Messi se duele de su brazo tras caer en mala portura
Messi se duele de su brazo tras caer en mala portura - REUTERS
Fútbol

Abocado a sobrevivir sin Leo

Prueba de fuego para Valverde y el equipo, que pierden a su astro en un momento clave

BarcelonaActualizado:

El peor de los presagios se cumplió cuando faltaba poco más de media hora para la medianoche de este pasado sábado, cuando hacía ya una hora que se había disputado el partido en el que el Barcelona recuperó el liderato tras endosarle cuatro goles al Sevilla. El parte médico del club azulgrana confirmaba una fractura del radio derecho de Leo Messi, lo que podría mantenerle unas tres semanas sin poder jugar. Lo que obviaba el comunicado es que el argentino también padecía una rotura parcial del ligamento colateral interno del codo derecho y que el tiempo estimado de baja podría incluso doblar esas tres semanas iniciales. Diferentes médicos consultados consideran «escaso», el tiempo previsto y hablan de dos o tres semanas más de baja. Los recientes casos de Gabriel Mercado y Sergio Escudero sirven de referencia aunque no sufrieron las misma lesión exacta. El central argentino del Sevilla, que sufrió una fractura limpia de cúbito el pasado 2 de septiembre, no reapareció hasta este domingo (7 semanas de baja) y el lateral, lesionado el 26 de agosto tras una luxación de codo, aún no ha vuelto a los terrenos de juego (8 semanas).

Superar la dependencia

En cualquier caso, descartado ya para disputar el clásico y el doble enfrentamiento de Champions ante el Inter de Milán, el Barcelona deberá buscar soluciones para suplir a un jugador del que tienen excesiva dependencia. No solo es imprescindible el rosarino por sus goles (suma 7 en Liga y 5 en Champions esta temporada) y sus asistencias (otras cinco en Liga y una en Supercopa de España), sino también por su incidencia en el juego. El ejemplo más patente se produjo ante el Athletic de Bilbao el pasado 29 de septiembre cuando Valverde le dejó en el banquillo para dosificarle pero se vio obligado a darle entrada (min. 55) para remontar el adverso marcador. El cambio de imagen fue inmediato y total y el equipo acabó empatando. «Está claro que es una baja sensible. Se trata de quien se trata. Sabemos lo que nos da y lo que piensa el contrario cuando ve que Leo está. Tenemos que afrontarlo y nos prepararemos. Evidentemente notaremos la baja de Messi. Lo asumimos y tenemos recursos, pese a que los rivales son complicados», lamenta Valverde, que medita incluso variar el sistema y apostar por un marcado 4-4-2 mientras el argentino esté de baja.

La incidencia de Messi en el equipo azulgrana la resumió perfectamente Ángel Cappa esta semana pasada cuando afirmó que «sin él, el Barcelona sería décimo. Lo está salvando en muchos partidos». La realidad es que el Barça está abocado a sobrevivir sin Leo.