Monchi ha renovado como director deportivo del Sevilla hasta 2020
Monchi ha renovado como director deportivo del Sevilla hasta 2020 - raúl doblado
fútbol

Monchi, el mejor fichaje del Sevilla

El director deportivo ha renovado hasta 2020 después de conseguir más de 300 millones de euros en quince años

Actualizado:

Ramón Rodríguez Verdejo. Con esta referencia, seguramente ni el mayor aficionado al mundo del fútbol sabría de quién se trata, y es que hay personajes que son más conocidos por su mote. Es el caso de Monchi. El gaditano llegó a Sevilla hace 25 años, cuando fichó como portero del equipo hispalense. Se retiró en el año 2000, pero permaneció en la que ya consideraba su casa como delegado del primer equipo. Sin embargo, nada más llegar a la presidencia del Sevilla, Roberto Alés confió en él como director deportivo. Una apuesta arriesgada, puesto que Monchi no tenía ninguna experiencia en el cargo, pero el tiempo ha demostrado que fue de lo más acertada. Por este motivo, el Sevilla le acaba de renovar hasta 2020, pese a que aún tenía dos años más de contrato. Así se zanjan los rumores que situaban a Monchi en la agenda de varios clubes europeos, pues se ha consagrado como uno de los mejores encargados en planificación deportiva.

Cuando llegó al Sevilla, se encontró un equipo en Segunda y sin grandes esperanzas a corto plazo. Sin embargo, 15 años después su proyecto conforma la etapa dorada del club con dos Copas y cuatro Europa League. Unos éxitos deportivos asentados en buena medida por la labor de Monchi en los despachos, que ha conseguido que, temporada tras temporada, la entidad se reinvente para salir adelante. La receta parece de lo más sencilla: comprar barato para vender caro y manejar unos márgenes de beneficio que sirvan para que el club sobreviva con un presupuesto reducido. La clave está en saber encontrar esas estrellas en potencia, que son desconocidas para los grandes de Europa y que Monchi consigue convencer para que fichen por el Sevilla a bajo precio. Además, la cantera también desempeña un papel crucial.

Reyes abrió la veda

Desde que llegó al cargo, Monchi ha conseguido más de 300 millones de euros en quince grandes operaciones. El primer gran pelotazo se produjo en enero de 2004, cuando el Arsenal pagó algo más de 30 millones para fichar a José Antonio Reyes, que no le había costado nada al club al proceder de las categorías inferiores. El verano de 2005 fue, en términos económicos, uno de los más productivos para el Sevilla gracias al Real Madrid. El conjunto blanco fichó al delantero brasileño Julio Baptista por 20 millones y al canterano Sergio Ramos por 27 millones. Tres años después, en junio de 2008, se produjo la que hasta ahora es la venta más fructífera del club. El Barça aterrizó en la capital andaluza para hacerse con Dani Alvés a cambio de 35 millones. Un negocio redondo, puesto que el lateral brasileño le costó a los sevillistas algo menos de un millón y medio de euros.

Tras el verano de 2008, la varita mágica de Monchi estuvo un tiempo sin entrar en acción, hasta 2013. Solo en ese año, consiguió 83 millones. Una de las grandes perlas de la cantera, Jesús Navas, se marchó al Manchester City por 20 millones, cinco menos de los que dejó la venta, también a los «citizens», de Álvaro Negredo. Sin embargo, el ejemplo de Geoffrey Kondogbia es el paradigma de la política de fichajes del director deportivo sevillista: llegó del Lens siendo un futbolista desconocido y se marchó como un jugador consagrado al Mónaco, que pagó su cláusula de rescisión de 20 millones.

El verano pasado, las dos grandes ventas fueron las de Rakitic al Barcelona por 18 millones y la de un hombre de la casa como Alberto Moreno, que hizo las maletas rumbo a Anfield por la misma cantidad de dinero que el croata. Esta temporada el conjunto hispalense jugará la Champions League, pero la filosofía no cambia y Unai Emery tendrá que hacer frente a las bajas de dos de sus principales puntales. Carlos Bacca se ha ido al Milán por 30 millones, mientras que el Barcelona ha fichado a Aleix Vidal por 18 millones.

Sin embargo, todo buen escritor tiene un borrón. El más destacado que ha dejado Monchi es el de Arouna Koné. El delantero marfileño aterrizó como el fichaje más caro de la historia del club: 12 millones de euros pagaron al PSV. Una grave lesión de rodilla condicionó sus dos primeras campañas, en las que únicamente logró un gol. Otros grandes fiascos fueron los de Mosquera, Chevantón o Acosta.