Cristiano cambió la Premier por los goles
Cristiano marcó sus últimos tres goles frente al Osasuna. Suma 103 en 106 partifos oficiales
REAL MADRID

Cristiano cambió la Premier por los goles

Ronaldo dejó el Manchester en 2009 para cumplir un sueño. El Madrid pagó 95 millones. Ferguson sabía que triunfaría

MADRID Actualizado:

Muchos profesionales le dijeron a Cristiano Ronaldo que no se marchara del Manchester United. Con esa visión de mirarse el ombligo, típica de los británicos, le calentaron la cabeza subrayándole que la Premier le otorgaba el mejor nivel posible de competencia. Alex Ferguson, el responsable del ManU desde hace dos décadas, quiso sujetarle por razones egoístas de su club, pero no le mintió. Sabía que con su velocidad triunfaría individualmente en el Real Madrid. Ronaldo le decía a Sir Alex que su sueño desde pequeñito era militar en el equipo español. El jefe futbolístico del United le mantuvo en el club inglés durante seis temporadas. Los 95 millones de euros que el Real Madrid ofreció a principios de 2009 eran irrechazables. El portugués firmó en el Bernabéu en julio de aquel año. Y comenzó su mejor época de rendimiento de una carrera que nació a los ocho años, cuando ya ansiaba marcar cada día en su barrio de Funchal.

Su capacidad goleadora le hizo ascender rápidamente en el mundo del balón. Empezó a jugar al fútbol en el Andorinha, un pequeño club de Madeira donde su padre trabajaba como utillero. A los 16 debutó en Primera, en el Sporting de Lisboa. Ferguson le vio brillar y le fichó a los 18 (2003). Su velocidad, su nervio, su tensión física, sus ganas de marcar le maravillaron. Pasó de cobrar un sueldo de mil quinientos euros al mes a ciento cincuenta mil euros. Aunque dejara de comer el bacalao a la brasa que prepara su madre, Dolores, en Inglaterra aprendió a competir al más alto nivel. Su posición como extremo izquierdo nunca le permitió, sin embargo, demostrar su remate. Daba pases de la muerte y marcaba pocas veces. Aunque su incursión desde atrás era letal para los contrarios y magnífica para el juego ofensivo del Manchester.

En el Real Madrid dio un vuelco espectacular a su eficacia como ariete. Persistió en las penetraciones a toda velocidad, con el objetivo de aprovechar esa rapidez demoledora, pero tendió a buscar la diagonal interior para sacar jugo a su disparo. La revolución individual fue evidente. Si en el Manchester nunca pasó de anotar 42 tantos en una temporada, con un promedio de 0,85, en el Madrid rompió los moldes. En su primera campaña, 2009-10, ya alcanzó una media de 0,92 dianas oficiales, al firmar 33 en 36 encuentros. En la temporada pasada obtuvo el título de máximo artillero histórico de la Liga, con 40, cifra que le permitió alcanzar 53 aciertos en 54 partidos, con un promedio de 0,98. Y en el presente curso ha conseguido 17 dianas en 17 enfrentamientos, entre Liga (13), Copa de Europa (tres) y Supercopa (uno), con un balance de uno cada noventa minutos.

Lleva dos años y cinco meses en el club madrileño y ya ha batido el récord de Puskas. El húngaro disputó en el Real Madrid 261 partidos y marcó 242 tantos, con un balance de 0,93. Ronaldo ha disputado 106 partidos y lleva 103 tantos, con un promedio de 0,97. Campeón de Copa en 2011, a CR7 le falta conquistar la Liga y la Champions en el conjunto español para confirmar que el cambio también fue bueno en el capítulo de títulos.