha sufrido el plantel, José Luis Mendilibar estará al frente del conjunto vasco una temporada más, por lo que la esencia y el engranaje del equipo seguirán siendo los mismos. El técnico español renovó su contrato hasta 2020 y tratará de mantener al cuadro armero en la élite del fútbol nacional por cuarto año consecutivo. Uno de los entrenadores de Primera más veteranos y que campaña tras campaña consigue mantenerse en la máxima categoría sin pasar apuros. La personalidad de Mendilibar y su lucha por la permanencia hacen que sea el entrenador ideal para este Eibar, donde el de Zaldívar está haciendo historia.

  13. Refuerzos en la zaga con el mismo bloque en el ataque

    Manuel Camacho

    El Villarreal se ha centrado en apuntalar la línea defensiva, el gran punto débil que el año pasado casi le cuesta la categoría. La mala temporada de Mario Gaspar y Jaume Costa le ha llevado a reforzarse con Rubén Peña (Eibar) en el lateral derecho y con Alberto Moreno (Liverpool) en el carril zurdo. Además, Raúl Albiol (Nápoles) sustituirá a Víctor Ruiz en el centro de la defensa, que tampoco cumplió con las expectativas. El único superviviente de la zaga del año pasado es Funes Mori. En ataque vuelve a apostar por la calidad de Cazorla y por la dupla de atacantes de Gerard Moreno, pese a que no tuvo la eficacia de cara a gol que se esperaba, y de Carlos Bacca, además de la apuesta de Moi Gómez (Sporting de Gijón) como recambio de Pablo Fornals y de Zambo Anguissa, centrocampista de envergadura. Chukwueze y Ekambi tras un año de adaptación se convierten en piezas importantes para aspirar a puestos de Europa League.

  14. Un banquillo para no pasar apuros por la permanencia

    Manuel Camacho

    El conjunto madrileño ha apostado por continuar con el proyecto del año pasado. La base del equipo se componía de jugadores en calidad de cedidos, por lo que la mejor noticia para los de Butarque ha sido hacerse en propiedad con algunos de esos jugadores como Braithwaite (Middlesbrough) -que formaba una dupla sensacional con En-Nesyri-, Omeruo (Chelsea) o Jonathan Silva (Sporting Lisboa). También han vuelto a conseguir el préstamo de jugadores importantes como Óscar Rodríguez (Real Madrid). La campaña anterior firmaron un decimotercer puesto, su mejor actuación desde que están en Primera. Esta temporada, con el esquema táctico de 5-3-2 ya asentado y con la llegada de jugadores que proporcionan amplitud a la plantilla como Fede Varela (Oporto), Roque Mesa (Sevilla), Sabin Merino (Athletic Club) o Juan Muñoz (Alcorcón) podrían aportar la calidad necesaria para, por lo menos, igualar el puesto que consiguieron la temporada pasada.

  15. Mejor compañía para Morales en busca de más tranquilidad

    Carlos Tristán

    El Levante se ha reforzado en todas las posiciones y ha logrado mantener a sus futbolistas más importantes. Tras certificar la permanencia en el tramo final de la pasada campaña, el equipo aspira a no sufrir tanto este año y asentarse en la zona media de la tabla. Para ello se han incorporado casi una decena de caras nuevas.

    La defensa era la tarea pendiente. El Levante encajó 66 goles la temporada pasada, el segundo peor dato de toda la Liga. Clerc y Vezo, dos de los fichajes, apuntan a titulares. El primero viene de cuajar una gran campaña en Osasuna y ayudar en el ascenso; el segundo llega del Valencia a cambio de cinco millones, lo que supone el mayor desembolso de la historia del club.

    La llegada de Melero añade calidad al centro del campo. Junto a él jugarán, previsiblemente, Campaña y Bardhi, con Rochina peleando por entrar en el once. En el ataque, la continuidad de Morales, el jugador franquicia, es la mejor noticia. Además, las incorporaciones de, Hernani, Sergio León y Mayoral -un año más- auguran una bonita pelea por el gol granota.

  16. El mismo esqueleto con unos cuantos retoques ilusionantes

    Carlos Tristán

    El Real Valladolid afronta la Liga con el anhelo de subir un peldaño con respecto a lo cosechado la temporada pasada. La pretemporada ha dejado argumentos para creer que es posible. Hasta el momento, son siete las caras nuevas, casi todas cedidas, y al menos tres están llamadas a ser titulares.

    Lunin peleará con Masip por la portería. Pedro Porro ha sido uno de los últimos en llegar. Viene cedido del Manchester City. Su etapa en el Girona fue más que notable y refuerza una defensa que, a expensas de algún cambio, ya dejó buenas sensaciones en el pasado. La llegada de Javi Sánchez suma también más seguridad a esta parcela.

    En el centro del campo se mantienen cuatro de los que ya estaban, con Míchel como director de orquesta. El equipo, no obstante, depende demasiado de él en ocasiones, algo que Sergio González debe solventar.

    Las mejores noticias hasta el momento han venido del ataque. Sandro, uno de los nuevos, se entiende de maravilla con Sergi Guardiola, uno de los mejores la temporada pasada. Juntos prometen una dupla de garantías. A falta de alguna posible incorporación más, el Real Valladolid tiene gol.

  17. Santi Mina y Denis Suárez para no depender de Iago Aspas

    Manuel Camacho

    En este mercado de fichajes el Celta de Vigo se ha propuesto no repetir los errores de la temporada anterior. Un decimoséptimo puesto que les dejó a las puertas del descenso a Segunda división. El gran artífice fue un estelar Iago Aspas con veinte goles. Una dependencia del de Moaña a la que no pueden volver a aferrarse. Para ello se han reforzado con futbolistas de enorme calidad como Denis Suárez (Barcelona) o Santi Mina (Valencia) que suple la baja de Maxi Gómez al conjunto de Mestalla. No sólo se han reforzado en zonas de ataque, en defensa se han hecho con los servicios de Joseph Aidoo (KRK Genk), central de 23 años para cubrir la salida de Gustavo Cabral tras siete años en el conjunto gallego. Olaza seguirá otro año cedido en el Celta por parte de Boca Juniors para el lateral izquierdo. Beauvue, que regresa de su cesión al Caen, partirá como revulsivo de Escribá. Balaídos tiene todo lo necesario para vivir un año muy diferente al anterior.

  18. Una temporada para prolongar el crecimiento de los dos últimos años

    Jorge Abizanda

    Repitiendo en el banquillo con Vicente Moreno, el entrenador que consiguió el «milagro» de conducir al equipo desde Segunda división B a la Liga de las estrellas con dos ascensos consecutivos, el Real Mallorca afronta la temporada con la meta de la permanencia, pero también con la sana ambición de continuar dando pasos en su crecimiento deportivo. En su vuelta a la categoría que perdió en 2013, el club balear ha apostado por conservar la base de la plantilla del pasado curso, aunque ha sumado caras nuevas a su proyecto. En defensa destacan las llegadas de los centrales Valjent (Chievo Verona), Aleksandar Sedlar (Piast Gliwice) y del joven lateral izquierdo Lumor (Sporting Lisboa). Con el exmadridista Febas, que destacó la pasada campaña en el Albacete, como principal refuerzo para el centro del campo, la dirección deportiva ha incorporado en ataque a Trajkovski (Palermo), Pablo Chavarría (Stade Reims) e Igor Zlatanovic (Radnik Surdulica).

  19. Un equipo bien reforzado con Adrián como guinda ofensiva

    Jorge A. Moreno

    Después de dos temporadas en la categoría de plata, el Osasuna vuelve con los grandes del fútbol español, al que regresa con el reto de exhibir el empuje, especialmente en El Sadar, que históricamente le han caracterizado. El club navarro se ha reforzado bien con jugadores que acumulan experiencia en Primera, como Brasanac (Betis), Roncaglia (Celta), el delantero argentino Chimy Ávila, que destacó el pasado año en el Huesca, y el central Raúl Navas (Real Sociedad). El ecuatorio Estupiñán, fundamental en el ascenso del Mallorca, es ahora el dueño del lateral izquierdo. Además, Joseba Arrasate, que continúa como técnico, ha visto cumplido su deseo de fichar a Rubén García y Robert Ibáñez, que ya jugaron cedidos el pasado año y fueron piezas claves para el salto de categoría. Adrián López, ex del Oporto, pone la guinda en el ataque de los pamploneses.

  20. Apela a los goles de Soldado en su carrera por salvar la categoría

    Jorge Abizanda

    El Granada comienza el curso con la moral alta después de haber ganado todos sus compromisos de pretemporada. Un año en el que los andaluces han apostado por la veteranía de Roberto Soldado (34 años) para buscar los goles que necesitará para la permanencia. El delantero, que viene de jugar en el Fenerbahçe turco, está llamado a ser el hombre decisivo en los metros finales para el conjunto que entrena Diego Martínez, que cumple su segunda campaña en Los Cármenes. El internacional valenciano, sin embargo, no ha llegado solo al vestuario rojiblanco, al que regresa Darwin Machís.El venezolano, que ya defendió a los granadinos en dos etapas en la máxima categoría, también refuerza el ataque de una plantilla en la que coincidirá con un prometedor compatriota, Yangel Herrera, pivote cedido por el Manchester City. Duarte (Sporting Lisboa), Fede Vico (Leganés) y Carlos Fernández, goleador a préstamo por elSevilla, son los otros nuevos.