Eric Abidal y Sandro Rosell durante una rueda de prensa
Eric Abidal y Sandro Rosell durante una rueda de prensa - EFE
Barcelona

Un juzgado archivó el caso del presunto trasplante ilegal a Abidal

Tras abrir una investigación a Sandro Rosell, se determinó que no se habría producido delito alguno a principios de este año

BarcelonaActualizado:

El diario «El Confidencial» ha desvelado este miércoles en exclusiva unas conversaciones interceptadas por la Guardia Civil y la Policía Nacional en el marco de la investigación por supuesto blanqueo de capitales de Sandro Rosell. En ellas, el expresidente del Barcelona admite haber comprado un hígado ilegal para Eric Abidal, quien por aquel entonces padecía un cáncer. El exazulgrana fue operado en 2012, según se contó entonces, gracias a la donación de un órgano de un primo suyo de nombre Gerard.

Sin embargo, una información más reciente afirma que el juzgado de instrucción 28 de Barcelona recibió, hace poco más de un año, una inhibición por parte de la Audiencia Nacional en relación a estos supuestos hechos delictivos. Según ha podido saber ABC, el juzgado practicó una serie de diligencias que no permitieron definir ni ilícito penal ni el supuesto autor/es. Por tanto, con informe favorable de la fiscalía, se acordó el archivo de las diligencias a principios de este año 2018.

La información de «El Confidencial» apuntaba a que todo habría sido un montaje para tapar la realidad. Uno de los fragmentos que recoge dicha información dice lo siguiente: «Vamos a ver una cosa, que no... Sandro... es que va contra nosotros, a este tío le compramos un hígado ilegal. Y vendimos que era del primo, ¡que era del primo! Le pagamos dos años de contrato, lo que le quedaba». A lo que Rosell responde: «Sí, sí, sí». La juez Carmen Lamela habría considerado que las pruebas podrían demostrar que Sandro Rosell había incurrido en un delito de lesiones por tráfico de órganos. Las convesaciones se habrían producio en el mes de abril del año pasado.

No ha tardado en reaccionar el entorno de Sandro Rosell a estas informaciones sobre la presunta compra de un hígado de forma ilegal para que Eric Abidal pudiera someterse a un trasplante y solventar sus problemas de salud. Pau Molins, abogado del expresidente del Barcelona, se ha mostrado molesto por estas informaciones y ha denunciado una campaña para perjudicar a su cliente. «Estoy muy sorprendido por la información y extrañado relativamente porque cada vez que presentamos un recurso a la Audiencia Nacional, convenientemente se filtran noticias de esta mafia que hay en la Policía cuando les conviene retratar a Sandro Rosell como una bestia», ha empezado lamentando el letrado en una entrevista concedida a Rac-1.

Molins no cuestionó la veracidad de la información pero se mostró enfadado por el momento en que ha trascendido, justo cuando se está valorando la posibilidad de que el exmandatario azulgrana sea trasladado a Barcelona. «No sabemos nada de esta noticia, pero me molesta que esto salga un año después de estar preso a la espera de juicio», explica Molins y añade: «¿Cómo se puede filtrar una pieza que dicen que es secreta precisamente ahora que acabamos de presentar una nueva petición de libertad para Sandro Rosell». Molins, además, ha insistido en que esta información no está relacionada con el caso por el que Rosell está encarcelado y que hace referencia a un presunto delito de blanqueo de capital. «La conversación filtrada no tiene absolutamente nada que ver con el caso. Creo que no quieren llegar al juicio y van sacando cosas para ver cómo ganar tiempo y cómo disimular porque no saben qué hacer con Sandro Rosell en la prisión», apunta.

Es más, el abogado del empresario catalán ha puesto en duda que un delito de este tipo pudiera cometerse en un centro hospitalario del prestigio del Clínic, donde fue intervenido quirúrgicamente Abidal. «Esto se filtra un año después sin que ningún juzgado haya notificado a Sandro esta otra investigación. No creo que esta investigación haya estado un año en marcha», expone el abogado. «Si es verdad que ha existido esta conversación, que la jueza Lamela abrió una pieza separada y que envió la pieza a un juzgado de Barcelona, en un mes está investigado. No lleva un año. Estoy convencido que el Hospital Clínic no lo habría permitido», ha explicado Molins en referencia a las conversaciones que han aparecido transcritas entre Rosell y un estrecho colaborador suyo en las que se entiende que compraron un hígado para el actual secretario técnico del Barcelona.

Finalmente, ha hecho referencia a su situación actual y la prisión preventiva que está sufriendo: «Es inexplicable lo que está pasado con Sandro Rosell. Es un escándalo lo que está pasando con él, un abuso de la prisión preventiva. ¿Por qué acercan a los presos políticos y no a Sandro Rosell, que lleva más del doble encerrado en prisión sin juicio?».